La zamba habita en la guitarra de Jorge Salles

El folclorista comienza un camino solista.

03 Dic 2017
1

EN BÚSQUEDA. Jorge Salles se identifica con el estilo de Popi Quintero.

ACTÚA HOY

• A las 22 en Casa Managua (San Juan 1.015).

Cuando se le pregunta el motivo de su amor por la zamba, responde simplemente con su lugar de nacimiento. Tan tucumano es Jorge Salles que ese origen basta como razón para haberse enamorado de ese ritmo, que hoy será el más presente en su recital debut como solista en Casa Managua. En algunas canciones lo acompañará Ale Puy.

“Mi repertorio está inundado de zambas. Las estructuro y preparo rápido, tengo creatividad a la hora de arreglarlas. Siempre me costó engancharme con la chacarera”, aclara, sin ganas de abrir el campo a una polémica con los santiagueños.

El guitarrista transitó escenarios con Gabriel Vega en el dúo Yanasus y juntos representaron la provincia en el PreCosquín de 2014 y en el PreBaradero de 2013 y del año pasado. “Veníamos muy bien, pero creo que la falta de disciplina y madurez hizo que dejáramos de ensayar, lo que dio pie a que comience a cantar solo de un modo más profesional que antes, por lo menos en la forma de trabajo. Mi propia voluntad y esfuerzo harán que siga para adelante”, señala.

Se identifica con una nueva generación de cantantes locales, entre los que destaca el talento y la prolijidad de Eric Aguirre y de Álvaro Olmos, aunque a diferencia de ellos, no está abocado a la composición. Su repertorio está integrado por temas de Jorge Drexler, Néstor Soria, Juan Falú, el “Chango” Rodríguez, Manuel J. Castilla, Juan “Popi” Quintero y Lisandro Aristimuño, aunque con arreglos propios para adecuarlos a la estética del concierto.

Esa variedad de estilos y creaciones se corresponde con sus gustos musicales. “Desde mi adolescencia siempre escuché al Dúo Salteño, al “Cuchi” Leguizamón y a Lucho Hoyos, hasta que me encontré con la obra de Popi Quintero y marcó en mí una linea y una idea clara de lo que quería con mi música. A partir de entonces, busco innovar en mi repertorio con temas que no se cantan mucho ni se escuchan en las radios, con otras formas y colores”, sostiene. Para llegar a esa definición pasó también por los referentes más populares del folclore actual como Los Huayra, Soledad, Abel Pintos o el “Chaqueño” Palavecino. “Me alejé de esa línea porque me cansé de escuchar lo mismo”, sentencia. Por ello, hoy comienza un camino distinto, individual y propio.


Comentarios