Méndez y Forestello parecen encaminarse en un mano a mano por la sucesión de Cagna

15 Dic 2017

Quieren definir el tema cuanto antes. Pero no quieren errar. El futuro de San Martín está en manos de su dirigencia, la que estudia bien el horizonte antes de dar un paso.

La llegada del nuevo entrenador es un “tema de Estado” en Bolívar y Pellegrini. Pero claro, saben que una buena elección puede catapultar al equipo a la lucha por el primer ascenso (hoy se encuentra a cinco puntos de la cima), como así también un yerro en la decisión puede tirar por la borda todas las ilusiones.

Por eso, Roberto Sagra no descansa en Buenos Aires. Va de reunión en reunión, escuchando y tomando nota de cada postulante al cargo. Quiere retornar a nuestra provincia con un panorama más claro para presentarle al resto de la dirigencia y, recién allí, decidir el sucesor de Diego Cagna.

Es cierto que tras cada “cumbre” que el presidente tiene en Capital Federal, suben o bajan las acciones de cada candidato. Así las cosas, según lo que explicaron desde la dirigencia, durante la jornada de ayer cayeron las acciones de algunos entrenadores que habían tenido un primer contacto con Sagra.

Ricardo Caruso Lombardi parece no ser del agrado de los integrantes de la directiva. Roberto Trotta y José Flores tampoco contarían con mucho apoyo debido a la inexperiencia, a la larga inactividad y a sus flojas campañas cuando estuvieron al frente de algún equipo.

Por eso Sebastián Méndez, que había dejado una buena impresión en la reunión con Sagra y Rubén Forestello, con quien se reunió ayer, parecen perfilarse para disputar un mano a mano por el cargo. Claro, siempre y cuando no aparezca algún tapadito de última hora.

El perfil de los candidatos indica que en San Martín apuestan por un entrenador joven, motivador, trabajador y obsesivo. Méndez y Forestello se caracterizan por armar equipos fuertes y aguerridos.

Según fuentes consultadas en Jujuy, en Mendoza y en Córdoba, donde “Gallego” estuvo dirigiendo en los últimos años, explicaron que el ex entrenador de Belgrano tiene una gran virtud: “lo quieren todos los jugadores a los que dirige”, aseguraron.

Además, Méndez no se casa con ningún sistema y apela a ensamblar equipos bien “verticales” que puedan lastimar al rival en dos o tres toques. Y claro, una vez sacada la ventaja, intenta cuidarla con uñas y dientes.

Sobre el ex entrenador de Olimpo, las opiniones no difieren demasiado. Forestello es un cultor del fútbol pragmático: defensa férrea y ataque picante.

“Gallego” y “Yagui” parecen ingresar en la recta final para sentarse en el banco “santo”. Sagra retornará hoy de Buenos Aires e inmediatamente se reunirá con el resto de la directiva.

Por ese motivo, quizás hoy a última hora, o mañana, comience a definirse el tema que mantiene en vilo y expectantes a todos en Bolívar y Pellegrini.

Comentarios