Cartas de lectores

16 Dic 2017
1

Polémica reforma previsional I

Es vergonzoso y violento lo que se vivió fuera y dentro del Congreso. El oficialismo desesperado por tratar una reforma que quita poder adquisitivo a los pobres jubilados (contra todas las promesa de campaña), la oposición haciéndose la defensora del pueblo cuando solamente quiere ganar la batalla de poder contra el macrismo, y afuera la represión de gendarmería y los manifestantes violentos de siempre (jóvenes y encapuchados). Habiendo votado al PRO, por ahora no me arrepiento (jamás querría que vuelvan los anteriores) pero si me desilusionan mucho estos atropellos contra la gente, los aumentos constantes, la inflación que no cesa, las inversiones que no llegan y las promesas que no se cumplen y se contradicen. La herencia puede haber sido muy pesada pero ya pasaron dos años. El ajuste está en todos lados menos en los bolsillos de los funcionarios y los poderosos. Si necesitan dinero, usen el que se robaron los políticos del pasado y del presente. ¿O es que al final no era una campaña del miedo?

César Fuad Pablo Adad

[email protected]


Polémica reforma previsional II

Aprovechando este espacio cedido a los lectores, quiero opinar que el gobierno de turno, antes de realizar cualquier tipo de reformas -llámase laboral, previsional y de cualquier otra índole-debe realizar una reforma política, a mi entender la enfermedad más grave que tiene el país desde su instauración. Propongo un ajuste profundo en los haberes básicos, dietas, vales de combustibles, gastos en asesoramientos, de personal contratado, entre otros rubros, que demanda un político argentino. Con ese ajuste, la distribución de los haberes sería más equitativa, incrementándoles el sueldo a los que menos tienen, especialmente a los jubilados, y no quitándoles lo conseguido por derecho propio. Por otra parte, “la brecha” con el resto de los otros sectores: empleados públicos, empleados de comercio, obreros, contratistas, jornaleros, empleados nacionales, entre otros, será más corta y de ese modo hablaremos de “equidad”, respetando las funciones de cada trabajador argentino a la hora de abonarle su salario.

Jacinto Barrionuevo

[email protected]


Polémica reforma previsional III

Realmente es sorprendente lo que podemos leer en LA GACETA: una funcionaria que hizo nueve viajes a Buenos Aires, incluyendo sábados y domingos, cobrando viáticos por todos los días. A nadie escapa que en esa ciudad, desde el viernes a la tarde hasta el lunes, ni los porteros trabajan, menos los empleados públicos. Cuando se darán cuenta los empleados públicos que vivimos muy mal en la Argentina por la pobreza. El jueves hicimos un papelón histórico y mundial con la invasión al Congreso de la Nación y a las legislaturas de Buenos Aires y otras ciudades; peleas en las calles con balas de goma, gases y piedras por toda la zona del Congreso. Y al final no se pudo sesionar. En Provincia de Buenos Aires, hubo huelgas y peleas porque se quería tratar un proyecto que llevaba las jubilaciones de los empleados públicos de 57 a 65 años, proyecto más que razonable ya que el sistema jubilatorio está en quiebra. El gobierno anterior concedió 2 millones de jubilaciones “sin aportes”. Eso es realmente un delirio. Pésima medida de gobierno, cuyo único objetivo -evidentemente- era conseguir votos y populismo. Respecto del proyecto del Gobierno nacional, debería contemplar la posibilidad de dar un mayor aumento a los de jubilaciones mínimas, ejemplo, menos de $ 20.000, y congelar o dar lo mínimo a los jubilados de privilegio -todos los jubilados de los tres poderes del Estado, por ejemplo, que cobran más de $ 50.000-. Además, deberían modificar todas las leyes referidas a las jubilatorias para que todos reciban el 82% móvil “o nadie” lo reciba. El déficit fiscal nacional es consecuencia de los gastos de los poderes del Estado, y ello produce la inflación indomable que nos afecta. Nuestra Legislatura tiene un presupuesto para 2018 que es el doble del aprobado en Cataluña, donde tienen 7,5 millones de habitantes, y nosotros un millón. Señores gobernantes piensen en los pobres. Ganen lo justo, pero no gasten más de lo necesario.

Rodolfo Dagum

[email protected]


Promoción turística, al revés

Leí en LA GACETA que sube del 2,5% al 5% la alícuota del impuesto para los hoteles y restaurantes. Mientras en algunas provincias la tendencia es bajarles los impuestos a los prestadores de servicios turísticos para promover e incentivar el turismo, en Tucumán, al revés, los suben. Señores funcionarios: si se equivocaron con el pacto fiscal firmado con la Nación, no se equivoquen ahora con las medidas que tomen para tapar el bache que les producirá este mal acuerdo. Todos sabemos los efectos multiplicadores y los beneficios para la generación de puestos de trabajo que produce el Turismo. No basta con empapelar el país con afiches promocionando Tucumán; hay que ofrecer incentivos económicos y buenos servicios a los turistas como lo hacen otras provincias y países.

