Municipales coparon la Intendencia por tres horas

Desde SOEM demandan que Alfaro no los quiere recibir para dialogar; Berarducci acusa al gobernador de querer desestabilizar la gestión

16 Dic 2017
1

BOMBOS Y PLATILLOS. Los manifestantes se hicieron oír en el hall municipal.

La relación entre el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) y el intendente, Germán Alfaro (Cambiemos), no para de tensarse. El secretario general del SOEM encabezó ayer una movilización a la Intendencia para solicitar una audiencia con el jefe municipal. Como ningún funcionario salía a recibirlos, los manifestantes ingresaron a la sede del municipio y protestaron dentro del vestíbulo por casi tres horas.

“Como no abrían las puertas de la Municipalidad para que pidamos una audiencia, la movilización decidió ingresar a la sede municipal. Lo lógico hubiera sido que nos reciban para avanzar en el petitorio que tenemos, son temas que no son conflictivos y que se pueden resolver con diálogo, mesura y consenso”, explicó Acosta.

Desde SOEM solicitan tres puntos, el ingreso de los hijos de empleados municipales, la apertura de paritarias en la Intendencia y la mejora en las condiciones de trabajo de un grupo de reparticiones (Asistencia Pública, Cementerios, Urbanidad, Espacios Verdes, Obras Públicas, Defensa Civil). “Nunca nos recibió Alfaro, a pesar de que le solicitamos audiencias por escrito, verbalmente, por carta documento y que llevamos 11 marchas pidiendo dialogar”, insistió Acosta.

Mientras un grupo de delegados gremiales, encabezado por el titular de SOEM, se entrevistaban con un funcionario de tercera línea -se comprometió a gestionar una audiciencia-, LA GACETA dialogó por teléfono con el secretario de Gobierno, Walter Berarducci. “Nosotros no recibimos ni damos audiencias a personas que atropellan y van con violencia. Así no se obtiene diálogo ni soluciones. Esta violencia responde a quien se arroga la titularidad del gremio, un obsecuente mandado por el gobernador Juan Manzur, que desgraciadamente usa esta metodología para tratar de desestabilizar la gestión de Alfaro”, se despachó.

Berarducci, que se encontraba junto con Alfaro en una actividad oficial fuera de la intendencia durante la manifestación, comparó a Acosta con Juan Pablo “el Pata” Medina, el ex titular de la Uocra bonaerense procesado por extorsión, entre otros delitos, y al que se le trabó un embargo por $ 20 millones. “No podemos ceder ante la violencia. Se nota que la mayoría de los que protestan no son empleados municipales, son personas pagadas para estar ahí. Responden al atropello, a la barbarie y a la violencia. Hago responsable al gobernador de cualquier daño material o físico, porque es él quien debe garantizar la paz en la provincia”, disparó el funcionario. Y agregó: “no tengo conocimiento de las reparticiones sobre las que reclama Acosta, constantemente trabajamos en mejorar las condiciones de trabajo. En cuanto al pedido del ingreso de hijos de empleados, el único requisito constitucional es la idoneidad, no hay cargos hereditarios. Todo aquel que actúe con civilidad será recibido, en un marco de institucionalidad”.

Mientras los manifestantes se retiraban con la promesa de una audiencia la semana que viene, Acosta le respondió a Berarducci: “simplemente buscamos dialogar y resolver los problemas de los afiliados. Ellos reclaman que el director de Cementerios, por ejemplo, ha nombrado a tres hijos”, finalizó.

Comentarios