De octubre a enero aumenta el trabajo de los cerrajeros por la gente que sale de vacaciones

Herreros y comerciantes del rubro señalaron que los propietarios pretenden asegurar las viviendas antes de salir de Tucumán. Ante los hechos de inseguridad de fin de año, los dueños de las casas optan por diferentes medidas de prevención.

06 Ene 2018
1

EN LAS FECHAS ESPECIALES. Los expertos en “escruches” hicieron de las suyas durante los festejos navideños en la provincia.

La inseguridad es un fantasma que acecha a los tucumanos que deben dejar sus casas solas durante las fiestas. Se estima que durante los festejos de fin de año hubo decenas de robos en diversas localidades (pese a que no hay cifras oficiales). Esta situación lleva a que muchos propietarios de viviendas adopten e incrementen las medidas de prevención. “No ven las horas de que se les coloque a las rejas”, contó el herrero Manuel Alberto “Tito” Romero.

“De octubre a enero levanta mucho la cantidad de pedidos porque las personas quieren salir de vacaciones y dejar sus casas seguras”, sostuvo Ricardo Girola, gerente comercial de una compañía que ofrece el servicio de seguridad para los inmuebles.

Durante la última semana de 2017, autoridades de Seguridad mantuvieron una reunión para analizar lo sucedido y plantear nuevas estrategias de prevención. Las zonas más afectadas por los robos fueron capital, Yerba Buena y Lomas de Tafí, y los investigadores apuntaron contra diversos grupos que se dedicarían a este tipo de ilícitos. Los robos fueron realizados utilizando el mismo modus operandi o modo de obrar: utilizaron barretas para violentar las puertas de entrada a las casas, aprovechando que estas se encontraban vacías.

Luis Falco, quien aprendió el rubro de la cerrajería desde niño en el local de su padre, dijo que no se puede asegurar que haya una cerradura infalible, pero que sí es posible tomar ciertas precauciones. “Le recomiendo al cliente que coloque puertas y marcos metálicos, y que si tiene una cerradura, que agregue un cerrojo”, explicó.

Rejas

“Esta no la abre nadie por el marco. Ahí no podés hacer nada”, añade mientras señala la placa de hierro de 44 milímetros (mm) por cinco mm, que iría fijada a la pared.

Estos son los requisitos que debe cumplir una reja, según Romero, para mantener alejados a los intrusos. El precio de estas rejas ronda los $ 12.000 para una puerta de 2,20 metros de alto por un metro de ancho, y los $ 7.000 para una ventana de un metro con 20 centímetros por un metro. Hay que tener en cuenta que, desde el momento que se la encarga, estaría lista para ser instalada después de un plazo de aproximadamente cinco días.

“No es que no se pueda forzar, sino que van a demorar más en forzarla”, advirtió Falco antes de mostrar cuáles son las cerraduras más efectivas. “También hay cerraduras magnéticas, estas trabajan con un electroimán que soporta más presión o fuerza. Se abren con un llavero de proximidad o con una clave y soportan hasta 300 kilos”, agregó. Estos dispositivos pueden costar entre $ 7.000 y $ 12.000.

Candados

Falco mostró tres tipos distintos de candados. Los más baratos, que cuestan $ 50, se distinguen porque uno puede sacar la llave después de abrirlos. “Tengo un sólo gancho que le da la seguridad al candado. Yo lo abro y saco la llave”, dijo antes de aclarar que a estos candados se los podría abrir con un golpe.

Distinta es la situación de los candados blindados. “¿Qué es lo recomendable para que no lo corten con una pinza? Colocar dos planchuelas y poner un candado blindado.

El cerrajero recomendó usar cajas de seguridad. “Hay de industrias nacionales que andan muy bien. Tenemos una chapa un poco más gruesa, pernos que funcionan mejor. Esta la podés amurar vos, pero lo recomendable es que la metas a la pared, que hagas un agujero y que la empotres. Aunque algunos prefieren dejarla en el piso para no tener que contratar a nadie para que la coloque”, relató.

