“No te vamos a hacer nada, entregame la plata”

Un banda robó $ 1 millón de la sucursal del Correo Argentino.

11 Ene 2018
1

Mirta Moyano, de 59 años, recordó que tiempo atrás sufrió un robo en su negocio. También contó sobre un hecho similar en el supermercado más conocido del pueblo. Apoyada en el mostrador de su bar al paso, la dueña enumeró uno y otro incidente delictivo que se le vino a la mente. Sin embargo, no pudo relacionar ninguna de esas situaciones con lo que se había vivido a unos 30 metros de su local, al frente a la plaza principal de Las Cejas, departamento Cruz Alta. “Sí, hubo robos en la zona, pero esto fue más de temer; creíamos que no iba a suceder una cosa aquí”, enfatizó.

En sólo tres minutos, un grupo de hombres conmocionó a toda la comuna del este de la provincia. En esos 180 segundos, cuatro desconocidos robaron $ 1 millón de la sede del Correo Argentino, monto que estaba destinado al pago jubilaciones, pensiones y otros programas estatales. Cerca de 300 beneficiarios hacían fila para poder cobrar en el momento del ataque.

“Correte para atrás”

Omar Peralta había llegado a las 7 desde Gobernador Piedrabuena, departamento Burruyacu, para poder percibir su pensión. Después de estar entre los 50 primeros beneficiarios de la larga hilera, iba a ser el próximo en cobrar. Esperaba de pie en la puerta a que dos mujeres realizaran sus trámites.

“Ahí llegaron ellos: dos ingresaron y uno se quedó en la puerta, donde estaba yo. El que se quedó en la puerta mostró una placa (supuestamente de la Policía) y el handie (equipo de comunicación), y sacó la pistola y me apuntó. Me dijo ‘correte para atrás’”, relató Peralta, quien describió además que el sujeto llevaba una gorra y un anteojo de color negro. “Cuando llegaron, dijeron que eran de la Brigada (de Investigaciones de la Policía)”, remarcó.

“Después de tres minutos, salieron con el bolso lleno y se escaparon por la parte de atrás del edificio”, agregó Peralta.

Dos integrantes de la banda se dirigieron al fondo de la oficina. Allí “encararon también con pistolas reglamentarias (9 milímetros)” al jefe de la sucursal, José Anka, de 51 años, y a su hija, quien trabaja en ese lugar.

“Esto es un asalto. No te vamos a hacer nada, entregame la plata. Eso me dijo”, relató el funcionario. “Me llamó la atención la tranquilidad que tenían (los delincuentes del grupo)”, agregó Anka, quien hace siete años había sufrido un violento robo cuando trabajaba para en la sucursal del Correo Argentino, en Los Ralos.

El ataque ocurrió alrededor de las 10, en momentos de mucha concurrencia en el centro de la comuna. A lado de la oficina postal funciona también la dependencia gubernamental, y al frente se encuentra la plaza central.

Casi 50 personas habían cobrado sus mensualidades antes de que se presentaran los presuntos delincuentes. Pero cuando sucedió el hecho, en el interior de la sede se encontraban dos mujeres y una de ellas entró en pánico y comenzó a llorar al ser apuntada por uno de los desconocidos, según relataron los testigos.

“‘No me mires, quedate boca a bajo’, me dijo el sujeto”, recreó Anka.

Según fuentes oficiales, el robo fue efectuado por cuatro personas, quienes escaparon en un auto que habrían abandonado, y despupes en una camioneta, por la ruta 303. Uno de ellos actuó como chofer. Días antes habrían realizado un trabajo de inteligencia para conocer los movimientos en el lugar

Tras conocerse el delito, la Policía inició un “operativo cerrojo” en toda la zona este para dar con los sospechosos.

Contando lo sucedido en Las Cejas, en los últimos nueve meses se registraron tres robos por más de $ 4 millones, en total.

Comentarios