El calor mata muchas plantas, lo que obliga a buscar otras especies

Especialistas sugieren dejar de usar como modelo los jardines europeos y pensar en los brasileños, con plantas apropiadas para el clima.

17 Ene 2018

Vivimos con ellas y desde la escuela primaria las estudiamos. Sabemos por eso que tienen hojas, tallos, raíces, flores o frutos y entendemos que esos seres vivos son indispensables para nuestra existencia, porque aportan oxígeno al ambiente mediante la fotosíntesis. Pero quizás no nos pusimos a pensar que el verano, cada vez más caliente, les está jugando una mala pasada. Algunas mueren con las altas temperaturas; otras hacen lo que pueden para sobrellevarlo.

“Las plantas no están aguantando el calor. Tenemos días de más de 40 grados”, indica Agustín Botargues, quien es parte de un emprendimiento familiar de venta de plantas ubicado en la peatonal Mendoza. “Si vas a tener una planta, tenés que cuidarla del sol, poner una media sombra en tu jardín, por ejemplo, y no olvidarte del agua. Debés cuidarla como cuidás a tu mascota, porque ellas tienen vida”, enfatiza.

Las plantas que embellecen los jardines o los balcones necesitan agua, sol, aire y estar bien ubicadas para recibir esos tres elementos adecuadamente. “Los paisajistas y los dueños de viveros en Tucumán desde hace tiempo trabajamos con plantas de Buenos Aires; o con especies que funcionan muy bien en Europa. Pero actualmente estas especies no están tolerando las temperaturas de nuestro verano”, cuenta Rafael Kreibohm, ingeniero agrónomo y paisajista. “Por ejemplo, el Phormio, como planta estructural, es bellísima. Pero las condiciones del tiempo hacen que no podamos usarla. Es una especie que en las zonas urbanas o en los edificios se nos muere. Tenemos que ubicarla en lugares abiertos, mirando hacia el sur o encima de lomas aireadas; en el cerro resisten más. Y como los Phormios, hay muchas otras especies que tuvimos que dejar de usar, como las Eugenias o las coníferas”, explica.

Nuevas alternativas

“Me gusta más decir que las plantas son tolerantes al sol, más que resistentes. Y si todas las especies lo fueran, sería una maravilla. Pero lo cierto es que hay distintos grados de tolerancia, según la especie. Por ejemplo, el cactus modifica sus hojas por espinas para transpirar mucho menos; así aguanta el calor y la falta de agua. Otras especies de plantas enrollan sus hojas para exponer menos su superficie al sol. Cada planta tiene sus mecanismos para ser más tolerante”, indica Álvaro Pérez, estudiante de la carrera de Agronomía y Zootecnia de la Universidad Nacional de Tucumán.

Dadas las condiciones que ofrece Tucumán a las plantas, los especialistas están empezando a optar por nuevas alternativas, que tienen aficionados desde hace tiempo: las crasas o suculentas, y los cactus.

“Los cactus son americanos. En general son de zonas áridas, aunque hay especies, como los Rhipsalis, que crecen sobre otras plantas, como en los árboles que encontramos subiendo a San Javier. Las crasas o suculentas pertenecen a diferentes familias de plantas, como las crassulaceae, portulacaceae y bromeliaceae, entre otras, y las encontramos en los cinco continentes”, detalla María Inés Mercado, bióloga del Instituto de Morfología Vegetal de la Fundación Miguel Lillo. “Son resistentes al calor y a la alta irradiación con bajos requerimientos hídricos, por lo que son ideales para jardines muy expuestos que tienen poco riego. Marcan una tendencia mundial que se inclina a la xerojardineria, que es construir jardines que no necesiten de mucho riego, tendiendo al cuidado de un recurso tan importante como es el agua”, agrega.

Los veranos infernales y los inviernos benignos de Tucumán invitan a hacer un giro en cómo se hacen ciertas cosas. Kreibohm considera que los paisajistas deben dejar de lado los jardines porteños y europeos (indica que muchos ya implementaron esta idea) y empezar a pensar en las creaciones de Brasil, por ejemplo, donde el clima es subtropical y tropical.

“Los espacios tropicales son los que más llaman la atención, con plantas de más volumen que llenan bien los espacios. Además son acordes con nuestro clima”, enfatiza el paisajista.

Especies tropicales y subtropicales

Una alternativa para armar un hermoso jardín que resista al verano tucumano puede incluir especies como Alpinia zerumbet, Alpinia variegada, Alpinia galanga, strilizia o flor del pájaro (desde la enana hasta la blanca de casi tres metros), bananos, heliconias y achiras. En invierno se deben podar las hojas secas y ubicarlas en lugares más protegidos. Para los canteros se recomiendan dietes (de tres clases diferentes en las fotos), hemerocallis, liriopes, agaves, aloe y crasas.

Dietes Vegeta.-

Dietes Grandiflora.-

Dietes Bicolor.-

Comentarios