La ultraderecha ingresa al gobierno en Austria

Una alianza entre conservadores y un partido xenófobo ocupará seis ministerios

18 Dic 2017

VIENA, Austria.- El país donde nacieron Freud, Mozart y Hitler se dispone a convertirse hoy en el único país de Europa Occidental con un partido de extrema derecha en el gobierno, después de que el Partido Libertad (FPO) y los conservadores de Sebastian Kurz alcanzaron un acuerdo de coalición para compartir el poder de forma casi igualitaria.

Kurz, de 31 años, y el líder del FPO, Heinz-Christian Strache, anunciaron su pacto el viernes, con lo que entregaron parte del poder a la extrema derecha por tercera vez en la república alpina.

El FPO tomará control de buena parte del aparato de seguridad en Austria, ya que el acuerdo les pone al frente de los ministerios de Interior, Exteriores, y Defensa, dijo un portavoz del Partido Popular (OVP) de Kurz. El OVP controlará la poderosa cartera de Finanzas, así como Justicia y Agricultura.

“Nadie debe tener miedo”, señaló el ministro del Interior entrante y presidente del FPO, Herbert Kickl. Este comenzó su carrera como escritor de discursos del fallecido Joerg Haider, que alabó las políticas laborales de Adolf Hitler y llevó al partido a su primer gran éxito electoral. Ha sido autor de numerosos eslóganes xenófobos e islamófobos y, en más de una ocasión se ha mostrado partidario de restringir el derecho de protesta, con el argumento de evitar situaciones violentas, sobre todo, en referencia a protestas de grupos de izquierda o minorías extranjeras.

Kurz dirigirá el gobierno como canciller y el OVP tendrá ocho ministerios, incluida su oficina. El FPO tendrá seis, incluida la oficina de Strache como vicecanciller.

El FPO fue fundado por ex nazis e hizo campaña contra la entrada de Austria en la UE cuando se celebró un referendo en 1994.

Las advertencias por la llegada de la ultraderecha al poder en Viena no solo parten de analistas políticos y de la prensa progresista. Hoy, cuando los nuevos ministros juren sus cargos, están anunciadas seis protestas masivas en distintas partes de la capital austríaca.

El Partido Socialdemócrata del canciller federal saliente, Christian Kern, y otros opositores al nuevo gobierno han advertido de una concentración de poder en manos de los ultranacionalistas. “El partido populista de derechas sería la fuerza política determinante no sólo para 86.000 funcionarios armados”, sino también en los diversos servicios secretos y de inteligencia, advirtió. (DPA-Especial)

Comentarios