Un día con pulgares arriba

“No tuvimos ningún problema”, afirmó Neme que completó la primera etapa en el puesto 58

07 Ene 2018
2

EN EL CAMPAMENTO. Ariel Ísola, Neme, Juan Manuel Nicola (arrodillados), Corvalán y Marcos Acosta (de pie) forman el Neme Racing Team. El final de la jornada se retrató cuando todos los trabajos finalizaron. prensa NRT

Una réplica del primer día. Así Ricardo Neme quiere que sean las 14 jornadas que restan del Dakar. “Empezamos muy bien y esperamos continuar de la misma manera. Seguiremos con la misma idea y estrategia de ir tranquilos y de a poquito”, describió el piloto de la Toyota SW4.

Junto a su copiloto Ramiro Corvalán lograron llegar en el puesto 58, a 20’4” del líder de la categoría de Autos, el qatarí Nasser Al-Attiyah. Si el experimentado asiático, dos veces ganador del Dakar, destacó la tarea de su navegante, Neme también. Es que los primeros kilómetros de carrera obligaron a que los ocupantes de la butaca derecha tengan un gran protagonismo. “Lo hicimos con mucha tranquilidad, con buena navegación de Ramiro y cuidando mucho al llegar a las crestas de las dunas porque realmente se ponía muy cortado y bajaban muy de golpe”, describió el escenario con el que tuvo que lidiar en la arena del desierto de Pisco. “En algunas dunas, por exceso de precaución, nos quedamos agarrados”, explicó. Inmediatamente, buscaron soluciones en el equipamiento que posee la máquina preparada por Pablo Jatón y asistida por Ariel Ísola. “Tenemos el gato hidráulico que lo manejamos desde la cabina así que, sin bajarnos, lo levantamos, lo volvimos a bajar y salimos”, completó la resolución de la dificultad.

El binomio y la máquina terminaron en óptimas condiciones para encarar la segunda etapa (ver aparte) que tendrá desafíos similares, pero multiplicados. “Como prólogo, fue una etapa interesante para empezar a ponernos en clima con las dunas y probar que la camioneta está andando muy bien; no tuvimos ningún problema. Hay que purgar los frenos solamente y tocar un poco el alineado, pero lo demás viene fantástico”, celebró el debutante en la carrera. Y siguió con los elogios para la camioneta: “el motor empuja una barbaridad y la suspensión está fantástica”.

Las buenas sensaciones de Neme también estuvieron en la rampa de largada. El piloto gozó el breve desfile por el angosto pasillo vallado y lleno de gente que se montó en Lima. “Fue muy emocionante. Nos la pasamos saludando gente, bajándonos, sacándonos fotos, saludándonos con todos. Uno, que lo vio siempre desde afuera, vivirlo de adentro fue un lujo”, reconoció.

En Esta Nota

Dakar 2018
Comentarios