Llevaban cocaína oculta en asientos de un micro

Gendarmería Nacional secuestró casi 10 kilogramos de droga La sustancia estaba debajo de asientos que no habían sido vendidos. Iniciarán una investigación.

10 Dic 2017
1

SISTEMA. Los panes de cocaína estaban enganchados con anzuelos. .

Lo que debía ser un operativo de rutina, se terminó transformando en el mayor secuestro de droga que realizaron las fuerzas de seguridad en los dos últimos meses. Personal de Gendarmería Nacional secuestró 10 kilos de cocaína de un micro que había partido desde la localidad salteña de Orán y que se dirigía hacia la capital de Córdoba.

Los gendarmes hicieron detener el ómnibus en el puesto de peaje de Trancas. Hicieron bajar a los pasajeros y, mientras controlaban su equipaje, revisaron el interior del enorme rodado. Allí descubrieron que, envueltos en sábanas había bultos enganchados con gomas y anzuelos en la parte inferior del asiento. Lo sacaron y, después de hacer los análisis correspondientes, descubrieron nueve paquetes de cocaína con un peso de casi 10 kilos.

El personal de la fuerza de seguridad interrogó a los pasajeros y ninguno se hizo cargo de la droga. También observaron la planilla donde aparece la nómina de viajeros. Allí observaron que los paquetes estaban ocultos en los cinco asientos que no habían sido comercializados. Consultaron a los funcionarios judiciales que ordenaron la identificación de todos los ocupantes del micro y que se los dejara continuar viaje.

Los investigadores sospechan, por la manera en la que se transportaba la droga, que alguien de la empresa puede estar involucrada en el envío. No es posible colocar la cocaína de esa manera sin llamar la atención de ninguna de las personas que formaban parte del pasaje. Nadie señaló haber observado algo raro en el trayecto.

Valores

El valor del kilo de cocaína es de U$S 3.000 (unos $ 52.950) en la frontera. Mientras que en la Córdoba, según confiaron fuentes policiales, podría tener una cotización de U$S 5.000 ($ 88.250). Los 10 kilos normalmente se estiran hasta siete veces como mínimo, es decir que a la calle se lanzan unos 70 kilos, que en dosis de un gramo, son 70.000. Cada una de ellas se comercializa a no menos de $ 100, por lo que la ganancia total podría llegar a los $ 7 millones.

Fuentes de Gendarmería también confirmaron que se intensificarán los controles de los ómnibus y camiones que provienen de Orán, ya que estiman que esa es la principal ruta de ingreso de cocaína al país vía Bolivia.

Comentarios