Tenis: una crisis todavía sin fondo

Un circuito WTA poco atractivo y la falta de referentes nacionales hacen mella en en este deporte, a nivel nacional y provincial

29 Ene 2018
1

Lejos en el tiempo quedaron las victorias inolvidables de Mercedes Paz eliminando a Arantxa Sánchez en Roland Garros y de Gabriela Sabatini derrotando a Steffi Graff en el US Open en 1990. Imágenes del tenis femenino que, con cada día que pasa, se ven aún más descoloridas por el tiempo transcurrido.

La actualidad del tenis femenino en el país es preocupante. La diferencia de inscriptos entre torneos masculinos y femeninos es abismal. La falta de participación femenina es un fenómeno que atraviesa todas las categorías y niveles, desde principiantes, pasando por competidoras, llegando a mayores de nivel intermedio.

Existen diversas variables para entender esta realidad. Una de ellas es el hockey, una causa indirecta, pero que genera una fuga de deportistas del tenis, y otros deportes, hacia el stick y la bocha. El éxito sostenido en la elite mundial de Las Leonas por más de una década ha potenciado a ese deporte; la figura de Luciana Aymar hoy atrae a miles de mujeres.

Otra variable, esta vez propia, se da en la franja etaria que va desde los 14 hasta los 25 años. Aquí se presenta la mayor deserción, y suele ser el momento clave de una jugadora para dar el salto a un mejor rendimiento. En este fragmento, que va desde la adolescencia hasta la madurez adulta, una persona pasa por muchos momentos trascendentes, que van desde participaciones más activas en la vida social como son fiestas de 15, salidas con amigos/as, hasta la finalización de los estudios y el ingreso a la facultad. Motivos con suficiente peso para alejar a cualquiera del deporte, por lo que significan para el futuro, pero dejan al descubierto la falta de estructura del tenis a nivel nacional. Representantes de diferentes niveles concuerdan que hoy faltan herramientas desde la Asociación Argentina de Tenis que sean bajados a cada provincia. Talento hay, pero la ausencia de estos programas no nos permite soñar con una legión femenina en el futuro.

Si apuntamos más a nuestra provincia, protagonistas locales, advierten que el tenis tiene características propias que pueden alejar mujeres y hombres. Es un deporte individual, solitario y requiere de una precisión muy elevada, elementos que generan presión y pueden provocar el desencanto de un practicante, alejándolo de manera definitiva de la práctica.

Catalina Pella, integrante del equipo argentino para la Fed Cup, aseguró a LG Deportiva que la deserción se genera por factores económicos “Conozco chicas muy buenas de 14 y 15 años que lamentablemente dejan porque no tienen dinero y no pueden conseguirlo”. Los resultados llegan después de mucho tiempo de trabajo.

ITF lanzó el programa “Play & Stay” para retener jugadores, pero en Argentina aún no ha sido desarrollado y explotado.

Datos sueltos:

1- En todo Tucumán hay más de 20 clubes y escuelas de tenis que participan de manera activa en competencias.

2- Entre los jugadores registrados en torneos oficiales de 2017 a nivel provincial el 80% son hombres y sólo el 20% mujeres.

3- La bonaerense Stephanie Petit lidera el ranking nacional de mujeres (528 en el mundo), que cuenta con 202 jugadoras puntuadas por la AAT.

4- No hay argentinas dentro de las top 100 a nivel mundial. Pella y Podoroska son las mejores ubicadas, en los puestos 300 y 316 respectivamente.

5- En el ranking de la WTA de dobles, la mejor es María Irigoyen (puesto 74). Fue la única argentina en el último Abierto de Australia (jugó dobles).

6- Paola Suárez y Gisela Dulko fueron las únicas N°1 del ranking WTA en dobles. Suárez ganó ocho Grand Slams y Dulko un campeonato Major.

 

En Esta Nota

Luciana Aymar
Comentarios