Cristóbal López fue alojado en la cárcel de Ezeiza

Mendoza decidió no renovarle un casino

21 Dic 2017

BUENOS AIRES.- El empresario Cristóbal López fue trasladado ayer al hospital penitenciario de la cárcel de Ezeiza, tras entregarse en el edificio Centinela de Gendarmería Nacional. En tanto, su socio Fabián De Sousa quedó detenido en la cárcel de Marcos Paz. Ambos fueron procesados con prisión preventiva por presunta administración fraudulenta para financiar medios de comunicación.

López y De Sousa, ambos empresarios cercanos a las administraciones de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner, están acusados de ser los responsables de una maniobra de desvíos de fondos que consistía en utilizar $ 8.000 millones del impuesto a la transferencia de los combustibles recaudados en calidad de agente de retención por la compañía Oil Combustibles, para financiar a otras empresas del grupo empresa Indalo.

Tras estar prófugo durante siete horas, López -quien estaba en la Patagonia- se entregó a primera hora de ayer en el Edificio Centinela de Gendarmería y fue trasladado al hospital penitenciario de Ezeiza para realizarse los exámenes médicos habituales. El abogado de ambos, Carlos Beraldi, anticipó que apelará los procesamientos con prisión preventiva dictados por el juez federal Julián Ercolini, para lo cual tiene un plazo de tres días, y luego las decisiones judiciales serán revisadas por la sala I de la Cámara Federal porteña.

Para evitar la exposición ante la prensa, ambos evitaron pasar por la Alcaldía de los tribunales federales de Retiro, pero igualmente quedaron detenidos por la causa que investiga una millonaria evasión en el pago al fisco. El tercer procesado en la causa es el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, también acusado de “administración fraudulenta agravada” y con el mismo embargo que López pero sin prisión preventiva, por presuntamente haber encubierto la maniobra perpetrada entre 2013 y 2015. A diferencia de Echegaray, a López y De Sousa se les dictó la prisión preventiva porque, para el magistrado, violaron “medidas cautelares” que se habían ordenado en la causa con anterioridad.

El actual funcionario de la Jefatura de Gabinete, Fernando Sánchez, quien había denunciado al empresario, celebró la detención de López y aseveró que “empezó a pasar lo que tenía que pasar”, y sostuvo que Echegaray fue “un actor necesario” para que se produjera la defraudación al Estado.

Otra mala noticia para el empresario llegó desde Mendoza, ya que el Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJyC) informó que no se otorgará la extensión de prórroga a la firma Casino Club, que concesionaba López en San Rafael. (Télam)

comentarios