Una quincena de kirchneristas tras las rejas

Los ex funcionarios Jaime y López llevan más de un año detenidos; otros referentes K pasarán por primera vez las fiestas en la cárcel.

24 Dic 2017

Siete ex funcionarios kirchneristas fueron detenidos este año porque distintos jueces consideraron que podían poner en riesgo las investigaciones que pesan en su contra, aunque ninguno de ellos fue condenado aún.

Los casos más resonantes fueron el del ex vicepresidente y ex ministro de Economía, Amado Boudou, y el ex ministro de Planificación e Infraestructura Federal Julio De Vido, investigado por varias causas de corrupción.

Show mediático

Boudou fue el último apresado, el 3 de noviembre, en su departamento del exclusivo barrio porteño de Puerto Madero, en el marco de una causa en la que se lo acusa de haberse enriquecido de manera ilícita. Las imágenes del momento del operativo policial se reprodujeron por todos los medios de comunicación y por las redes sociales.

La detención preventiva fue ordenada por el juez federal Ariel Lijo, y desde entonces el ex compañero de fórmula de Cristina Fernández de Kirchner se encuentra en el penal de Ezeiza.

Ese día, además de Boudou, también fue detenido su socio José María Núñez Carmona, ambos acusados de haber encabezado una asociación ilícita destinada a cometer delitos relacionados con el lavado de dinero.

El magistrado ya rechazó un pedido de excarcelación presentado por la defensa de Núñez Carmona, quien también se encuentra detenido en Ezeiza. Lijo acusó a Boudou por el supuesto lavado de activos por $ 4.238.900 y 995.000 dólares, en tres maniobras, una de ellas a través del blanqueo de capitales de la ley 26.476, en el 2009, al que ingresó Núñez Carmona. También le imputó, entre otras cosas, la compra con fondos sin justificar de un departamento de su ex pareja Agustina Kampfer por 120.000 dólares.

Otro “peso pesado”

La lista de ex funcionarios detenidos abarca también al ex ministro y aún diputado nacional De Vido, uno de los ministros más poderosos del kirchnerismo; al ex secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y al ex canciller Héctor Timerman, quien se encuentra detenido en su domicilio por su débil estado de salud.

También se encuentra apresado en una cárcel común el ex número dos de De Vido en el Ministerio de Planificación, Roberto Baratta; el ex subsecretario de Tierra y Hábitat, Luis D´Elía; y hasta el ex jefe del Ejército, Julio Cesar Milani, acusado de haber cometido crímenes de lesa humanidad.

La propia ex presidenta Cristina Kirchner, acusada en múltiples causas, también tiene un pedido de detención formulado por el juez federal Claudio Bonadio -el primero en procesarla ni bien terminó su mandato-, pero para encarcelarla primero deberán quitarle los fueros parlamentarios, porque es senadora nacional. La Cámara Federal ya confirmó el procesamiento.

La ex presidenta Fernández de Kirchner, Timerman, Zannini y D´Elía fueron acusados de haber orquestado una maniobra para encubrir a los imputados iraníes acusados por el atentado terrorista contra la AMIA, el más sangriento de la historia argentina ocurrido en 1994.

El magistrado consideró que los imputados podían poner en riesgo la investigación dado que en el pasado ocuparon posiciones de poder y podían ejercer influencias para evadir la justicia, un nuevo criterio de detención preventiva establecido por la Cámara Federal porteña, el tribunal de apelaciones de los fallos de primera instancia.

Sobreprecios

Las detenciones de De Vido y Baratta se produjeron en el marco la causa en la que se los investiga por presuntas irregularidades, como pago de sobreprecios, en la importación de barcos de Gas Natural Licuado (GNL), y luego se les agregó otra “prisión preventiva” en una causa en la que se investigan las obras de ampliación de la mina de carbón de Río Turbio, en Santa Cruz.

