Volver fue la mejor decisión de Basualdo

Matías se inició a los 15 años en carreras cuadreras.

05 Ene 2018

“Recibir el premio de LA GACETA fue algo muy lindo y también inesperado”, asegura Matías Basualdo, aunque poco margen había para la sorpresa luego de su gran 2017: montando a Sir Melody, se adjudicó el Gran Premio “Batalla de Tucumán”, una de las carreras más prestigiosas del interior del país. Además, se impuso en el Clásico “Aniversario de la Caja Popular de Ahorros” y se adjudicó el tradicional clásico “Irineo Leguisamo”. Por último, a lomo de Czar, ganó la prueba Iniciación de potrillos. “Uno siempre busca ser el mejor en lo que hace”, sostiene el jockey oriundo de Banda del Río Salí, que en 2016 volvió tras una pausa de casi tres años dispuesto a hacer historia. Y lo logró. “Correr el Batalla es maravilloso. Imagínense ganarlo”, confiesa.

Algo personal

Adiestrado en la Escuela de Aprendices del hipódromo, Matías se inició a los 15 años en carreras cuadreras. Pequeño y liviano, acumuló victorias hasta que pegó el estirón, lo que casi lo llevó a abandonar la actividad. No lo hizo, pero reconoce que le cuesta dar el peso. Con 28 años, es padre de Camila y Matías, y espera su tercer hijo con su mujer, Marisa Chávez.



Comentarios