"Coco": en el mundo de los muertos está la llave de la fama

La cultura mexicana a los Fieles Difuntos es el eje a partir del cual se estructura la película de Pixar. Trailer.

11 Ene 2018

“Esta película es un canto de amor a México”, sintetiza el director Lee Unkirch para definir a “Coco”, el nuevo estreno de Pixar (brazo de la factoría Disney). La frase une los dos ejes principales de la historia: el amor a la canción y a la cultura mexicana, apuntada en el filme al culto del Día de los Fieles Difuntos.

El resultado se verá desde hoy en los cines argentinos, y en Tucumán convivirá con el otro gran estreno de animación de este año, “El viaje de Ferdinand”, un hecho poco habitual en la oferta infantil. Ambas figuran como competidoras en la temporada de premios de Hollywood, en la cual “Coco” ya le sacó ventaja al obtener el Globo de Oro el domingo pasado. La película ya lleva recaudados más de U$S 650 millones en todo el mundo, y es la más taquillera en suelo mexicano de todos los tiempos.

“Coco” narra la decisión de Miguel de ser músico pese a la oposición familiar, que es incomprensible a sus ojos y que viene de varias generaciones. Esa prohibición esconde un secreto callado por todos, pero que rebela al niño, quien sueña con convertirse en un ídolo de la canción como su admirado Ernesto de la Cruz. Por accidente, se transporta a la colorida y vistosa tierra de los muertos durante las tradicionales celebraciones por su día, atravesadas por la música, las risas y las evocaciones de tiempos alegres, y se aferra a su guitarra y a su perro Dante como tablas de salvación para volver con los vivos, en una travesía a la cual se suma el simpatico estafador Héctor, entre muchos otros personajes, la mayoría de aspecto cadavérico y esquelético.

El filme se nutrió de elementos artísticos mexicanos tradicionales, con un equipo de realizadores interraciales que integra el tucumano Gastón Ugarte (ver “Talento...”).

El proyecto demandó seis años de trabajo, al punto que comenzó con el Gobierno norteamericano demócrata de Barack Obama y se estrenó con otro de signo republicano liderado por Donald Trump, abiertamente enfrentado con sus vecinos.

“No buscamos dar un mensaje político, pero es un momento interesante porque hay una división muy grande en la sociedad y esta historia puede abrirle la cabeza a la gente, para hacer que nos importe la vida de las personas que son diferentes”, señaló Unkrich, ganador de un Oscar por “Toy story”. Junto a él, dirigió “Coco” Adrián Molina.

Por lo pronto, la película animada ha generado la felicidad de los habitantes del pequeño pueblo indígena de Paracho, donde se construye la tradicional guitarra que se hizo famosa con este filme y que ahora experimenta una explosión en ventas, con precios que van de los U$S 100 a los U$S 1.000. Según la leyenda, un sacerdote católico que llegó con los conquistadores españoles decidió que a los lugareños se les debería enseñar a elaborar alguna artesanía para apoyar su economía y lo hizo con este instrumento.

En Esta Nota

Estrenos de cine
Comentarios