Cartas de lectores

01 Dic 2017

Polémica reforma previsional

Al parecer cuesta menos trabajo confundir para bajar los aportes patronales. También para elevar la edad jubilatoria, y que las personas de la tercera edad sigan trabajando con sus últimas fuerzas. Parece que se trata de modificar las jubilaciones para pagar menores jubilaciones. Y a la par, empeorar todo lo que tiene que ver con impuestos directos, aumentando las retenciones, los débitos y créditos bancarios; las tasas de interés para que cambien dólares por pesos ganando intereses usurarios que paga el Banco Central. En fin, las medidas van en contra de todo lo que es sensato. Deberían pensar y trabajar sobre nuestras industrias y que se fabriquen motos, autos y aviones, entre otros productos, como se hacía antes. ¿Para qué quiere este Gobierno los U$S 55.000 millones como reserva en el Banco, si no fueron ganados con productividad sino con pura especulación? Esto es una confusión. Por supuesto que sin una escuela pública de gran nivel académico y por decisiones poco claras como estas, seguiremos siendo ciudadanos confundidos.

Carmelo Felice

[email protected]

El ARA San Juan I

En 1955 cumplí con el servicio militar en nuestra Marina de Guerra. Un año solamente, debido al fallecimiento de mi padre. Era por 24 meses. Único hijo varón, me otorgaron la baja. Para entonces, tenía como nuevo destino prestar servicio en el Transporte Bahía Aguirre en ese segundo año. Allí conocí “por dentro” a los integrantes de la Marina de Guerra. Oficiales, suboficiales, todos identificados con la institución y sus integrantes. Todo era camaradería. Estuve durante ese año en Río Santiago. Allí permanecía el submarino Santa Fe. Lo conocí por fuera y por dentro. Lo estaban reparando. Por supuesto hoy debe estar en el Museo Naval. Era una nave alemana de la Segunda Guerra mundial. La tripulación se integraba entre 12 y 15 marinos. El almuerzo y la cena se servía en el submarino, alejados de la Base Naval. El compañerismo era magnífico. Traigo a colación esta situación en homenaje a esos 44 marinos entre los que se encuentra una mujer, que conforman la tripulación del ARA San Juan. Esta carta lleva implícito el propósito de rendir homenaje a esos marinos que se brindan para servir a nuestra Patria. Espero que con la tecnología de punta que se utiliza encuentren lo antes posible al submarino, y Dios quiera que sea con buenas noticias. Y se terminen las especulaciones de tanta gente en la televisión, con opiniones que sólo aportan a la desazón y a generarnos más dolor.

Hugo César Navarro

Francisco de Aguirre 1.582

San Miguel de Tucumán

El ARA San Juan II

Conmovida profundamente porque hace más de 15 días que los 44 marinos valientes partieron de Ushuaia en el submarino ARA San Juan, con destino a controlar las aguas del Atlántico para evitar la pesca clandestina. ¡Cuánta valentía de estos tripulantes que no escatimaron esfuerzos ni midieron las consecuencias de la difícil travesía que debían recorrer! Las fallas técnicas del submarino les impidieron seguir comunicados con la base naval de Mar del Plata. Los familiares esperan ansiosos y angustiados cada parte oficial que emite el vocero de la Armada, pero esto no es suficiente ya que hasta la fecha no pudieron encontrar al submarino y su tripulantes. ¡Cuánta angustia y espera de no saber el destino de estos marineros! Sólo Dios puede obrar el milagro que todos, de una forma u otra, le pedimos: encontrarlos con vida. Es el anhelo de todos los argentinos. La comunidad internacional se puso al servicio de nuestro país y colabora la Marina Argentina para ubicar a la nave. Un gesto tan valioso que se debe reconocer. Bien se dice que la fe mueve montañas. Por eso hay que apoyar a los familiares de los marinos y decirles que la causa no está perdida. Dios hará el milagro de regresarlos a su patria, porque son héroes ejemplares. Rogamos por ellos aún cuando las lágrimas brotan como expresión del profundo sentimiento de respeto y admiración por tanta entrega.

