Suman proyectos sobre centros estudiantiles

Una legisladora oficialista propone la adhesión a la ley nacional 26.877, que rige desde 2013.

20 Ene 2018

A partir de este año, las actividades que llevan adelante los centros de estudiantes de la provincia podrían quedar reguladas por ley.

En el Poder Legislativo ya suman tres los proyectos que apuntan a formalizar la participación y organización de los alumnos en la política estudiantil, sobre todo a nivel secundario. La última de las iniciativas que pasó por mesa de entradas lleva la firma de la presidenta de la comisión de Educación y Cultura, la oficialista Silvia Rojkés. La ex funcionaria propuso la adhesión a la ley nacional 26.877, vigente desde 2013, que dispone la obligatoriedad de que las autoridades “jurisdiccionales” a “institucionales” de las entidades educativas reconozcan “los centros de estudiantes como órganos democráticos de representación estudiantil”. Además, la norma establece principios generales, como “fomentar la formación de los estudiantes en los principios y prácticas democráticas, republicanas y federales, así como en el conocimiento y la defensa de los derechos humanos”; “afianzar el derecho de todos los estudiantes a la libre expresión de sus ideas dentro del pluralismo que garantizan la Constitución Nacional y las leyes”; y “contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación y al logro de un clima institucional democrático que permita el mejor desarrollo de las actividades educativas”.

Rojkés, quien se desempeñó como ministra de Educación durante el alperovichismo, consignó en el proyecto de ley que esa cartera debería ser la autoridad de aplicación de la normativa, y que su función sería la de “velar por el cumplimiento y difusión” de estas disposiciones, además de “garantizar la creación y el funcionamiento” de los centros de estudiantes.

La comisión de Educación y Cultura tiene bajo estudio desde finales de 2017 otras dos propuestas con ese objetivo. La primera de ellas, elaborada por la oficialista Sara Assán junto a alumnos de distintas instituciones, tiene la particularidad de que establece la prohibición expresa al ingreso de los partidos políticos tradicionales en la vida de los centros estudiantiles (este proyecto también contó con la firma de Rojkés). La iniciativa restante fue impulsada por la peronista Stella Maris Córdoba, quien hizo foco en el diseño y la organización de los cuerpos de estudiantes, así como en la creación de un registro de cada uno de ellos en el ámbito del Ministerio de Educación de la Provincia.

Comentarios