Nahir Galarza, la adolescente que mató a su novio, seguirá detenida en una comisaría

El Fiscal a cargo del caso, Sergio Rondoni Caffa, negó la prisión domiciliaria a la joven imputada por homicidio agravado.

06 Ene 2018
1

DETENIDA. Nahir, luego de confesar el crimen. ARCHIVO

La noche del 29 de diciembre terminó en tragedia. Fue un reflejo de la violencia y el hostigamiento acumulado por años en una relación enfermiza, de acuerdo a las definiciones de las partes del caso. Para Nahir Galarza, de 19 años, y Fernando Pastorizzo, de 20, las amenazas y la crueldad habrían sido moneda corriente.

Los hechos que desencadenaron el asesinato comenzaron con la frase “desbloquéame ahora, sino ya no me interesás” de Fernando. Al parecer Nahir lo había bloqueado de las redes sociales.

Según lo que declaró la acusada a su abogado Víctor Rebossio, Pastorizzo la obligó a ir a su casa en un remís y permanecieron ahí algunas horas, donde aparentemente mantuvieron relaciones sexuales.

Posteriormente, los jóvenes fueron en la moto de Fernando a la casa de Nahir y estuvieron allí mientras los padres de la chica dormían. Ahí, él se enloqueció, discutieron adentro y le pegó a causa de que en el camino habían visto a un chico que salía de un boliche y decía que andaba con Galarza, de acuerdo a lo que aseguró la madre, en el marco de esa pelea.

Cerca de las cinco de la mañana, Fernando le dijo a Nahir que fueran otra vez a la casa de él y cuando estaban saliendo, ella al parecer alcanzó a manotear la pistola del padre, que se encontraba arriba de la heladera.

En el camino, “le pegó un tiro en la espalda y cuando él cayó, otro en el pecho. Después ella se fue a su casa, pero dice que no sabía que lo había matado. Se enteró horas más tarde cuando llamó por teléfono la madre de Fernando”, afirmó el letrado.

Un taxista que circulaba por la zona aseguró ver a dos personas mientras llevaba a una pasajera. Cuando regresó solo encontró al joven agonizando en un charco de sangre. Fernando terminó por fallecer en la espera de la ambulancia, que llegó media hora más tarde. Entretanto, la joven regresó con aparente calma a su casa, su andar sin apuro fue capturado por las cámaras de seguridad de la zona.

Nahir Galarza declaró ante el fiscal Sergio Rondoni Caffa y confirmó “que había efectuado dos disparos con el arma de su padre” -el papá es policía-, y aseguró que ya “no tenía una relación de pareja” con la víctima. El fiscal tomó la decisión de internarla en un hospital debido a que la joven se encontraba en estado de shock.

Mientras que el padre de la joven afirmaba ante las cámaras que su hija “no es un monstruo”, manifestantes se aglomeraban en la puerta del sanatorio donde ella se encontraba y causaban inquietud, tanto entre los médicos como a la defensa de la acusada.

La defensa de Nahir manifestó sus dudas sobre el caso, si bien la acusada declaró y confesó el crimen ante la justicia, las pruebas de parafina determinaron que ella no disparó. “Me debo inclinar ante la prueba, no ante la versión”. Apuntó, además, a obtener la prisión domiciliaria. Afirmó que su clienta vivía en una situación de hostigamiento, y a eso se debió su reacción. “Pudo haber sido cualquiera de los dos”, añadió.

Guillermo Biré, juez de Garantías, informó ayer que la defensa de la joven de 19 años apeló ante la Cámara del Crimen la medida de la prisión preventiva de 60 días, que fue impuesta a la chica.

El lunes próximo se empezarán a realizar los peritajes sobre los teléfonos celulares de ambos jóvenes para tener un detalle de los mensajes de texto que intercambiaron en los últimos seis meses, y también se analizarán las publicaciones en las redes sociales con el fin de establecer el tipo de relación que ambos llevaban.

Nahir Galarza está imputada por el “homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por el vínculo”.


En Esta Nota

Nahir Galarza
Comentarios