Dos ediles peronistas se aliaron a los tres concejales camperistas

Aguirre, Aráoz, Jantus, Macome y Rojas solicitaron una sesión especial para la renovación de autoridades.

01 Dic 2017
1

Mariano Campero junto a Marcelo Rojas.

Los enroques de la política han dado nacimiento -por ahora- a una nueva división en el Concejo Deliberante de Yerba Buena. Los dos ediles peronistas, Héctor Aguirre y Walter Aráoz, se han aliado a los tres oficialistas: Javier Jantus, José Macome y Marcelo Rojas. Como todavía no ha habido llamado a sesión para que se efectúe la votación de renovación de autoridades, han conminado al presidente Benjamín Zelaya y al vicepresidente primero, Lucas Cerúsico, a que efectúen ese convite.

El quinteto les dirigió dos notas, el miércoles y el jueves últimos, solicitándoles que convoquen a una sesión especial. Ayer por la tarde, incluso, bajaron al recinto y mantuvieron una reunión en la que -dijeron- realizaron un exhaustivo análisis de la “situación de crisis” que atraviesa el órgano.

Una reunión en minoría

Luego, redactaron un documento. Lo primero que consignaron es que desde el martes 28 de noviembre están vencidos los mandatos de las autoridades. En consecuencia, enfatizaron que Zelaya ha incumplido el reglamento interno, que dispone que dentro de los 10 días anteriores a esas caducidades se debe convocar a elección.

Los cinco firmantes pusieron que esta realidad pone en peligro el desenvolvimiento de la institución, pues se trata -a su entender- de un viso de ilegitimidad y de una acción fáctica. Aclararon, además, que las autoridades actuales deben continuar únicamente si el llamado a sesión, dentro de los cánones reglamentarios, no logra su cometido. En este caso -expresaron-, eso no se ocurrió porque nunca hubo una convocatoria.

“A partir de la fecha, la elección de autoridades es de interés público. Los vecinos merecen que sus instituciones funcionen”, escribieron. Prepararon, así, el terreno para un eventual llamado del intendente Mariano Campero a una reunión extraordinaria. Sucede que desde hoy el período ordinario de sesiones se encuentra cerrado.

“Lo de Zelaya es un atropello. Imagínese que Mauricio Macri no llame a elecciones en 2019, por miedo a perder. En este Concejo ocurren cosas nunca vistas. Todos los días somos noticia por hechos inesperados”, se quejó Rojas.

Luego, explicó la nueva alianza con los dos ediles peronistas. “Ellos se dieron cuenta de que estos pseudos radicales con quienes estaban le han hecho daño a la ciudad. Ha habido cuatro o cinco sesiones. Los inversores no pueden construir porque el Concejo tiene todo paralizado”, dijo.

En el caso de una probable elección, bastaría con los votos de esta mayoría simple. El quinteto baraja una terna que estaría encabezada por Aguirre y por Rojas, en ese orden. Para la vicepresidencia segunda podrían postular a Aráoz o a Macome.

El peronista Aguirre justificó porqué rompió su alianza con Zelaya. “Estoy cansado de las peleas estériles. Y cansado de las peleas de los radicales. Quiero colaborar para devolverle la tranquilidad a esta ciudad”, expresó. Conjeturó con que Zelaya no llamó a sesión con la intención de postergar el asunto hasta marzo. “Cree que si dilata el tema, algo va a cambiar. Pero no. Tenemos un acuerdo con el partido vecinal Compromiso Yerba Buena”, declaró, en referencia al espacio político de Rojas y Macome.

“Estamos atravesando una situación de incertidumbre. Por eso, se reunió el cuerpo en minoría”, explicó, a su turno, Aráoz. Desde la mirada de Macome, la prioridad de la nueva facción es que el Concejo se desempeñe con normalidad, tanto durante las sesiones como en las reuniones de comisiones.

Comentarios