Las vacaciones "explotaron" en San Javier: mates, tirolesa y folclore en las alturas

Entre mates, pastafrola e historias compartidas, tucumanos y turistas disfrutaron de “Folclore en El Cristo”, una actividad promovida por el Ente de Turismo que se repetirá todos los domingos de enero y de febrero.

15 Ene 2018

Por curioso que suene, teniendo en cuenta que el cerro San Javier dista menos de 20 kilómetros de la capital, hay quienes aprovecharon el inicio de sus vacaciones para conocer esa villa turística. Es el caso de Dora Santucho. “Tengo 59 años y recién conozco San Javier”, aseguró la mujer, mientras preparaba unos mates para festejar, junto a su familia y su marido, los 38 años de casados. La pastafrola casera fue el menú de este picnic que hizo para homenajear tantos años de matrimonio. “Vos te quejás, pero yo hace 62 años que vivo en Tucumán y nunca entré a la Casa Histórica”, le respondió su hermano entre risas, medialunas y mates dulces.

Los 30° de sensación térmica de ayer a la tarde arrancó a los tucumanos de sus casas y los llevó al cerro San Javier a pasar el día junto a los turistas que se encuentran visitando la provincia. Ya desde la rotonda del pie del cerro se podían ver las filas de autos y motos para subir la montaña, al igual que los ciclistas arrinconados al costado de la ruta sin mucho espacio para transitar.


En el Cristo Bendicente las actividades hicieron que las familias pudieran disfrutar de la tirolesa y también del folclore de la mano del ballet “Luna Tucumana”, pertenecientes a la comuna de San Javier. “Es una invitación para que la gente que vaya al Cristo se sume y aprenda las danzas folclóricas de nuestra provincia”, contaron los organizadores del Ente de Turismo.

Todos los domingos, hasta el 11 de febrero, se podrá disfrutar del folclore en el Cristo Bendicente. Desde los más chicos hasta los grandes pueden sumarse al grupo de baile y aprender a bailar una chacarera, un gato o un bailecito. “Queremos preservar la danza folclórica y que la gente sepa que en San Javier también se realizan estos tipos de actividades”, señaló Eugenia Arce, integrante del ballet.


Con esperas de más de dos horas en las paradas de colectivos que subían y bajaban de San Javier, la clave fundamental para todo aquel que quiso hacer este recorrido fue preparar el mate y armarse de paciencia. Ese fue uno de los motivos de quejas de los visitantes, que recriminaron el hecho de no incrementar las frecuencias durante los fines de semana de vacaciones, teniendo en cuenta que la actividad Folclore en el Cristo se mantendrá todo el verano.

Ponerse al día

Los turistas también aprovecharon el día y disfrutaron del calor que ofreció Tucumán en la jornada del domingo. Sobre todo para aquellos que habían llegado el viernes, a quienes la provincia los recibió con una feroz tormenta. “Llegamos hace dos días y la lluvia nos cortó los planes, así que hoy aprovechamos para salir del hotel y venir a pasar el día”, comentó Verónica Romano, de Buenos Aires. A pesar de la belleza de los cerros y de los valles tucumanos, Romano opinó que en la capital no hay mucha difusión de actividades: “me parece que en el centro falta más atención a la ciudad por parte del Estado. De todos modos volvería, me voy enamorada de la ciudad”, le dijo a LA GACETA.


No sólo los turistas aportaron su mirada acerca de la movida turística. Para los jóvenes tucumanos los Valles deberían ser más explotados: “falta más difusión para que la gente se quede en Tucumán y no sea sólo una provincia de paso”, comentaron Mariana y María José de la capital.

Aire libre

“Es la primera vez que venimos, hermosa la ciudad y sus localidades, vendremos más seguido”, dijo, por su lado, Luján Ferreira, de Santiago del Estero. “Mi esposa es tucumana, así que todos los años elegimos Tucumán como lugar turístico”, comentó Ariel Calvagani, quién además es ingeniero aeronáutico y creador del primer túnel de viento del país en (Buenos Aires, General Rodríguez) , y donde practican paracaidistas desde hace tres años. “Nos encantan éstas actividades y disfrutar el contacto con la naturaleza”, dijo el hombre, quien se pasó la tarde haciendo jugar a su hija. “Me gusta más el campo y el contacto con la naturaleza”, dijo Gonzalo Salazar Ibáñez, del departamento de Burruyacu, quien aprovechó la tarde para subir el cerro en bicicleta.


En Esta Nota

Verano 2018
Comentarios