Cartas de lectores

13 Dic 2017
1

la gaceta / foto de diego aráoz

Los concejales de Yerba Buena

En mi condición de ciudadano-vecino de Yerba Buena, quiero manifestar lo siguiente: es vergonzoso, intolerable, denigrante e inaceptable el comportamiento y la actitud de los concejales de este municipio, tanto oficialistas como opositores; sobre todo estos últimos. Resulta inaudito que estos señores crean que el edificio del Concejo Deliberante es un jardín de infantes y que allí pueden hacer todas las jugarretas que se les antoje, puesto que este, y no otro, es el objetivo y el fin de todo infante. Hace más de un año que están empecinados en una disputa inútil y estéril, con lo cual subestiman y afrentan la voluntad ciudadana que los eligió para que trabajen para una verdadera ciudad jardín, para la paz y armonía de sus habitantes y no para las peleas infantiles a que nos tienen acostumbrados. Señores ediles, lo único que hacen es discutir en lugar de dialogar. En esto último consiste la democracia, un sistema de gobierno que estipula nuestra Constitución y las leyes, y cuyos pilares fundamentales son la verdad y la Justicia, garantes de la equidad para la convivencia ciudadana. En democracia la verdad y la Justicia no se declaman; se las practica con hechos concretos y no con falsas promesas que nunca son cumplidas. Ustedes están obligados a rendir cuenta de sus gestiones ante el pueblo, en primer lugar, luego con el Presidente, el Gobernador y finalmente ante el intendente porque así lo establecen la Constitución y las leyes. Recuerden que ningún gobierno de turno y menos un partido político tiene potestad sobre las instituciones del Estado. El dueño y soberano es el pueblo. Finalmente, y como transitamos un mes especial, quiero pedirle al Niño Dios que en la Nochebuena les regale a nuestros gobernantes una Biblia, los 10 mandamientos y el libro “La República”, de Platón, y les dé la voluntad suficiente para leerlos y tengan en adelante una guía hacia la luz, la Justicia y la verdad.

Rubén Albornoz

Pedro de Villalba 903

Yerba Buena


Sentencia de pago a jubilados

Hablando de jubilados, hemos leído en LA GACETA que el Gobernador de Tucumán pide que le aprueben el Presupuesto 2018 por $ 67.500 millones, y en el detalle de la página 10 del 10/12 refleja que no destinará un peso para pagar el sueldo actualizado con el 82% móvil automático a los jubilados y pensionados provinciales y municipales transferidos a la Nación. Y mucho menos para pagar los cientos de millones que nos deben por retroactivos, a los que tienen sentencia judicial favorable como también a los que no hicieron juicio. Lo grave de este detalle es que no cumple con la Justicia, no acata lo que se le está ordenando. También cabe decirle que al pagar sueldos en negro a los empleados de la administración pública, una decisión reñida con la legalidad, no llega a la Anses gran parte del aporte jubilatorio del empleado y del empleador. Si estuviera “en blanco” todo el pago de los haberes de los activos, se terminarían los reclamos de los jubilados porque la Anses nos pagaría ése 82% móvil automático. Con esto último soñamos los jubilados, pero es algo muy difícil que se pueda dar en la realidad. Dice el Gobierno que no tiene dinero y prorroga todos los años la Ley de Emergencia Económica, pero LA GACETA nos informa que el Poder Judicial, el Poder Legislativo, el Tribunal de Cuentas -no se anima a confesarlo el Poder Ejecutivo- tienen millones de pesos de superávit del 2017, que los guardarían para cuando inventen algún estado de emergencia.

