La cláusula gatillo está al borde de activarse

Funcionarios y gremios esperan los datos finales de la inflación de 2017.

10 Ene 2018
1

REGINO AMADO

Gremialistas y funcionarios provinciales estarán atentos a lo que suceda mañana, cuando se prevé que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difunda los datos de inflación correspondientes a diciembre y se dilucide, finalmente, cuál fue la evolución de los precios a lo largo de 2017.

La expectativa radica en que en los convenios salariales del año pasado, que la Provincia cerró en torno de un 23% de incremento para cada sector, se incorporó una cláusula gatillo. Es decir, si la inflación supera ese porcentaje, el Estado debería automáticamente pagar esa diferencia a los trabajadores.

“Si pasa del 23%, se pagará la diferencia retroactiva a diciembre cuando cobren en febrero”, había detallado el 19 de noviembre a LA GACETA el ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado.

Ayer, los gremialistas consultados por este diario ratificaron que reclamarán esa diferencia. Según el Índice de Precios del Congreso, el 2017 cerró con un 24,6% de inflación. En esa línea se pronunciaron Julián Nassif, del Sindicato de Trabajadores Autoconvocados de la Salud (Sitas) y Daniel Ibarra (ATE).

“La cláusula gatillo es lo principal, ellos la pusieron y queremos que se cumpla”, aseveró Ibarra. El titular del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), Osvaldo Acosta, coincidió con ellos. “Si salta y va por arriba de lo que se estipula, va a ser necesario fijarla”, dijo.

¿Cuál debería ser el porcentaje de aumento salarial para este año? Según los sindicalistas, siempre será superior a la inflación de 2017. Sin embargo, los ojos van a estar puestos en el día a día y los costos de mantener el bienestar familiar. “No podemos pedir menos de lo que hemos tenido el año pasado”, recalcó Vicente Ruiz, representante de los Municipales del Interior.

En Esta Nota

Regino Amado
Comentarios