Lucchetti, el ídolo que pudo no haber llegado de no ser por una picardía

14 Dic 2017
1

HÉROE. Lucchetti lleva cinco años en un Atlético que planea renovarle ilimitadamente su contrato.

El destino, y una que otra mentira piadosa, hicieron que Cristian Lucchetti sea hoy uno de los mayores ídolos y referentes de Atlético. Miguel Abbondándolo estuvo en la negociación y cuenta los entretelones de una contratación que estuvo a punto de caerse. “Cuando se fueron Lucas Ischuk y Esteban Dei Rossi debíamos salir a la carga para conseguir un arquero de categoría. Justamente, el primer refuerzo que cerramos con Ricardo Rodríguez fue el ‘Loco’ Damián Albil, un 9 de julio. Al día siguiente viajo a Buenos Aires. Durante el almuerzo Albil me pregunta por todo y quedamos en firmar al otro día a las 17 porque el avión hacia Tucumán, con Albil adentro, despegaba a las 19. Todo bien hasta ahí”, recuerda riéndose Abbondándolo.

“Esa misma mañana del 12, Albil me llama y me dice: ‘voy a empezar por el final. Puteame, decime lo que vos quieras que tenés toda la razón del mundo. Me llamó la gente de Tigre. Me quedo’. Me quería morir”, reconoce el directivo. “Es que hasta se había confirmado a los medios que Albil era nuestro”.

“Reaccioné y fui por el suplente. Lo cerré a Ezequiel Cacace. Fui por Marcelo Caranta pero Rosario Central rompió el mercado y se lo llevó. Días después, hablo con el representante del ‘Laucha’. Lo invito a tomar un café y le pregunto condiciones. Me dice que lo veía imposible pero que iba a consultarle. Insistí con que charláramos los tres. Lucchetti venía de Boca, Banfield y tenía una variedad de opciones que nosotros no podíamos competir. Pero igual insistí. En ese almuerzo fueron todos, hasta que Cristian tiró un ‘sí’. Llamé a Mario y le dije, ahora o nunca. Me dio el ok y al otro día fui a buscar el contrato que Hugo Bermúdez había mandado por avión. ‘Laucha’ firmó y yo respiré, pero... por la noche su repre me dice si podíamos tirar para atrás todo. De Colombia lo buscaban. Le dije que era imposible porque el contrato ya estaba en AFA. Mentira, claro, ja”.

El sí de "Pulguita" y la misión de buscar arquero

Lo que viene es una nota que se repite semestre a semestre: los primeros días después de cada bajada de telón del torneo local, las aguas del mercado de pases están tan calmas como cuando un recién nacido duerme 18 horas al día.

Por eso, el apuro en esta primera semana sin fútbol es un mal consejero. En Atlético, casi como cuando surgió la contratación de Cristian Lucchetti, hace cinco años, están abocados hoy a la prioridad de fichar a un arquero. Nombres hay varios, todos dando vueltas. Ninguno es seguro. Tampoco hecho y confirmado.

Pero atención. La buena relación que existe entre las directivas del “Decano” y River podría ser un nexo si es que Ricardo Zielinski termina de levantarle el pulgar a la consulta sobre los servicios del arquero Augusto Batalla. “Es uno de los tantos nombres que hay en el mercado”, respondió el vocal Miguel Abbondándolo, como queriendo bajar el perfil a la supuesta carrera por quedarse con los servicios de Batalla.

Habrá que esperar. Habrá que hacer culto a la paciencia y hacer números, porque puede que no sea Batalla el indicado y sí otro “cuidapalos”.

No habrá desesperación para las contrataciones y tampoco si algún integrante del actual plantel pide su libertad de acción. “Todo se verá”, respondió el dirigente. Lo bueno, ante una palabra medio ambigua, tras la final de la Copa Argentina, en Mendoza, es que Luis Rodríguez dijo que no se va a ir.

Comentarios