Trump dispara su rabia contra un ex asesor

Bannon, que fue jefe de campaña, “perdió la cabeza”, dijo el mandarario, que intenta impedir la salida de un libro que lo critica. La Casa Blanca amenaza con iniciar acciones legales al antiguo funcionario, que acusa al hijo del presidente de “traición”.

05 Ene 2018
1

WASHINGTON, Estados Unidos.- Esta vez, a Donald Trump no le bastaron los 280 caracteres de Twitter que suele usar para expresar sus opiniones. Le hicieron falta 1.158 caracteres para liberar su la ira contra su ex estratega jefe Steve Bannon, a través de un comunicado de la Casa Blanca. En el escrito, Trump duda de la capacidad mental de su ex asesor, lo llama charlatán e incluso amenaza con iniciarle acciones legales por las opiniones “difamatorias” que vertió sobre su hijo y su yerno.

“Cuando fue despedido, no sólo perdió el trabajo, perdió la cabeza”, aseguró. Además, destacó que tuvo poco que ver con su victoria electoral y dijo que -en la Casa Blanca- se daba mucha más importancia de la que tenía.

Trump cortó así las relaciones con Bannon, en una declaración publicada después de los informes de comentarios despectivos de Bannon en el libro “Fire and Fury: Inside the Trump White House”, de Michael Wolff. En el libro, Bannon describió una reunión de junio de 2016 con un grupo de rusos en la Torre Trump en Nueva York como “traicionera” y “antipatriótica”.

El encuentro se realizó después de que los rusos prometieron aportar información perjudicial sobre la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton. Estuvieron Donald Trump Jr, el yerno de Trump, Jared Kushner, y Paul Manafort, que era el director de campaña en ese momento.

Trump depositó mucha confianza en Bannon, presidente del sitio web de derecha “Breitbart News”, como consejero en los meses previos a su sorpresiva victoria en las elecciones de noviembre de 2016. Bannon tuvo un papel estratégico en la Casa Blanca, donde se convirtió en una figura polémica antes de ser despedido, en agosto.

Luego de su despido, regresó a “Breitbart” y, según reportes, continuó hablando con Trump hasta que se desató la tormenta del “Rusiagate”, con sospechas de la intervención rusa para favorecer a Trump en las urnas.

En el fragmento de “Fire and Fury” (que se traduce como “fuego y furia”, palabras con las que Trump amenazó al líder norcoreano luego de las pruebas nucleares que éste realizó en el Pacífico) publicado en la revista “The New Yorker”, Wolff perfila la imagen de un equipo de campaña en el que casi nadie creía en una victoria de Trump. Ni siquiera el propio empresario.

Wolff describe una sede de Gobierno caótica, en la que al principio no estaban definidos los papeles pero había muchas personas disputándose la influencia. A Trump lo presenta como un presidente falto de disciplina, que ha perdido el sentido de la realidad y es despreciado por sus más estrechos colaboradores.

En el libro, Bannon aparece como un hombre empeñado en mover los hilos desde las sombras, imagen que él mismo se esforzó por generar. En su época en la Casa Blanca, se refería a su oficina en el ala oeste como la “war room” la habitación de la guerra.

Bannon cayó en la lucha por el poder en la Casa Blanca, pero estuvo allí algo más de 200 días. Desde que se fue, se ha centrado en buscar candidatos populistas para presentar en las internas republicanas, en una guerra que él mismo ha declarado al aparato del partido. (DPA-Reuters)

Comentarios