Los gremios estatales piden que el 1,8% incluya el aguinaldo

El Gobierno dijo que pagaría la diferencia generada por la inflación durante 2017. El aumento del 23% del año pasado fue superado por el alza de precios. Los dirigentes amplían el pedido al Poder Ejecutivo.

19 Ene 2018
1

EN ALERTA. Los sindicalistas se reunieron ayer para evaluar el impacto de la recomposición salarial en los haberes de la administración pública. la gaceta / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

Los empleados estatales le reclaman al Ejecutivo que la diferencia que deben cobrar por el aumento de la inflación también incluya al aguinaldo. El convenio que firmaron los gremios estatales y el Gobierno el año pasado cuando cerraron las paritarias obligaba al Poder Ejecutivo a ajustar automáticamente el salario si la inflación anual superaba el 23% del aumento.

Las últimas cifras del Indec señalan que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en 2017 se incrementó un 1,8% por encima del 23%. Por lo tanto, el Gobierno salió a decir que pagaría esa diferencia de diciembre y enero.

Según Enzo Alarcón, el Ejecutivo solo se comprometió a abonar estos meses, pero no incluyó al aguinaldo. “Queremos que se liquide también, por eso hemos pedido una reunión con las autoridades”, explicó.

Ayer al mediodía se reunieron los representantes del Frente de Gremios Estatales y Municipales, integrado por ATE, los municipios del interior y otros organismos. Planilla en mano, se pusieron a estudiar cómo repercutirá en los bolsillos de los trabajadores este incremento. “El 1,8% no significa casi nada porque el 80% de la administración pública reviste categoría 18, o sea que tendría un incremento de $ 200”, precisó Alarcón.

Según el gremialista “las cifras del Indec son mentirosas” porque no reflejan la realidad. “Hoy (por ayer) en Simoca hubo reclamos por los aumentos en la boleta de la luz. La inflación es mucho más alta”, agregó.

También estaban Gustavo Sala Correa, secretario General de ATE Tucumán; y Margarita Sánchez, de la Estación Experimental. Entre los pedidos que le harán la semana que viene a los funcionarios del Gobierno se encuentran otros dos puntos: la prioridad en el ingreso al Estado de los hijos de los empleados fallecidos o jubilados y se pedirá que se presente un proyecto de ley para que el bono de fin de año deje de ser una “posibilidad”, sino que se trate de algo fijo de lo que solo reste negociar el monto. Sobre el tema de los hijos, Alarcón explicó que hay un decreto del año 1971 que todavía sigue vigente. “No es un hecho inconstitucional porque no le quita al poder político la posibilidad de que nombre personal. Solo pedimos que se incorpore primero a los hijos de los empleados”, añadió.

Las cifras del PE

Se estima que el 1,8% en cuestión, disparador de la cláusula gatillo, tendrá un impacto de unos $ 65 millones mensuales en la planilla salarial del Estado provincial. Así, entre diciembre, enero y febrero -período mínimo en el que regirán los nuevos valores-, ese índice significará un costo total de $ 195 millones.

El ministro de Seguridad y Justicia, Regino Amado, había señalado que el 1,8% adicional producto del anuncio del Indec será retroactivo a diciembre. Por lo tanto, cuando los estatales cobren enero, percibirán un aumento global sólo en ese mes del 3,6%, como resultado de la sumatoria de dos meses.

Además, el funcionario aseguró que en febrero iniciarán la ronda de negociaciones, primero con la docencia y luego con los gremios estatales.

Sin cláusula gatillo

En tanto, desde el Gobierno nacional ya se manifestó que esperan que este año no haya cláusula gatillo en los convenios de paritarias. Auguran que la inflación no supere el 15% y gestionan que las negociaciones no superen ese porcentaje de aumento.

“Vamos a trabajar en el marco de las paritarias libres para, sin perjudicar al trabajador en el salario real, comprometernos todos con esta búsqueda de la meta del 15%”, dijo Marcos Peña, jefe de Gabinete, hace dos días.

El ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, manifestó que durante las paritarias “tiene que haber una negociación donde los empresarios puedan ofrecer lo que puedan pagar y los trabajadores puedan demandar lo que necesitan. Y eso está en el orden del 15%”.

Desde los gremios no ven con buenos ojos este porcentaje. Algunos manifestaron que solo aceptarán un 15% si se incluye la cláusula gatillo. Este punto ya divide una discusión que todavía no arrancó.

Lo que está en discusión

1. El Gobierno y los gremios estatales acordaron un aumento del 23%, pero el convenio contenía una cláusula gatillo para actualizar el salario.

2. El Indec informó que 2017 cerró con una inflación del 24,8%. Esto significa un 1,8% más, por lo tanto el Gobierno ratificó que abonaría la diferencia.

3. Ahora los gremios solicitan que además de diciembre y enero (que se pagará retroactivo) se incluya en el cálculo el proporcional del aguinaldo. 

Comentarios