Este tipo de cajas también están hechas de zinc pero que son más gruesas, cuestan $ 2.700. Finalmente, hay otras cajas de seguridad de mayor tamaño y que brindan más seguridad por un precio cercano a los $ 7.000.

Sistemas de alarmas

Otra de las posibilidades para proteger una casa es la de contratar el servicio de una empresa de seguridad. Este camino ofrece distintas alternativas, como la de instalar sólo alarmas o la de añadir cámaras en diversos puntos. “Uno de los rubros con más demanda es el monitoreo de alarmas. Es un sistema que está compuesto por un panel de alarmas, tiene un teclado para activar y desactivar, sensores infrarrojos de movimiento, detectores magnéticos de apertura en puertas y ventanas, además de un pulsador de pánico”, contó Girola a LA GACETA.

En caso de que el inmueble cuente con cámaras, cuando se activan los sensores la empresa accede al registro de video desde una central de monitoreo. La idea del servicio es que un móvil se acerque a la casa en la que se disparó la alarma. “Lo importante es que un móvil de la empresa acude al lugar con un vigilador privado”, dijo Girola. “Tenemos que dar aviso a la Policía por cada evento de alarma. Lo ideal es que llegue nuestro móvil junto con la Policía y el dueño (del inmueble)”, agregó. Estos servicios se pueden contratar por precios cercanos a $ 8.000 y pueden ascender hasta los $ 16.000. También requieren un abono mensual de unos $ 800.

Cerrojos y candados: hay de diferentes precios y características

“Hay diferentes tipos de cerrojos. Uno que ande bien, colocado, puede salir cerca de $ 900”, precisó Luis Falco, uno de los carrajeros con tradición familiar en la provincia. E insistió en que es conveniente agregar un cerrojo.

“La cerradura es la que tiene pestillo, y cerrojo es el que no lo tiene”, explicó mientras señala que los cerrojos tienen un doble pestillo de metal, aunque también hay algunas cerraduras que usan ese mecanismo”, consideró.

En el caso de las cerraduras, la mayoría está en condiciones de soportar una presión de unos 150 kilogramos. Falco también hizo referencia a los candados blindados y a las cajas de seguridad. Respecto a los primeros, indicó.

“El blindado no te permite cortarlo con una pinza de corte. Para mí, este es el mejor candado. No es económico, sale $ 1.700, pero es el que brinda mayor seguridad”, manifestó.

Sobre las cajas de seguridad, señaló que hay marcas importadas, sobre todo de China, cuyo costo ronda los $ 2.800. “Se manejan de manera sencilla y funcionan bien para el uso diario. Pueden ser amuradas con facilidad en la pared”, señaló.

Cercos electrificados con descargas fuertes, pero no letales

Algunas empresas de seguridad ofrecen la posibilidad de colocar cercos energizados. “Es algo reglamentado, certificado. No es letal, produce un impulso en el músculo de la persona que quiere cortar un alambre del cerco energizado”, aclaró Ricardo Girola. Si este dispositivo se coloca sobre una tapia, se suelen usar seis hilos. “La descarga es de 6.500 voltios, pero con milésimas de segundos. Es una descarga alta por muy poco tiempo”, describió. El precio que una empresa cobra por este servicio es de aproximadamente $ 20.000.

Rejas reforzadas; resisten los métodos delictivos habituales

Según Manuel “Tito” Romero, existen rejas que, cuanto menos, están a salvo de ser violentadas por los métodos usualmente aplicados por los asaltantes. La reja a la que se refiere el herrero lleva barrotes de hierro de 16 milímetros de diámetro cada 12 centímetros. Además, cada 50 centímetros (en sentido vertical) se utiliza una planchuela de 38 por cinco milímetros. “A esta no la rompés”, asegura el experto, mientras coloca sobre la mesa de trabajo los hierros que necesita para construir una reja segura. Su precio ronda los $ 12.000.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios