“A valorar el aporte de la naturaleza a la gente”

Diagnósticos sobre ecosistemas y efectos en la calidad de vida. Sandra Díaz integra de la plataforma de ONU para la biodiversidad. “Una relación física y simbólica”, planteó.

20 Ene 2018
1

RESPETO Y CUIDADO. La bióloga cordobesa Sandra Díaz es también investigadora superior del Conicet. telam

BUENOS AIRES.- Valorar las “contribuciones”, no sólo físicas sino simbólicas que la naturaleza hace a la gente, permitirá realizar nuevos diagnósticos sobre los ecosistemas y sus efectos en la calidad de vida y sumar, por ejemplo, la visión que los pueblos originarios tienen de su entorno, afirmó la bióloga Sandra Díaz, copresidenta de la plataforma de ONU para la biodiversidad e investigadora superior del Conicet.

La científica cordobesa es coautora del informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático que obtuvo el Premio Nobel de la Paz 2007 y acaba de escribir junto al economista Unai Pascual, del Centro Vasco de Cambio Climático, y otros investigadores un artículo científico que publica la revista Science, en el que oponen la nueva noción a la ortodoxa que concibe al ambiente natural como una fuente de servicios y mercancías.

“Cuando le sumamos todo lo que la naturaleza significa para el ser humano, nos damos cuenta de que tenemos una relación no sólo física sino también simbólica, y formamos parte de un entramado muy profundo atravesado por la perspectiva cultural”, dijo Díaz en diálogo con Télam.

La Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios Ecosistémicos sostiene que “el mundo necesita una mayor apreciación de las contribuciones de la naturaleza a las personas”. Y anuncia que el próximo informe contemplará “un nuevo enfoque para incluir el conocimiento indígena y local en todas las evaluaciones” con el objetivo de tomar mejores decisiones sobre biodiversidad y los servicios de los ecosistemas.

El paper “surge de la necesidad de hacer unas evaluaciones sobre estado y tendencias futuras en políticas públicas que nosotros estamos haciendo como parte de la Plataforma Intergubernamental”, contó Díaz.

En América Latina, “históricamente, cuando se hacían estos inventarios y evaluaciones se tomaba en cuenta el conocimiento económico y ecológico, y a todos los saberes del manejo tradicional de los recursos no se los consideraba”, comentó.

“La idea es hacer ahora un esfuerzo muy explícito para usar esas categorías, incorporarlas al paper técnico y que también puedan reportar, en términos de las categorías que ven, los actores sociales y perspectivas que hasta ahora no se sentían representados, para que intervengan en los diagnósticos y propuestas sobre los ecosistemas, la biodiversidad y sus efectos sobre la calidad de vida”, planteó. Díaz expuso que en el informe fueron presentadas las dos perspectivas: “en un extremo, una generalizadora, con un enfoque parecido al de los servicios ecosistémicos -que entiende los beneficios de la naturaleza como flujos de dinero, granos o madera-, con 18 tipos de contribuciones de la naturaleza a la gente, por ejemplo, provisión del agua”. (Télam)

Comentarios