El ex jefe del Ejército César Milani fue uno de los primeros detenidos, en febrero, en La Rioja tras prestar declaración indagatoria en la causa que investiga los secuestros de Pedro Adán Olivera, de su hijo, Ramón Alfredo Olivera, y de Verónica Matta, ocurridos en 1977, durante la última dictadura militar.

Hasta este año, sólo dos ex funcionarios kirchneristas habían sido puestos tras las rejas: el primero, el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime; y el segundo, su par de Obras Públicas, José López, detenido cuando intentaba ocultar casi nueve millones en un casa religiosa de la provincia de Buenos Aires.

Jaime, uno de los más denunciados ex funcionarios kirchneristas, fue detenido el 2 de abril del año pasado por orden del juez federal Julián Ercolini, quien lo procesó por el presunto pago de sobreprecios en la compra de material ferroviario a España y Ecuador.

De todos los detenidos con prisión preventiva, Jaime es el único que tiene una condena -que aún no está firme- a seis años de prisión por su responsabilidad en la denominada Tragedia de Once, el choque de un ferrocarril contra una estación terminal ocurrido en 2012 que dejó 51 muertos. (Télam)

El listado y sus ubicaciones

Una nómina con ex funcionarios, empresarios y dirigentes sociales y gremiales

Con un régimen de visitas adaptado y un protocolo especial sobre los productos que pueden ingresar a la cárcel, los referentes del kirchnerismo ya comenzaron a recibir visitas de sus familiares durante la jornada de ayer, como fue el caso de Amado Boudou, Carlos Zannini y Julio De Vido.

Junto al ex vicepresidente en el penal de Ezeiza, los kirchneristas detenidos durante este año que pasarán las fiestas en esa cárcel son Carlos Zannini, ex secretario de Legal y Técnica; César Milani, ex jefe del Ejército; el dirigente social Luis D’Elia; y los empresarios de medios Cristobal López y Fabián de Sousa.

A esta lista se agregan Carlos Kirchner, primo del ex presidente Néstor Kirchner -que fue detenido el viernes; Juan ‘Pata’ Medina, el secretario de la Uocra de La Plata; Fernando Esteche, ex líder de Quebracho; Jorge ‘Yussuf’ Khalil, referente de la comunidad iraní en el país; y José María Nuñez Carmona, testaferro de Boudou. En el penal de Marcoz Paz, se encuentran detenidos De Vido; su cuñado, el empresario Claudio Minnicelli; Roberto Baratta, ex subsecretario de Control del Ministerio de Planificación; y Víctor Manzanares, contador de la familia Kirchner.

Entre visitas y una ceremonia interreligiosa

Boudou fue visitado en las últimas horas por su pareja mexicana Mónica García de la Fuente. Asimismo, De Vido -quien fue desaforado por la cámara de Diputados y detenido el mismo 26 de octubre por el desvío de casi $270 millones destinados al yacimiento de Río Turbio- recibió el jueves la visita de su esposa Alessandra Minnicelli, y de sus hijos en el penal de Marcos Paz. Además, el ex ministro de Planificación Federal fue visitado en la semana por el ex secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli.

Para las fiestas, en el penal de Ezeiza se autorizó el viernes la visita masculina y ayer la visita femenina, en tanto que no se permitirán visitas ni el 25 ni el 1 de enero, según precisaron fuentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF). En la cárcel de Marcos Paz se autorizaron las visitas mixtas durante la misma jornada. También se permitirá, según se precisó, que los internos reciban comida y elementos personales autorizados por la administración penitenciaria, con la particularidad de que se aprobará el ingreso de lechón sin cabeza y pan dulce sin frutas, para evitar que se escondan otros elementos en estos productos alimenticios.

El viernes, bajo la consigna “Por una Navidad sin presos políticos”, representantes de las comunidades católica, judía, musulmana, evangélica y de pueblos originarios celebraron ceremonias interreligiosas, para pedir la libertad de dirigentes y ex funcionarios kirchneristas que se encuentran detenidos con prisión preventiva en esas cárceles.

Comentarios