“Ningún político le prestó atención a los artistas”

Adrián Sosa defiende la importancia de contar con presencia tucumana en Cosquín. “Invertir en cultura es mejorar la calidad intelectual del pueblo”, afirma.

20 Ene 2018
1

BOMBO Y VOZ. Adrián Sosa presenta “Historias que cantan un país”. hiveminer.com

Adrián Sosa tiene como objetivo estar en el escenario de Cosquín el próximo año. Para alcanzarlo, comienza 2018 con todo, concentrado en giras por locale4s de toda la provincia y de la región para presentar su nuevo disco, “Historias que cantan un país”, con paso por Buenos Aires y por Córdoba. Antes de viajar, estará esta noche en La Negra Restaurant.

El sobrino de Mercedes Sosa reivindica la importancia del festival folclórico que comienza esta noche (ver “Primera luna”) y lamenta que, nuevamente, no haya delegación oficial tucumana en ese escenario. “Cosquín es un espacio importante para tener visibilidad en todo el país, más cuando los músicos somos la mejor bandera de representación que tiene la provincia, aunque los funcionarios no lo entienden. Esto no es nuevo: ningún Gobierno le prestó atención a los folcloristas”, se queja.

Al músico no lo convencería ni siquiera una excusa económica de la Provincia por la ausencia en el festival mayor del folclore argentino (una participación institucional cuesta alrededor de $170.000): “desde la parte oficial podrían afirmar que es mucho dinero pero nada se compara con el millonario nuevo centro cívico que piensan levantar; si creemos realmente que hay que invertir en algo, es en lo cultural para mejorar la calidad intelectual del pueblo”. “Debe haber prioridades y se tiene que elaborar un programa concreto, con objetivos claros y dentro del cual los distintos artistas puedan mostrar lo que hacen”, agrega.

Sosa alerta que hay muchas ventanillas en el Gobierno provincial desde donde salen recursos y se organizan festivales, con grillas en las que se privilegia a los músicos nacionales por sobre los tucumanos. Por ejemplo, sostuvo: “el Ministerio del Interior les da plata a los municipios para traer a Abel Pintos como número central, lo que está muy bien, pero no les exige que contraten también a los tucumanos, cuando lo mejor que nos puede pasar es subir a actuar en un pueblo, ante los vecinos que nos conocen, y que nos paguen bien por eso”.

Además, mencionó que el Ente Cultural de la Provincia ayuda al colectivo Tucumanos Rumbo a Cosquín, mientras que los que compitieron en el Pre-Cosquín tuvieron que cubrir los gastos en forma individual. “A veces se genera algo en El Cadillal o en otros sitios, pero deben programarnos en grandes festivales. Hoy a los folcloristas tucumanos les pagan algo simbólico, es muy poca plata, porque el Gobierno no los apoya. En cambio, hay buenos cachets para cualquier pianista de Alemania que venga, y encima lo meten en el teatro San Martín, cercándolo sólo para los que puedan pagar la entrada, cuando deberían hacerlo tocar gratis en la plaza Independencia para que todo el mundo lo disfrute. También se pueden establecer intercambios con otras provincias, para ir nosotros y recibir cuando vengan referentes de otros lados. Hay que cerrar todo en una sola cuenta”, resaltó.

A Adrián no le pesa el apellido ilustre signado por su tía, de quien heredó el compromiso con la música popular que desarrolla en los barrios con un programa del Ministerio de Educación de la Provincia. “Me hago cargo del apellido sin compararme con Mercedes, pero para aportar a la cultura. La gente sabe que no soy ella, sino que aporto desde otro lugar”, señala.

Acerca del recital de hoy, anticipa nuevas canciones junto a las de su último disco. “Mi idea es ampliar el repertorio que interpreto a otros compositores latinos, para llevar mi canto a otras latitudes. Voy a estrenar cosas nuevas, canciones latinas con otros ritmos, como el joropo”, anuncia.

Abel Pintos abre el festival mayor

Todos los eneros, desde hace 58 años, Cosquín reedita su romance con el folclore durante nueve noches. En la primera luna del festival mayor del país dedicado a los ritmos de tierra adentro, el número central será Abel Pintos, cuyo estilo se va alejando cada vez más de lo folclórico y centrándose en la canción romántica. La cartelera de hoy (despoblada de tucumanos en el inicio y con muy poca presencia luego), bautizada con el nombre “Voces del alma”, menciona además a Chechelos (el dúo revelación de 2017 actuará el domingo 28 en Casa Managua), Opus Cuatro, Peteco Carabajal, Jairo y Juan Carlos Baglietto, entre otros. Las entradas van de los $390 a los $1.500, y quienes no pudieron viajar a Córdoba podrán seguir la fiesta en directo por la TV Pública, entre las 22 y las 2.

Comentarios