Las buenas promos aéreas empujan a los tucumanos a Río de Janeiro: precios y las mejores playas

La tonada tucumana se irradia por Río de Janeiro.

11 Ene 2018

La idea era conocer la cultura, la noche y las playas de Río de Janeiro y, de paso, alejarse de los argentinos. Por eso, Sebastián Sánchez y cuatro amigos armaron la valija y llegaron el 2 de enero a la capital del carnaval. Antes de apoyar la conservadora sobre la arena no pudieron evitar ver a cientos de argentinos alrededor, muchos de ellos tucumanos. Lo mismo les pasó a Agustina Resino Centurión y a su grupo de amigas, pero a ellas les encanta estar rodeadas de compatriotas. “Nos juntamos todos en algún punto de Copacabana y escuchamos nuestra música. A veces salimos a bailar al mismo lugar y compartimos algunos tragos”, contó Agustina.

Por el contrario, Sebastián prefiere estar lejos de todo lo que huela a celeste y blanco. “Llegamos hasta acá para dejar de vivir más de lo mismo. Vinimos a escuchar música brasileña, a conocer gente del lugar, con otras costumbres y distintos estilos de vida” contó a LA GACETA, y advirtió que a las brasileñas les gustan los argentinos y a ellos las brasileñas... Entonces no hay razón para compartir las vacaciones con argentinas; además dice que manejan muy bien el portugués.

Otro tucumano en tierras cariocas es Daniel Chahla, estudiante de Administración de empresas. Sorprendido por la cantidad y la “calidad” de las brasileñas para jugar al voley-fútbol en la playa, destacó que Río de Janeiro es un destino que debería figurar en la agenda de todos los que quieran conocer Brasil. Él prefiere la playa de Ipanema, donde hay más gente joven, al contrario de Copacabana, cuyo ambiente es más familiero.

Daniel y Sebastián concuerdan en que casi todos los boliches son pequeños. Pero hay otra alternativa: las fiestas que se organizan sobre los barcos, una tendencia en Brasil. Arrancan a las 22 y la música se corta a las 4. Allí se ofrece 2x1 hasta cierta hora.


En cuanto al transporte, Sebastián recomendó el uso de Uber (servicio de taxis que se piden y se pagan a través del celular). Es que la picardía no es sólo argentina. “Si no conocés, los taxis comunes te sacan a pasear como a un tonto. Además que tienen tarifas distintas de día y de noche”, explicó. También aconsejó comprar un chip de telefonía móvil local para contar con acceso a internet todo el tiempo. “De esa manera, si te perdés en la inmensidad de la ciudad tenés como resolverlo”, aclaró.

La invasión de tucumanos en Río de Janeiro es un hecho. Por las buenas playas, por la noche, por lo maravilloso de la ciudad, una enorme cantidad de comprovincianos eligieron ese destino. Y también lo hicieron porque aprovecharon las promociones aéreas. Agustina Resino, por ejemplo, sacó los pasajes en septiembre por $ 12.800, en un vuelo de Tucumán a Río con escala en Santiago de Chile.

Los tucumanos ahora se animan al norte de brasil, en avión

“Hoy sale más barato ir a Río de Janeiro y a Buzios en avión que a Florianópolis o al sur de Brasil”, comparó Jaime Collado, socio gerente de una agencia de viajes. Apuntó que en relación al verano pasado, el número de pasajeros que decidió viajar por vía aérea aumentó un 50% y agregó que la apertura de vuelos desde Tucumán favoreció la tendencia. Lo mismo contó María Pía De Luca, de otra agencia: “este año más que nunca vendimos viajes en avión para el norte de Brasil, en contraste con el período anterior cuando se elegía Florianópolis o Camboriú en bus”, dijo. El sur de Brasil, detalló Collado, hoy está muy “argentinizado” y, en consecuencia, los precios subieron. Detalló que ir a Camboriú por 11 días cuesta alrededor de $ 15.000, mientras que a Río cuesta $16.000 por 15 días: sólo $ 1.000 más. Añadió que la emigración turística al país vecino se debe a que en la costa argentina todavía no aprenden a cobrar como corresponde, entonces la gente hace números y decide aprovechar otras playas.

Precios

El consumo en Río de Janeiro varía de acuerdo con los barrios elegidos, pero de acuerdo con el testimonio de los tucumanos estos son los precios de algunos productos (la cotización del real era $ 5,82 al momento de recabar los datos, pero está redondeada a $ 6).

Sombrilla: $ 30 a $ 60 (5 a 10 reales). Silla para la playa: $ 24 (4 reales)

Comida rápida: $ 120 (20 reales). Pizza: $ 240 (40 reales)

Almuerzo (o cena) bufet / tenedor libre: entre $ 90 a $ 150 (15 a 25 reales).

Caipirinha y otros tragos: de $ 84 a $ 96 (14 a 16 reales). Dentro del boliche se incrementa de 5 a 10 reales

Lata de gaseosa: $ 36 (6 reales) / Agua: $ 24 (4 reales)

Entrada a boliches: varían entre $ 180 y $ 600 (30 a 100 reales), según el local

Botella de fernet: $ 600 (100 reales)

Alquiler de departamentos: para nueve personas en Ipanema, por 15 días, $ 27.000. Para 5 personas a dos cuadras de Copacabana, por 6 días, $ 16.000.


En Esta Nota

Río de Janeiro
Comentarios