Cartas de lectores

21 Ene 2018 Por LA GACETA
¿El fin de la paritaria docente?

El Poder Ejecutivo Nacional dispuso que la discusión entre el Gobierno y los gremios docentes a nivel país se circunscriba a cuestiones laborales (ingreso, vacantes, jornada de trabajo, derechos sociales y previsionales, calendario educativo, carrera docente etcétera). Determinó la provincialización de las discusiones salariales. “Nacionalizó” el mínimo a cobrar para el docente que se inicia: 20% por encima del salario mínimo, vital y móvil ($ 11.400). Un salario de pobreza (para no serlo, según el Indec, debe cobrar $ 16.027). Le quita a Ctera la facultad de discutir este ítem. Estaba reglamentado, por Ley de Financiamiento Educativo, discutir la retribución mínima de los trabajadores docentes. Impone la composición de la mesa de “discusión” de una representación de asociaciones sindicales con personería gremial y ámbito geográfico, y de actuación en todo el territorio nacional donde la representación de los gremios era proporcional a la cantidad de afiliados de cada gremio. Se pasa ahora a un representante gremial por cada uno de los tres gremios mayoritarios, sin importar el peso específico de cada organización, intentando, de esta manera, terminar con la posibilidad de los llamados “paros nacionales”. Establece arbitrariamente un tope para las negociaciones provinciales. La Ctera (representa al 70% de los maestros del país) había resignado “poderes” al dejar aisladas las distintas luchas de docentes provinciales, avalando en sus seccionales, como en Tucumán, acuerdos a la baja salarial, y acordando condiciones laborales impropias para el docente. Lo cierto es que se negó, a pesar de los insistentes pedidos, la lucha por un salario básico nacional unificado y para toda la docencia del país. El Gobierno formaliza una situación. Los “vacíos de poder” se “pagan”. ¿Cuál es la respuesta de los gremios? Denunciar por “inconstitucional” este decreto (David Toledo, Atep). Nada (o sea). En el ámbito provincial esperan que se “aplique la cláusula gatillo pactada en el acuerdo del año pasado” (LA GACETA) “Decimos que aquello que pretende la Nación es totalmente insuficiente”. ”En forma conjunta vamos a determinar cuáles son las exigencias que tenemos en este aspecto para 2018”. ¿El gobierno? Le interesa, como sea, “garantizar el inicio de clases previsto para el 5 de marzo”. ¿El maestro de jornada simple? “El salario mínimo para una familia tipo debe ser de $ 25.884” (Ate-Indec). La movilización de las agrupaciones docentes, en UN frente único, junto con la docencia van a ser factores determinantes para superar o no este esquema.

Pedro Pablo Verasaluse

[email protected]

El deterioro del barrio Modelo

Soy vecina del Barrio Modelo y escribo a esta columna con la esperanza de que algún funcionario de la Municipalidad de la Capital lea mi reclamo y se apersone para que compruebe el deterioro creciente que, a simple vista, se observa en esta parte de la ciudad. La plaza Alejandro Heredia se encuentra en remodelación desde mediados de 2017. Decían que iban a inaugurarla el Día de la Madre (en octubre). Ya hicieron el contrapiso y colocaron los aparatos para realizar gimnasia (son de hierro) y los adosaron en un lugar que es un charco de agua, y con un contrapiso mal hecho. Ahora las actividades están paralizadas (no sabemos si es por la lluvia o qué). Pero esto se viene retrasando sistemáticamente, por eso estimo que cuando inauguren el paseo público esos aparatos ya estarán oxidados. Alrededor de la plaza hay tres basurales. Uno de ellos, en Federico Helguera y Virrey Vértiz. Los que más “contribuyen” en el lugar son los vigías privados. Hace cuatro años que desaparecieron los barrenderos en la zona, de manera que si los vecinos no barren, la basura se acumula hasta que la lleva la lluvia. Lo malo es que esos residuos terminan obstruyendo la bocatormenta, la única que existe en Belgrano y Castro Barros. Los árboles son otro problema. En Virrey Vértiz al 3.200, hay especies que tienen unos 40 años y cuando corre viento más o menos fuerte se quedan sin algunas ramas. Lógico, son árboles que necesitan una buena poda. Estos reclamos los entregué a las autoridades de Obras Públicas cuando inauguraron la platabanda de avenida América, pero hasta la fecha no tuvimos una respuesta en el barrio.

Amalia Clérici

Virrey Vértiz 3.438

San Miguel de Tucumán


Azúcar y Potrero del Clavillo

Agradezco el espacio periodístico de este prestigioso matutino, en el que diariamente los lectores opinan, en esta ocasión lo hago para manifestarme respecto del azúcar y el dique El Potrero del Clavillo. Con respecto a la producción primaria de la provincia, lo que de momento se ha confirmado es que el consumo excesivo de azúcar, en forma de bollería industrial o bebidas azucaradas, lleva a una situación de obesidad, y numerosos estudios epidemiológicos demuestran que la obesidad marcada o mórbida es un factor de riesgo de cáncer. “Todo lo que hoy en día se sabe de la relación entre azúcar y cáncer es una asociación indirecta a través de las bebidas azucaradas”, dijo Carlos Alberto González (diario El País de España del 29/11/17). Aunque el proyecto lleva años, el agua y la energía siguen siendo importantes por eso la historia del Potrero del Clavillo parece como reciente. El complejo hidroeléctrico, ubicado en la cadena montañosa al oeste de la ciudad de Concepción, será aprovechado por sus condiciones naturales y proveerá energía, agua para consumo humano y para riego. Permitirá, además, controlar las aguas de los ríos de la zona y terminará con el fantasma de las crecidas y sus posteriores inundaciones. Es importante tomar conciencia y que los factores de poder, legisladores provinciales, diputados y senadores nacionales y personas que hacen a la vida comunitaria del sur, sin distinción de banderías políticas, se preparen para desarrollar en forma efectiva todas las posibilidades económicas y sociales que el complejo ofrecerá, y hacer realidad la frase “Argentina tiene que ser el restaurante del mundo”. Que estas pocas líneas sean el prólogo para que nos vean unidos para que esta obra se construya. Termino esta carta con una frase de José Hernández de su famoso libro Martín Fierro: “si canto de este modo es por encontrarlo oportuno, no es para mal de ninguno, sino para el bien de todos”.

