“Caballo” Suárez, sin prisión domiciliaria

La Cámara Federal porteña le revocó el beneficio al gremialista El tribunal determinó, tras una junta médica, que el cuadro clínico del sindicalista puede ser tratado en prisión.

16 Ene 2018
1

MUDANZA. El titular del SOMU, con casco, es llevado al penal de Ezeiza. Antes estuvo en el de Marcos Paz. telam

BUENOS AIRES.- El ex titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) Omar “Caballo” Suárez perdió ayer el beneficio de prisión domiciliaria y será trasladado al penal de Ezeiza por decisión de la Cámara Federal porteña. Por el resultado de una junta médica, el tribunal determinó que el cuadro clínico del sindicalista puede ser atendido en prisión.

Los camaristas de feria Eduardo Farah y Leopoldo Bruglia resolvieron que Suárez, procesado como supuesto jefe de una asociación ilícita que extorsionó a empresarios y cometió defraudación en la obra social del gremio, sea trasladado a la cárcel de Ezeiza. De allí lo habían trasladado el 29 de diciembre, con tobillera electrónica, a la casa de una de sus hijas, en Olivos. Fue por orden del juez Luis Rodríguez, quien subrogó a Rodolfo Canicoba Corral.

Días atrás, el fiscal federal Gerardo Pollicita había solicitado enviar a juicio oral al ex titular del SOMU y a otros 10 procesados por asociación ilícita y coacción. Y había apelado el beneficio de prisión domiciliaria.

En octubre, Canicoba Corral había ampliado el procesamiento con prisión preventiva de Suárez y elevó su embargo a $ 17 millones en la causa donde ya estaba procesado por supuesta extorsión a empresarios, al sumar nuevas acusaciones vinculadas con la administración fraudulenta en la obra social y la mutual del SOMU.

En concreto, se lo procesó por el desvío “injustificado” de fondos de la obra social a la “Fundación Azul para el Cuidado y Preservación del Medio Ambiente Marino Fluvial y Lacustre”, que también presidía.

Este desvío fue hecho “en forma irregular, sin justificación y sin que guarde relación con los fines de la obra social, por la suma de $ 3 millones, a la Fundación Azul, dinero que nunca fue devuelto”, según el fallo.

“La maniobra fraudulenta se materializó mediante el libramiento de cheques de la OSPM depositados en la cuenta bancaria perteneciente a la mencionada Fundación”, por montos de dinero que nunca volvieron a la obra social. (Télam)

Comentarios