Inauguran un anexo del Espacio Incaa con programación propia

La sala Hynes O’Connor tiene capacidad para 80 personas y se destinará principalmente a la proyección de filmes locales y documentales.

05 Dic 2017
1

LEYENDA. Tita Merello es la protagonista de un documental y de una ficción dirigidos por Teresa Costantini. telam.com.ar

ACTIVIDADES SUCESIVAS

• A las 19, en el hall del Ente Cultural (San Martín 251), gran milonga con Beto Germanó.

• A las 20, inauguración del anexo del Espacio Incaa en la sala Hynes O’Connor con la proyección de “Buscando a Tita - El documental”.

• A las 21.30, en la sala Orestes Caviglia se verá “Yo soy así, Tita de Buenos Aires”.

Entrada libre y gratuita a todos los eventos.


El cine documental y las producciones tucumanas tendrán un lugar para mostrarse. Hoy a las 19 se inaugurará un anexo al Espacio Incaa, que funcionará en la sala Hynes O’Connor del Ente Cultural de la Provincia. Este espacio trabajará en forma independiente de la sala Orestes Caviglia y con programación propia.

El lanzamiento tendrá lugar con una milonga popular, con temas clásicos del género a cargo del Dj Beto Germanó. La invitación es abierta a todo público en el hall de entrada de San Martín 251. Luego, ya en la sala Hynes O’Connor, se proyectará el documental “Buscando a Tita”, de Teresa Costantini, dedicado a la cantante y actriz Tita Merello. A su finalización, el público bajará hasta el subsuelo para la proyección de la película de ficción basada en la vida de la artista: “Yo soy así, Tita de Buenos Aires”, también de Costantini y con las actuaciones protagónicas de Mercedes Funes y Damián De Santo, quienes estarán en el estreno local junto con el vicepresidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Fernando Enrique Juan Lima. La entrada es libre y gratuita y debe retirarse a partir de las 10 de la boletería del Ente.

El director de Medios Audiovisuales de la Provincia, Rafael Vázquez Rivera, le precisó a LA GACETA que el anexo es consecuencia de un trabajo conjunto entre el Ente y el Incaa: el organismo local se hizo cargo de las refacciones y adecuaciones de la sala Hynes O’Connor, con un replanteo integral del acceso, del entorno y de la ubicación de las 80 butacas que tiene este espacio (las que además fueron reparadas), junto con un tratamiento acústico del lugar, lo que insumió unos $350.000. Mientras que desde la Nación se aportó el equipamiento, todo nuevo y con un costo superior a $1,5 millón. En total, la inversión rondó los $ 2 millones.

“La reforma fue haciéndose por etapas y los equipos (un proyector digital en 3D, un sistema de sonido envolvente y una pantalla de cuatro por tres metros) fueron remitidos por el Incaa, para que se escuche y se vea bien lo que se programe. La idea es que sirva como sitio de referencia para el estreno de producciones locales de cortos y largometrajes, y también será destinada para la realización de conferencias, charlas y capacitaciones”, explicó el funcionario.

- ¿Qué características la distinguen de la sala Orestes Caviglia?

- Principalmente la capacidad. Es más chica y más íntima que la que ya funciona, y está pensada para un acompañamiento de la programación de la sala grande, donde hay también teatro y ballet. El objetivo es que sea complementaria de la actividad del cine entre jueves y sábado en el anexo, y entre domingo y martes en el Espacio Incaa actual. La calidad del equipo es la misma, pero puede variar la de la procedencia del material fílmico.

- ¿Habrá coincidencias en la programación?

- Nunca, la idea es que no coincidan. Van a ser programaciones complementarias, que no se van a repetir entre las dos salas. Como la Hynes O’Connor va a ser más acogedora, seguramente vamos a programar producciones independientes de cine argentino, documentales y cortometrajes, que van a tener su sitio en esta sala. Vamos a comenzar durante la segunda quincena de enero, cuando se vuelva de las vacaciones, pero la próxima semana tenemos proyectada una primera muestra especial.

- ¿De qué manera los cineastas locales podrán acceder a esta nueva sala?

- Vamos a hacer un llamado especial a interesados que tengan películas, tanto cine clubes como producciones locales. Esto ya lo venimos charlando con los cineastas tucumanos, pero la exigencia es que se cuente con un distribuidor oficial. Hay que avanzar en muchas cosas para cumplir con la Ley Nacional del Cine, como la proyección de cortos antes de largos en las salas propias; es una forma de ponerlos en valor.

- ¿Por qué la imposición de tener una distribuidora?

- Tiene que estar clara la venta de boletos, porque el 10% de lo recaudado va al fondo de fomento cinematográfico. Hay que blanquear esa situación. Deberán buscar un distribuidor y a partir de que lo tengan, podrán estrenar o proyectar filmes propios en las salas. Lo recaudado será para los productores, directores y artistas, como un subsidio indirecto. Puede ser utilizado por la Escuela de Cine de la UNT, o para ciclos de cortometrajes.

- ¿Quién puede ser distribuidor?

- La Escuela de Cine o el Ente, por ejemplo, debemos ponernos de acuerdo. El objetivo es que puedan recaudar, lo que exige la emisión del boleto oficial cinematográfico, no hay otra salida.

Comentarios