Marta Lizárraga

[email protected]

Mal aspecto de El Bajo I

Es de esperar que ya pasadas las elecciones y habiendo logrado el objetivo, la municipalidad se dedique a gestionar, porque hasta el momento no se nota que haya ejercido la tarea de ordenar y mantener limpia la ciudad. La zona de la ex terminal de ómnibus sigue presentando el mismo bochornoso aspecto de siempre. Hay todo tipo de mercaderías sobre las veredas que impiden el normal desplazamiento de los peatones. Los autos estacionan en doble y triple fila. Pero al respecto, en calle Crisóstomo Alvarez primera cuadra, los vehículos que se estacionan “especialmente por la tarde”, obstaculizan el tránsito en esa arteria donde circulan muchas líneas de colectivos. Es lamentable todo el desorden y el caos que presenta esta zona. Por caso, la calle Charcas es un verdadero cambalache. Todo el lugar tiene un aspecto vergonzoso; no se respeta nada que esté relacionado con el orden y la higiene. Es un caos total y se nota la falta de presencia de la autoridad municipal. Al intendente, al parecer, no le interesa esta parte de la ciudad; es que cada comerciante, vendedor o automovilista hace lo que mejor le conviene. No importa si por las veredas no se puede circular; están ocupadas por la mercadería que cada comercio exhibe; no importa si el tráfico se detiene por el mal estacionamiento de vehículos o si no hay higiene. Es como si la zona fuera ámbito de otro municipio, porque las autoridades, en ninguna gestión, se ocuparon de cambiar el aspecto desastroso de El Bajo.

Matías Lomello [email protected]

Mal aspecto de El Bajo II

Envío la presente para comentarles sobre mi proyecto final de arquitectura, que apunta a cambiar el paisaje de la ex terminal de El Bajo. El proyecto parte de la idea de generar un foco urbano que permita integrar la sociedad con las artes y la cultura. Al mismo tiempo se busca dotar de infraestructura adecuada a la actividad que se realiza actualmente en el lugar y de modo informal: el comercio. Este proyecto apunta también a la solución de los problemas urbano-sociales en el sector y a la revalorización de El Bajo. Respecto de lo cultural, partimos de la idea de que la reconocida riqueza y dinamismo cultural de la ciudad pueden utilizarse estratégicamente como herramientas de integración social. Por eso reconocemos que la música, el teatro y las letras son expresiones que pueden ayudar a la construcción del tejido social, a la vez que ayudan a generar marcas de identidad regional. Lo veo como una oportunidad para el crecimiento de San Miguel de Tucumán y de la provincia en sí. Y la difusión de esas oportunidades por este medio servirá para mostrar el potencial de Tucumán e incentivar a que se realicen obras, lo que sería de gran valor.

Noel Almará

[email protected]

La zafra azucarera 2017

En la carta de Franco Fogliata (29/11) sobre el balance de la zafra azucarera tucumana de este año, hay errores que merecen aclararse para no caer en conclusiones equivocadas. 1) La producción menor no fue de 220.000 toneladas sino de 300.000 t. 2) El mercado interno actual no consume 1,720 millón de t. Es significativamente menor. 3) La referencia de sólo 4.900 kg de azúcar por hectárea debe tomarse muy relativamente. Hubo heladas que afectaron el rendimiento cultural en más del 10% y el fabril en otro 10%. 4) Los precios de exportación no son con IVA, dado que este rubro no los lleva. Además, a los valores de la cuota americana, como los de cualquier otro destino, deben deducirse los gastos de flete, portuarios y logísticos que llegan a absorber 1/3 del precio de cotización. 5) El precio actual del azúcar no es $ 520. Es superior.

José Ramón Rodríguez

Pedro de Villalba 944

Yerba Buena

Proliferan los lomos de burro

En gran porcentaje proliferaron en la capital los lomos de burro, ante la neutralidad de la municipalidad. La negligencia de conductores irresponsables quizá impulsó a los vecinos a crear estas barreras de cemento para frenar vehículos, lo que hace un combo de desinterés por parte los actores. El reclamo vecinal debe atenderse con una obra con especificación técnica en cuanto a tamaño y altura, más la señalización correspondiente. Pero estos detalles son vulnerados por aquellos que deciden por su propia voluntad. ¿Son necesarios los lomos de burro? Puede entenderse que sí, pero la mayoría de los accidentes los sufren aquellos que no pudieron observar “la trampa” porque no hay carteles de advertencia. Es decir, debe servir para prevenir y no para lamentar un desenlace fatal. Si el municipio no responde al pedido, deberán hacerlo los vecinos, pero dentro de la reglamentación de la ordenanza que exige un estudio y una posterior aprobación. Para ello, la Municipalidad debe a su vez otorgar la información necesaria si es solicitada.

Williams Fanlo

Azcuénaga 980

San Miguel de Tucumán

Comentarios