París está bajo el agua y hay 1.500 evacuados

Las autoridades se encuentran en alerta ante el riesgo de que el Sena continúe aumentando su caudal, ya que se anuncian más lluvias

29 Ene 2018

PARIS.- Cerca de 1.500 personas han sido evacuadas de sus casas en la región de París, donde las autoridades se encuentran en alerta ante cualquier riesgo importante de inundaciones después de un nuevo aumento del nivel del agua del río Sena registrado ayer.

Michel Delpuech, jefe del cuerpo policial de París, señaló ante periodistas que alrededor de 1.500 personas habían sido trasladadas fuera de sus hogares en la región de Ile de France, que comprende la capital francesa y sus alrededores.

“Las aguas desaparecerán lentamente”, añadió Delpuech. Se espera que el Sena haya alcanzado ayer su cota máxima, o que hoy llegue a esa altura, acercándose a los niveles que provocaron las inundaciones de 2016, apuntaron las autoridades. La crecida ya arrasó aceras de las orillas del río en París y obligó al Louvre a cerrar una exposición de arte islámico, que el famoso museo albergaba en su sótano.

El conocido servicio de embarcaciones turísticas “Bateaux Mouches” fue suspendido por la crecida, se han divisado cisnes nadando en lugares donde antes había calzada.

La ciudad de la luz sufrió graves inundaciones en 1910, cuando el Sena subió 8,65 metros.

Los residentes han tomado las alertas de inundación con calma En lugar de automóviles, cisnes y canoas ocuparon ayer las vías públicas en la ciudad de Villennes-sur-Seine, ubicada en el Oeste de París.

Las plantas bajas de algunos edificios del centro de la ciudad estaban bajo el agua. El líquido también casi llenó un túnel y las botas fueron la prenda elegida por las personas que no tuvieron que evacuar a refugios de emergencia.

“La crecida del río aumenta lento”, comentó un periodista. “Los residentes tienen experiencia en cuanto a inundaciones, así que se organizan. Hay mucha solidaridad”, apuntó.

Otras ciudades no eran tan afortunadas. Más de 240 localidades ubicadas a lo largo del Sena y de otros ríos más pequeños habían sufrido daños.“La situación sigue siendo más sensible río abajo”, y avanzan hacia el noroeste rumbo al océano Atlántico, advirtió Delpuech.

Estado de alerta

Como una versión apocalíptica es el escenario de las últimas horas en las márgenes del río, que nace en la Côte-d’Or y atraviesa Francia de Este a Norte hasta desembocar en el Canal de la Mancha. En los alrededores de la Torre Eiffel, el sábado pasado el agua llegó incluso peligrosamente a la altura del tránsito, sobre la avenida de Nueva York. El parque de Vert-Galant, ubicado al lado del Pont Neuf y que ofrece una de las vistas más lindas de la ciudad, estaba completamente bajo el agua.

En tanto, los servicios de trenes están suspendidos, hay estaciones clausuradas, y hay carteles, árboles y puestos sumergidos. Y, por si esto no fuera suficiente, cientos de ratas escaparon de la vera del río e invadieron las calles.

Las autoridades mantienen la alerta en 12 departamentos del Norte y del Este de Francia ante el desborde del río por las inusuales lluvias que se registran desde diciembre. En la capital, el nivel del agua alcanzó los seis metros.

Por otro lado, el servicio meteorológico prevé que las intensas lluvias registradas y que provocaron las inundaciones se reanudarán el miércoles. Para el descenso del río, la previsión es poco alentadora. Recién comenzará dentro de dos semanas y tomará varios días, ya que las napas subterráneas están saturadas.

La última vez que el Sena registró un desborde de estas características fue entre mayo y junio de 2016, y la repetición de este fenómeno tan solo un año y medio después preocupa a las autoridades francesas, que ya se plantean nuevos planes de contingencia y trabajos para evitar que este escenario se vuelva a repetir. (Reuter-DPA)

Temas

París
Comentarios