El sector alimentario se impone como el más dinámico del país

Pese al déficit comercial de U$S 8.471 millones, la producción fue superavitaria en 2017. Según la consultora DNI, todos los bienes de origen agropecuario sumaron ganancias por U$S 32.852 millones en 2017.

30 Ene 2018
1

LOS MÁS DINÁMICOS. Los granos y cereales obtuvieron los superávit más altos de la balanza comercial. REUTERS (archivo)

El resultado global del comercio exterior argentino durante el 2017, pese al déficit de US$ 8.471 millones, tuvo sectores superavitarios como el de la producción alimenticia, según lo destacó ayer un informe privado al que tuvo acceso LA GACETA.

El principal sector superavitario, que surge del cotejo entre las exportaciones y las importaciones, fue el de los productos alimenticios, que arrojó un saldo positivo de US$ 12.560 millones, según detalla la consultora DNI que conduce el economista Marcelo Elizondo.

Le siguió en importancia el sector de los productos vegetales, que lograron en el 2017 cerca de US$ 11.205 millones de superávit.

Luego, aunque con mucho menor relevancia cuantitativa, le siguió el superávit obtenido por grasas y aceites (US$ 4.840 millones) y el sector de productos del reino animal (US$ 4.402 millones de superávit).

Si se desagregan los capítulos alimenticios, se destaca que los llamados residuos de la industria alimenticia, los pellets de soja principalmente, obtuvieron el mayor superávit por producto para la Argentina, ya que su resultado comercial positivo fue de US$ 9.850 millones.

Luego sobresalió el superávit que obtuvieron los cereales, que registraron un saldo positivo de US$ 6.890 millones, y después de ellos, las semillas y frutos oleaginosos con US$ 2.550 millones.

Con menores superávits, les siguieron en relevancia los productos de pesca, con un superávit de US$ 1.850 millones; y las carnes, con un saldo positivo de US$ 1.650 millones.

El déficit comercial argentino, de US$ 8.471 millones en 2017, fue consecuencia de exportaciones totales por US$ 58.428 millones e importaciones por US$ 66.899 millones.

En picada

Los sectores causantes del déficit comercial fueron los bienes industriales, especialmente en máquinas y aparatos eléctricos y mecánicos, ya que el saldo negativo sectorial fue de US$ 17.120 millones. A este sector le siguió en importancia el déficit del sector de material de transporte, con US$ 8.260 millones.

Si se desagrega a estos sectores se observa que el producto más deficitario de la balanza comercial argentina en 2017 fue el de máquinas mecánicas (US$ 8.950 millones), seguido por máquinas eléctricas (US$ 8.450 millones).

Ambos pertenecen al capítulo de máquinas y aparatos eléctricos y mecánicos, y el tercer producto deficitario en relevancia fue el de los automóviles, que generó durante 2017 un déficit comercial sectorial de US$ 7.350 millones.

Posteriormente aparece el déficit del rubro combustible, que llegó a US$ 4.050 millones, y que está incluído en el rubro minerales.

Sumados todos los sectores de producción de bienes de origen agropecuario se obtiene un superávit, generación neta de dólares comerciales, de US$ 32.852 millones en 2017.

En cambio, la balanza de los sectores industriales tradicionales (MOI) arrojó un déficit de US$ 39.870 millones.

Las industrias extractivas (minerales y bienes extraídos de la tierra fundamentalmente) generaron a su vez y en conjunto, un déficit de US$ 3.850 millones. (Télam)

Arcor, Mastellone y La Campagnola cubrirán cupos de exportación de alimentos

Las empresas alimenticias Arcor, Mastellone y La Campagnola accederán a cupos de exportación de alimentos acordados por la Argentina con diversos países americanos, según una serie de resoluciones publicadas ayer por el Ministerio de Agroindustria. La resolución asignó a La Campagnola la totalidad del cupo de 532 toneladas de duraznos en almíbar enfriados que debería exportarse a México hasta el 31 de diciembre de 2018. Mastellone, la fabricante de los productos La Serenísima, cubrirá envíos de leche a Ecuador y Arcor, de golosinas hacia Colombia.

Comentarios