Fernando Carlos Brunet

[email protected]


Ironía y balance de los dos años

Al cumplirse dos años de la asunción de Macri, me parece que no hay nada de que quejarse. Las cosas están más que bien en nuestro país. Que haya vuelto a subir la nafta está perfecto, estaba muy barata. Que paguemos un 500%, o más, por la luz, el gas, el agua, es razonable, era irrisorio pagar tan barato servicios tan importantes. Que los jubilados vayan a ganar menos, está bien, ¿para qué quieren más ? Que los trabajadores tengan aumentos salariales inferiores a la inflación, no pasa nada, estaban mal acostumbrados. Que las fuerzas de seguridad repriman está bien, algo habrán hecho. Que se haya abierto la importación está excelente, total quienes se queden sin trabajo seguro sabrán reconvertirse. Y así, podría seguir enumerando las “maravillosas” cosas que están pasando. El cambio está “fantástico”; “es hermoso lo que estamos logrando juntos”, dijo la gobernadora de Buenos Aires. Desde luego que esta no es mi manera de pensar ni sentir, solo quise ponerme -con un toque de ironía- por un rato en la piel de los macristas y sus votantes, y así poder saber que es lo que se siente al ser insensible y desinteresado de los padecimientos ajenos. Sobre todo de los más carenciados. La verdad que es una sensación muy incómoda.

Oscar Alberto Beltrán

Avenida Belgrano 3350

San Miguel de Tucumán


¡Qué poco duró el romance!

También podría titularse esta carta “La leyenda del chorrito y el hilito”. Los vecinos de la calle 12 de Octubre al 400 y la extensa zona de la plazoleta Mitre, (Lucas Córdoba, San Juan, Mendoza, avenida Mitre) y todas las calles adyacentes vivimos alborozados el cambio que se produjo en la provisión del agua cuando asumió un nuevo funcionario en la conducción de la SAT. Increíblemente apareció el chorrito y el agua salpicaba las bachas con fuerza, reemplazando al hilito de agua al que nos había acostumbrado “la antigua SAT”. Pero lo novedoso es que esta modificación se notó al día siguiente de la asunción. Y sí, pensábamos todos, es la magia del trabajo que da soluciones a viejos problemas. Vivíamos el más fecundo de los romances; había agua, casi todo el día, nos bañábamos, nos afeitábamos, hasta jugábamos al carnaval con mi señora con “un vasito de agua por bando” porque tampoco es cuestión de derrochar, y así con la ropa mojada reíamos y éramos felices casi todo el día. Pero luego todo se cortó. No pasaron dos meses y todo acabó. Nos cantaron “una canción de cuna” para adormecer nuestros reclamos y nos fuimos a dormir contentos y seguros. Pero al despertar, vemos hoy que todo sigue igual, o peor: no hay agua. La sustitución fue paulatina: hoy nos cortaban seis horas, mañana 10; y hoy todo el día. No hay agua, nada. Aveces entre las 6 de la mañana y las 8 aparece el chorrito y luego se va; y no vuelve hasta el día siguiente. Se viene el verano impiadoso y caliente, augurándonos una etapa más cruel todavía. Y la pregunta se instala en todo el vecindario: “qué hay que hacer”, “cómo logramos ser escuchados”, y seguimos esperando instalados bajo “la sombra” de la paz y la paciencia, esperando, esperando.

Antonio Salazar

12 de octubre 450

San Miguel de Tucumán


Boleto gratis para mayores

Agradezco a todos los legisladores y sindicalistas que apoyaron el proyecto del boleto gratuito para los adultos mayores. Es gratificante que hayan puesto en marcha esta iniciativa que tanto lo merecemos y que significaría una acción de justicia social.

Nicolás R. Silva

Manuela Pedraza 1.074

Tafí Viejo


La idea es “salvar al río Dulce”

Quienes integramos este grupo somos pescadores tucumanos, catamarqueños, riojanos, santiagueños y cordobeses. No nos conocemos personalmente, pero compartimos la misma pasión: caminar o navegar el mítico río Dulce para vivir aventuras inolvidables. Nos unimos gracias al whatsapp con un único propósito: tratar de acabar con la matanza indiscriminada del dorado en Santiago del Estero. Desde hace más de tres años las autoridades santiagueñas, con buen criterio, decidieron prohibir la pesca de esa especie en todo el territorio provincial. Por esa iniciativa la población del “amarillo”, como lo llamamos, tuvo un espectacular repunte y muchísimos disfrutamos de su pesca con devolución. Sin embargo, por la falta de controles, se está produciendo una matanza de dorados a lo largo del trayecto del río. A ese problema hay que agregarle que el Dulce está agonizando por la falta de agua. Es cierto, estamos en tiempos de sequía, pero a la poca agua que se libera desde el dique Frontal, se le deben sumar las extracciones clandestinas para riego. Estamos muy cerca de que este inconveniente repita la espantosa mortandad de millones de peces de 2003. Todos nos consideramos santiagueños porque una o dos veces por semana visitamos esa provincia para disfrutar de la actividad. No somos unos cuantos locos, sino centenares que cargan nafta, compran en los quioscos, en los almacenes, en las verdulerías, en las panaderías y en las carnicerías. ¿Se imaginan el impacto económico en las localidades que nos reciben con sus brazos abiertos? Porque amamos al río creamos el grupo “Salvemos al Río Dulce” (para sumarse enviar mensaje al 381-4692456). Además, porque queremos seguir disfrutando de la pesca en esos lugares hermosos. Por eso le pedimos a las autoridades santiagueñas que intensifiquen los controles para detener esta matanza. También esta misión le confiamos al Defensor del Pueblo de Tucumán, Fernando Juri Debbo, quien se unió a nuestro pedido y realizará las gestiones con su par de la vecina provincia. Al dorado también le dicen “el tigre del río” y el “lingote de oro”. Nosotros nos comprometemos a salvar esa riqueza, pero necesitamos de la ayuda de todos.

José Chibilisco, Guillermo Alonso y Rubén Marco (Tucumán), Malco Tamargo y Simón Blanco (Córdoba), Pedro Quiña y Juan Alba (Santiago)

Comentarios