Lucha contra el terreno y la fatiga

La entrada al país será sin competir, ya que la etapa se suspendió por mal clima. De todos modos, Argentina tiene razones para sonreír: tres pilotos son escoltas.

15 Ene 2018
3

PARA GUARDAR. Benavides realiza una maniobra espectacular en la que se eleva con su moto para pasar del pasto a la tierra. reuters

El ingreso de la caravana dakariana a Argentina, tercer y último país en el que se adentrarán los competidores, será en enlace. Debido al mal clima entre Tupiza, en Bolivia, y Salta, los organizadores suspendieron la novena etapa. No habrá el brillo esperado, pero sí, una ilusión bien prendida. Sucede que en tres de las cinco categorías los escoltas de los líderes tienen bandera celeste y blanca. Kevin Benavides, en Motos; Jeremías González Ferioli, en Cuatriciclos y Federico Villagra, en Camiones son los que invitan a ilusionarse.

El trabajo de Benavides en Motos (Honda) está siendo muy regular en toda la competencia. En el especial que unió Uyuni con Tupiza, que ganó el galo Antoine Meo, quedó en el cuarto lugar, pero le alcanzó para recortarle poco menos de tres minutos al líder, el francés Adrien Van Beveren (Yamaha), que finalizó en la séptima colocación.

Con este resultado, el francés se mantiene en la cima de las posiciones y el salteño da lucha a escasos 22” de diferencia. Los otros argentinos que siguen bien posicionados son Luciano Benavides, 15° y Diego Duplessis, 19°.

Villagra, por su parte, fue protagonista de la última etapa íntegramente boliviana con su camión Iveco. El cordobés fue segundo y recortó la distancia a 46’25” respecto del líder, el ruso Eduard Nikolaev. El ganador de la etapa fue otro ruso con un camión Kamaz, Dimitry Sotnikov.

Por su parte, el cordobés Jeremías González Ferioli sigue firme ascendiendo lugares en la general de Cuatriciclos, y aunque en la etapa finalizó quinto, aprovechó el retraso del peruano Alexis Hernández y ahora es escolta del chileno Ignacio Casale, que lidera la categoría desde el primer día de competencia.

Casale manda en Cuatriciclos con un tiempo neto de 33hrs.53’3”, superando a González Ferioli por 1h.45’20”, mientras que tercero aparece el también argentino Nicolás Cavigliaso a 1h.49’19”.

En Autos, se recuperó el francés Stéphane Peterhansel (Peugeot) que, tras perder la punta de la carrera por golpear su máquina y demorar más de una hora en repararla, ayer logró la victoria de la etapa y le da pelea al qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) en el segundo lugar, mientras que el español Carlos Sainz (fue quinto en la etapa) se consolida como líder y administra bien la diferencia. Entre los pilotos argentinos de autos se destaca Sebastián Halpern, que con su Toyota marcha en la undécima colocación y Alejandro Yacopini, decimocuarto.

Entre los nueve UTV que quedan, ganó el brasileño Reinaldo Varela; es también líder de la general. Leo Larrauri quedó tercero; octavo en la general.

Con toda la adrenalina que la competencia le hace fluir, Ricardo Neme se pasó ayer más 16 horas arriba de la Toyota SW4 navegada por Ramiro Corvalán. Es que finalizó la etapa La Paz-Uyuni a las 6.30, y ya cerca del mediodía estaba de nuevo en carrera, para hacer la etapa Uyuni-Tupiza. Al filo de la medianoche, procuraba llegar al vivac de esta última localidad boliviana.

El único representante tucumano en la prueba enfrentó a buen ritmo la jornada de ayer, pese al cansancio y a las condiciones del terreno, fangoso en muchos tramos debido a las intensas lluvias de los últimos días.

La suspensión de la etapa de hoy entre Tupiza y Salta asoma como un bálsamo para él, para recuperarse de tanta exigencia.

Temas

Dakar 2018
Comentarios