A 96 horas del balotaje, hay en Chile un escenario de empate

Piñera busca los votos del pinochetismo, mientras Guillier logra el aval del Frente Amplio En el último debate, los candidatos presidenciales se centraron en el crecimiento económico y la política inmigratoria

14 Dic 2017
1

SIN CERTEZAS. Piñera ganó en primera vuelta, pero enfrenta la segunda con una ventaja ínfima sobre Guillier. reuters

SANTIAGO, Chile.- Las principales figuras de la izquierda y de la derecha chilenas arremetieron en las últimas horas con reclamos contra los candidatos para el balotaje del domingo, Alejandro Guillier y Sebastián Piñera, respectivamente, en un intento de poner condiciones para definir el balotaje este domingo.

Según la última encuesta de la empresa Cadem, el ex presidente Piñera tiene una intención de voto del 40% frente a un 38,6% de Guillier. En la primera vuelta, Piñera salió primero con 36,6% de los votos, y Guilier quedó segundo con 22,7%.

El oficialista Guillier, quien aspira a recibir el apoyo del fundamental 20% de los votos que el Frente Amplio obtuvo en la primera vuelta, fue blanco de críticas de varios representantes de esa alianza de izquierda, que cuestionaron su “tibieza” y las “contradicciones” exhibidas en el último debate presidencial.

El ex presidente Piñera, decidido a hacerse del nada despreciable 8% obtenido por el pinochetista José Antonio Kast, también recibió objeciones no sólo del líder derechista, sino también del senador Manuel José Ossandón, destacado miembro de Chile Vamos y ex rival suyo en las elecciones primarias.

Para la tranquilidad -relativa- de Guillier, la ex candidata del FA, Beatriz Sánchez, reiteró ayer que votará por el oficialismo, aunque más que por convicción, para que no gane la derecha.

“Yo no quiero ese presidente (...) Más que un voto a favor de Guillier, es un voto contra Piñera”, dijo la periodista.

Sánchez, que obtuvo el 20,2% de los votos en la primera vuelta, aseguró que su decisión se “precipitó” el 4 de diciembre con la denuncia de Piñera de un supuesto fraude electoral en la votación del 19 de noviembre.

El ex presidente afirmó que algunos votantes recibieron papeletas previamente marcadas a favor de Guillier y Sánchez, aunque no presentó pruebas ni denunció ante el Servicio Electoral.

El movimiento Izquierda Autónoma, uno de los 14 partidos que integran el Frente Amplio, resolvió apoyar al oficialismo. “Votaremos por Guillier como un acto político para defender nuestro derecho a incidir en las medidas que adopte el gobierno”, señaló el colectivo, que nació en 2008 en la Universidad de Chile.

Por el lado de Piñera, Ossandón condicionó su apoyo en función de que el ex presidente cambiara su postura respecto de la gratuidad en la educación.

El tema de la adopción homoparental también causó divisiones dentro de la derecha tras las declaraciones del candidato en las que no fue claro en su posición, pero dijo que, si no es posible darle a un niño “un padre y una madre, tenemos que abrirnos” a otras posibilidades.

Confrontación fiscal

En el debate, el último antes de las elecciones, los candidatos se centraron en el crecimiento económico y en cambios a la política de inmigración.

Piñera aseguró que “revisará” el sistema tributario modificado por el gobierno saliente, al tiempo que no descartó una rebaja de impuestos a las empresas con el fin de estimular la inversión.

Guillier defendió el aumento de tributos de las grandes compañías, aunque pre(DPA-Reuters)

En Esta Nota

Sebastián Piñera
Comentarios