Dakar 2018: Sainz aprovechó un error de Peterhansel para desbancarlo de la general

En casi 40 años de trayectoria, el madrileño amasó un currículum difícil de desglosar, pero que da una idea de que tiene bien ganado su apelativo de “El Matador”.

14 Ene 2018
1

EN SOLEDAD. Con el tropiezo de Peterhansel, Sainz quedó con más de una hora de ventaja sobre su escolta, Nasser Al-Attiyah. Así y todo, no puede bajar la guardia.

De no haber existido Sébastien Loeb, o si el francés se hubiera dedicado a otra cosa, hoy probablemente se hablaría de Carlos Sainz como el mejor piloto de rally de la historia, o al menos como uno de los seis mejores, junto a otros “monstruos” como Colin McRae, Marcus Grönholm, Juha Kankkunen y Tommi Makinen, sólo por citar algunos.

Y es que, a sus 55 años, el español es una leyenda viva, con un palmarés que incluye ser el que más carreras acumuló en el Mundial (196), y el segundo en cantidad de puntos sumados y podios conquistados, en ambos rubros sólo superado por Loeb. En casi 40 años de trayectoria, el madrileño amasó un currículum difícil de desglosar, pero que da una idea de que tiene bien ganado su apelativo de “El Matador”.

Si hay una virtud que debe tener todo torero que se precie: saber distinguir el mejor momento para clavar la estocada. Así lo hizo Sainz en la séptima etapa del Dakar, que unió La Paz con Uyuni: aprovechó un error de su compañero Stéphane Peterhansel para desbancarlo de la cima de la clasificación general.

El español empleó cuatro horas y 50 minutos para abarcar los 425 kilómetros cronometrados, con una ventaja de 12 minutos sobre el sudafricano Giniel de Villiers (Toyota) y de 14 sobre el tercero, el qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota).

“Día a día hay que seguir el Dakar. Falta la mitad y necesitamos concentración”, comentó Sainz a su llegada a Uyuni. 

Error fatal

Hasta ahora, el único que venía gambeteando la mala suerte era Peterhansel. Pero hasta al mejor cazador se le escapa la liebre, y el francés cometió un error al querer sobrepasar a una moto, que terminaría costándole una rotura del triángulo de suspensión. Con ello, perdió perdió una hora y 45 minutos, hasta ser asistido por su compañero Cyril Dépres.

“Choqué contra una piedra y quedé con el coche dañado. El Dakar es duro para todos”, lamentó el campeón en el regimiento militar de Uyuni. Ahora, “Monsieur Dakar” cayó al tercer puesto de la tabla general, a una hora y 20 minutos de distancia de Sainz. Segundo quedó “El Príncipe” Al-Attiyah, a una hora y 11 minutos.

La lluvia y el barro se convirtieron en obstáculos naturales, por lo que la séptima etapa resultó extenuante para todos y dramática por las caídas en la categoría Motos. 

Ganando terreno

Joan Barreda Bort sigue dando muestras de su talento. Tras caer casi al puesto 30, el español viene recuperándose de a poco, y tras ganar la etapa de ayer, escaló al tercer puesto de la general en Motos, que ahora tiene como líder a Adrien Van Beveren. El francés desplazó a Kevin Benavides, que quedó a poco más de tres minutos. De todos modos, Barreda Bort sufrió un golpe en la rodilla que pone en duda su continuidad. “Quiero seguir, pero mi rodilla está lastimada. El informe médico definirá mi futuro”, sostuvo.

En Cuatriciclos, el chileno Ignacio Casale (Yamaha) sigue administrando su ventaja en la general, que es de una hora sobre el peruano Alexis Hernández y de hora y media sobre Jeremías González Ferioli. El ganador de la etapa fue el francés Axel Dutriel (Yamaha).

En Camiones continúa el duelo en la clasificación general entre el ruso Eduard Nikolaev (Kamaz) y Federico Villagra (Iveco). La diferencia es de 22’43”. El holandés Ton van Genugten (Iveco) fue el vencedor de la jornada.

En Esta Nota

Dakar 2018
Comentarios