El Olimpia de Plata fue la frutilla de un gran año

08 Ene 2018

El lugar de Diego Schwartzman en el Tour ha cambiado, y el respeto de sus colegas es otro. Se puede intuir eso a partir de ciertas estadísticas, como por ejemplo, que ganó tres de cada cuatro partidos contra rivales de peor ranking que él, y que al enfrentar a jugadores no Top 10, pero de mejor ranking, ganó nueve y perdió 10.

“No tenía esas estadísticas. ¡Y están buenas! Es fundamental no perder partidos contra jugadores frente a quienes, supuestamente, no deberías perderlos. No me animaría a decir que me respetan más, quizá sí que les incomoda enfrentarme por características y forma de juego que yo puse en un nivel más alto”, opina “Peque”.

También son positivos sus números contra rivales argentinos: ganó los cinco que jugó, y cedió apenas un set. “Ahí sí encontré mayor respeto, a varios les incomoda enfrentar a tipos de mis características. Si le sumás que esas características están en un pico alto de nivel, la conclusión es clara: le saqué jugo a mi momento.”

A fines de diciembre, Diego Schwartzman recibió el Olimpia de Plata y fue declarado personalidad deportiva destacada en la ciudad de Buenos Aires. “Los reconocimientos son lindos e implican la renovación del compromiso por trabajar, intentar, dejar todo en lo que hacemos. Estar ternado para el Olimpia junto a Juan Martín (Del Potro) y Axel (Geller, número uno del mundo en juveniles) fue un honor en sí mismo. Ganarlo, claro está, resultó muy gratificante”, confiesa.

“A todos los deportistas argentinos nos gusta mucho esa noche, estar allí después de haber vivido muy buenos años, vernos, conocernos, ser reconocidos. El Olimpia es una frutilla rica para cerrar el año y ponerle un moño inolvidable. Lo de la Legislatura de Buenos Aires será un cuadro para colgar en casa y tener presente que fuera de nuestro ámbito también se valora profundamente lo que los deportistas conseguimos”, destaca Schwartzman.

Comentarios