“Tafí del Valle es un diamante que hay que mostrar”

El concepto del diseñador Laurencio Adot sintetiza las impresiones que brindaron las figuras invitadas al megadesfile. Mora Furtado, “Chino” Leunis y Julieta Prandi repartieron elogios y prometieron volver.

07 Ene 2018
1

PRESENTACIÓN. Los invitados charlaron con la prensa durante la tarde. Luego se trasladaron a la avenida Perón, donde se montó la pasarela. LA GACEA/FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

“Tafí del Valle es como un diamante. Un secreto muy bien guardado que hay que mostrar”, sotiene Laurencio Adot. Alrededor del afamado diseñador el movimiento es incesante: modelos, periodistas, curiosos y muchas familias que en plena merienda se toparon con una reunión de figuras. En el ambiente sobra calidez, esa que falta puertas afuera del hotel porque al sol se le ocurrió esconderse durante el primer sábado de 2018. Está fresco -tirando a frío- y el cielo luce gris de punta a punta. Inmune a esos detalles, el paisaje mantiene su excelencia y en los invitados la admiración luce sincera. 

La apertura oficial de la temporada de verano llega, como todos los años, de la mano de un megadesfile. La cita es a la noche, en la avenida Perón. La previa se juega durante la tarde en el hotel Waynay Killa, donde se alojan los conductores Adrián “Chino Leunis” y Mora Furtado; el diseñador Adot y algunos de los modelos que exhibirán sus creaciones: Julieta Prandi, Hernán Drago, Ariel Siboldi y Mario Guerci

Mientras, la villa va poblándose de visitantes -muchos grupos de jóvenes, familias- y los cuatriciclos no dejan de sucar las calles. Está despuntando la temporada y la expectativa de funcionarios, hoteleros y comerciantes es grande. Actividades como el megadesfile son un imán, así que se entiende el entusiasmo por conseguir una foto con los famosos (y si es en formato selfie, mejor). La buena onda es inalterable y nadie rechaza los requerimientos. 

“Mi suegra nació acá, así que hay una pata tucumana en mi familia -revela “Chino” Leunis-. Sólo había venido una vez, por trabajo. Estoy encantando, tengo que volver. Es un lugar ideal para conectarse con el paisaje y disfrutar”. 

Una mesa bien surtida recibió a la delegación llegada de Buenos Aires: vino, queso, salame, dulce de leche (todo tafinisto, por supuesto). Por ahí circulaba Drago, un asiduo visitante de Tucumán. Sostuvo que vino alrededor de 15 veces, y que le encanta comprarse indumentaria. “En Bariloche me pongo el poncho tucumano y me acuerdo de la gente de acá, que es muy cálida”, destaca. 

Adot, un enamorado de Tafí del Valle, se considera uno de los diseñadoras de indumentaria más federales. “Es mi cuarta vez en Tucumán, la tercera en Tafí del valle. Antes vine a promocionar la marca, a participar en eventos y hasta a inaugurar un comedor infantil -apunta-. A la hora de crear una línea de ropa me inspira todo; puede ser una canción, una película, alguna historia con otra persona... y un paisaje como el de Tafí. Me considero un todo terreno, porque si bien a mi ropa no puede comprarla cualquiera, trato de ser lo más masivo posible y llegar a todos los públicos”. 

La que se emociona con las bondades tucumanas es Mora Furtado. Dice que las montañas parecen alfombradas y que ama las cabalgatas que alguna vez hizo en Tafí del Valle. “No conozco mucho al tucumano, pero me transmite una calidez especial -confiesa-. Se puede charlar un ratito y a los cinco minutos contarle algo muy íntimo, porque el tucumano sabe escuchar”. 

Claro que entre las más asediadas estuvo Julieta Prandi, cuyo paso por la televisión se mantiene firme en el imaginario del público. Se había puesto un vestido muy finito, así que le hizo frío y durante la charla con LA GACETA debió apelar a una campera. “Tafí del Valle es un lugar soñado -sostuvo-; prometo volver con mi familia. Mientras subíamos paré a sacar fotos porque estaba asombrada con el paisaje. ¡Y me encantan las empanadas y las humitas!”.

En Esta Nota

Tafí del Valle
Comentarios