Senegal: “debemos preguntarnos contra qué nos rebelamos”

Raúl García Posse reivindica el origen del rock.

03 Dic 2017
1

UNA SOLA TOMA. Senegal Grindcore Mafia grabó en vivo “Ido y lúcido”. Gentileza Alejandro Romano

ACTÚA HOY

• Desde las 20 en Robert Nesta Club (San Martín 1.129).

Elegir un método de producción implica un discurso ideológico en sí mismo. Cuando Senegal Grindcore Mafia decidió recurrir al financiamiento colectivo con microdonaciones para realizar su segundo disco, “Ido y lúcido”, anidaba en esa idea un concepto: “hacer de nuestra música un medio de vida, para que nuestros proyectos generen trabajo para nosotros y para más gente que quiera dedicarse a lo que le apasiona”, explica Raúl García Posse.

El vocalista y guitarrista de la banda tucumana considera que a partir de haber explicitado ese objetivo, quienes los apoyaron se sintieron identificados en esa búsqueda. La consecuencia fue haber reunido $ 300.000 en menos de dos días, más de lo que necesitaban; y el resultado es que el CD será presentado hoy en Robert Nesta Club, con Brahmans (un power trío local de groove) y Barro (un grupo instrumental cordobés de noise y psicodelia que actuará por primera vez en la provincia) como sus teloneros desde el inhabitual horario de las 20.

“Nos llama la atención haber movilizado tanto a la gente sin haber mostrado siquiera la tapa del disco; pensamos que influyó en ese sentido el hecho de haber incluido al público en la producción”, agrega el vocero del grupo que comparte desde hace tres años con Gaspar Rojas (guitarra y voz), Germán Gómez (batería) y Pablo Lamela Bianchi (bajo).

- ¿Qué caracteriza al sonido de la Senegal?

- Principalmente el dinamismo. Cuando hacemos música buscamos sorprendernos y sorprender a los oyentes, tratando de inducirlos a una escucha activa que les permita apreciar nuestros álbumes en su totalidad, al mismo tiempo que a los detalles de cada pieza.

- ¿Cómo surgió el nombre?

- Apareció a modo de broma en la época en que existían Los Random, Delphoz y Los Empleados. Años después, ya disueltas esas bandas y cuando las zapadas se convirtieron en algo más serio, lo recordamos y nos pareció buena idea usarlo. No sabíamos qué estilo de música haríamos, y el nombre de entrada nos daba la pauta de que no sería grindcore.

- ¿Qué distingue a este segundo disco del primero?

- Veníamos acostumbrados a grabar los instrumentos por separado, lo cual nos permitía hacer muchas tomas hasta encontrar la correcta, además de la posibilidad de sumar voces, guitarras y arreglos que en el escenario no siempre podían ser ejecutados. En cambio, el disco nuevo se grabó 100% en vivo con la premisa de captar la magia del momento y así lograr que sonara tan real como un ensayo, pero con un nivel de producción superlativo. También prestamos especial atención a los detalles, con la intención de que cada frase y cada paisaje sonoro generen una sensación específica en el oyente. Con este segundo trabajo encontramos nuestra personalidad en la manera de trabajar con la música y al componerla. Se podría decir que logramos que la Senegal suene a la Senegal.

- ¿Hubo una maduración estilística?

- Sí, el hecho de tener una sola oportunidad para conseguir la toma grupal correcta, sumado al deseo de profesionalizarnos, hicieron que la búsqueda en términos artísticos sea mucho más desafiante y enriquecedora. Lo que hicimos con este CD forma parte de un primer paso hacia algo mucho más grande en lo que estamos trabajando. Básicamente se trata de un movimiento con el que queremos proponer una nueva perspectiva respecto a la industria musical en Argentina, para lograr acortar la gigantesca brecha que existe entre el músico profesional y el músico under.

- ¿”Ido y lúcido” les abre las puertas a una proyección mayor?

- Estamos muy conformes con la repercusión que está teniendo el disco. Se ha hablado mucho de la forma de trabajar que proponemos y sobre el protagonismo que debe tener el público en la escena. Estamos trabajando en nuevas ideas de cara al próximo disco para plantearlo desde una perspectiva diferente. Pero antes estamos abocados a una gira durante 2018.

- ¿El rock se estigmatizó o ese sello le fue impuesto desde afuera?

- Hay un sector formado por músicos y público que tomaron como estandarte el “sexo, drogas y rock & roll”, y aún hay gente identificada con ciertos estereotipos y actitudes que tienen más que ver con la irresponsabilidad y la inmadurez que con la rebeldía. Es una tergiversación del verdadero espíritu del rock, que cuando surgió lo hizo para cuestionar el orden de las cosas. Hoy sería bueno preguntarnos contra qué nos rebelamos y qué es lo que tiene de nuevo el rock para proponer a la sociedad en el futuro.


Comentarios