Ángel Ricardo Salguero

[email protected]


Desilusión por la reforma

Carta al ingeniero Mauricio Macri: desde que decidió hacerle frente a las mafias (ladrones y corruptos, contrabandistas, proveedores de drogas e insumos para producirlas, sindicalistas, asesores, cómplices, etcétera) del gobierno anterior, me uní a sus ideas y proyectos. Jamás presté atención a quienes vaticinaban que gobernaría para favorecer a los ricos en desmedro de los pobres de este país. Lo defendí a muerte en cuanta discusión participé, y escribí a su favor en redes sociales y en cartas de lectores de LA GACETA de Tucumán, mi pueblo. Pero, con las últimas medidas que pretende implementar y que afectan en primer lugar a los jubilados y pensionados, me llené de dudas. ¿Por qué ajustarnos en menos a nosotros, uno de los sectores más necesitados? O él y sus asesores desconocen que el sueldo de los jubilados y pensionados lo destinamos en un 80% o más al rubro “compra de medicamentos”. ¿No era que el ajuste que correspondía hacernos este año era para recuperar un poco lo perdido el año pasado? Con su nuevo sistema de ajuste por inflación, que regiría desde el primer día de enero, todo el atraso del año pasado tendremos que enviarlo al rubro “pérdidas”. Me imagino que tiene en mente prolongar su mandato después de finalizado el actual (o quizás estoy totalmente equivocado). ¿Sabe que somos una masa de más de 11 millones de pasivos, compuesta por 5.832.476 jubilados y pensionados, 1.432.037 con pensiones no contributivas y 3.936.558 beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo? Me imagino que se habrá dado cuenta a dónde irán a parar esos 11 millones de votos. Creo que se aprovechó del más débil, ya que no podemos hacerle un paro, ni tenemos el vigor necesario para armar piquetes y manifestaciones. ¿Por qué no les hace lo mismo a los grandes gremios? ¡Qué lástima, qué desilusión, qué engaño! Hoy siento un poco de vergüenza al defenderlo. Realmente hizo de todo para favorecer a los que ya tenían mucho, y dejó que nosotros, los más necesitados, nos arreglemos como sea o podamos.

José Luis Roldán

Azcuénaga 514

San Miguel de Tucumán


Problemas con los canales

Según LA GACETA del 11/12, ya demasiado tarde para la temporada que se avecina. A las autoridades provinciales parece “preocuparles” los posibles anegamientos en distintos puntos de nuestro territorio. A mi criterio, este es un problema de vieja data, por lo que cabe preguntarse: ¿qué se hizo desde hace 35 años para mitigar este problema? Y estoy seguro que si el doctor Celestino Gelsi hubiera estado cuatro años dentro de este período, hubiera “tomado el toro por las astas” y el tema estaría subsanado. No nos olvidemos que mientras duró su gestión, construyó la ex terminal de ómnibus, pavimentó el ex aeropuerto, transformó un importante edificio en la Maternidad, construyó el Hospital Centro de Salud, transformó el deficiente Hotel Savoy en Casino, trabajó 24 horas diarias para obtener la fuente de recursos para completar la obra de la presa El Cadillal, que subsana hasta hoy la provisión de agua potable de la capital tucumana, entre otras obras. Y eso en sólo cuatro años. Hoy lo único que se remarca es la falta de ayuda económica nacional, que consiste en cifras siderales para poder comenzar algunas obras, como los canales Norte y Sur. En cuanto al primero, puedo decir que hace casi cuatro décadas que existe un proyecto para ensancharlo, lo que no se realizó a pesar de que, inconscientemente, se le agregó el agua proveniente del barrio Lomas de Tafí. Este líquido lo absorbía, antes de la construcción del canal, el terreno. Y si nos referimos al canal Sur, este tuvo problemas iniciales, toda vez que, si continuaba con la pendiente original su final hubiera estado por debajo del nivel de aguas del Río Salí. Este fue el motivo de su ensanche con la mínima pendiente, lo que produce la decantación de todo el material de arrastre y la necesidad de realizar anualmente su limpieza. Y, según LA GACETA, la secretaria de Obras Públicas menciona la necesidad de profundizarlo. Señores gobernantes, al problema de desagües pluviales en nuestra capital hay que tratarlo minuciosamente e inteligentemente, porque los niveles entre la ciudad y el río son mínimos. A esta altura de los tiempos, no creo que se encontrarán soluciones y hay que estar preparados para ver qué es lo que nos depara la naturaleza. Pero, eso sí, hay que actuar responsablemente, ya no para ahora, sino para que en la próxima temporada no se renueven estas preocupaciones.

Enrique Julio Ortega

Tucumán 148

Tafí Viejo

Comentarios