Hugo Radamé Ruiz

[email protected]

Las boletas de la luz

La crispación que existe en la sociedad por el abusivo cobro en la factura de la luz tiene su razón de ser. Y es que los tucumanos estamos sumidos entre la indiferencia y la pasividad de quienes tienen que velar por los intereses de la gente -llámense legisladores, Defensoría del Pueblo). No existe razón alguna, salvo la indolencia humana, para permitir excesos que sigan avasallando a los más vulnerables. En mi pueblo de Simoca, donde la raigambre se nutre de la desocupación y de la pobreza, se realizó una numerosa manifestación frente a las instalaciones de EDET, reclamando transparencia y razonabilidad en la tarifa de la luz (el 85% de los asistentes superó los $ 3.000 de facturación). Hacía apenas horas que había terminado esa concentración, cuando al día siguiente nos desayunamos con el anuncio de que las autoridades del monopolio eléctrico, en complicidad con el Ersept, habían decidido otro incremento en la boleta de la luz, como un acto de burla o de provocación: esta vez, 17% a partir de febrero. Lo cierto es que se trata de un hecho increíble y denigrante ver a ciertos políticos y funcionarios actuales “mirar para el costado” cuando, en plena campaña proselititista, quedaron afónicos prometiendo fábulas y mentiras sobre la defensa de los tucumanos. Hoy se rasgan las vestiduras aclamándose servidores y defensores (otra vez) de los más necesitados. Y eso que todavía falta para llegar a 2019.

José Alberto Jacobo

Pasaje Lamadrid 303 - Simoca

Responsables

A diario no sólo circulo por ambas arterias del Camino del Perú; también tengo mi puesto de trabajo a la altura del 500. Transeúntes me ruegan que los mire desde mi parada y la rotonda de avenida Belgrano. Es una boca de lobo; pastizal crecido y otros follajes aumentan la lúgubre oscuridad y los peligros frente a ilícitos; la suciedad -de avenida a avenida- de Norte a Sur. ¿Quién asume la limpieza y las mejoras del canal?: ¿Provincia, Municipalidad de Capital o Yerba Buena?

Oscar Humberto Gómez

Diagonal Alejandro Heredia 3.120

Villa Muñecas-San Miguel de Tucumán


Túneles

Sin dudas, los túneles son de gran utilidad para abrir lo que en arquitectura le llamamos un borde. Algo que limita un sector de otro. Y a veces hay un estilo de vida de un lado y otro muy diferente del otro. Una vía de tren es un borde. La apertura de las calles Córdoba y Mendoza, con túneles, más allá de sus controvertidas opiniones, son una solución para abrir un borde y dar fluidez a la ciudad. Ahora, es decepcionante como ciudadanos, ver que mezquindades políticas o burocráticas, no le pongan fin a este estéril intercambio de culpas y de responsabilidades para hacerse cargo; empezando por la limpieza. Desconozco a quien le corresponde, pero es un asco. Sus calles internas con botellas, papeles, naranjas, tierra acumulada por mayor durante meses. Las pinturas de artistas realizadas sobre un revoque bolseado, tan inadecuado, irreconocibles porque están tapadas de tierra. En el mundo los paso bajo nivel se revisten con cerámicas para garantizar una higiene perdurable. O por lo menos un cemento liso, repintable. No fue una obra de bajos recursos. La pobre iluminación con tubos fluorescentes tan obsoletos. En pleno siglo XXI. Cuando los reflectores de LED, son tan económicos y durables y garantizan no quedar ciegos al entrar, por el contraste. La falta de un sistema de cámaras, que hoy las tienen hasta los kioskos de caramelos. Fundamental por seguridad de todo tipo. Como túnel inundado. Auto siniestrado o detenido. Asaltantes en el interior. Y los exteriores aptos para cualquier cosa. Sin vigilancia. De noche, ni hablar de usar los puentes. Sólo a media mañana dos varitas escondidos en la esquina de calle Mendoza al 1.100, detrás de los árboles cazando descuidados que cruzan un sistema de semáforos que se descompagina seguido. Y los mencionados exteriores, abandonados con matorrales y acumulación de escombros de relleno esperando que la política se acuerde que están trabajando por la ciudad. Todo este lamentable panorama, coronado por la aburrida agresión al espacio público de los grafiteros, que descargan su estilo de vida, con sus monótonos garabatos en cada m2 apto para ensuciar. Tema aparte y eso se debe a que la corta distancia y el desnivel, dejaron una subida en calle Córdoba, que más de uno le huye. Ya que si queda cortado por semáforo, no es para cualquiera arrancar con caja manual en subida. Es muy común ver taxis a gas, parados por falta de fuerza, tapando el túnel. Esto no tiene solución. Hay que aprender a cruzarlos.

Daniel Mas

[email protected]

comentarios