Cartas de lectores

28 Nov 2017

La reforma previsional I

Para los jubilados docentes nacionales se inició la peor incertidumbre que podíamos imaginar: ¿índice de inflación más un plus atado al Producto Bruto Interno? Desde luego que no (este es el primer diseño perverso de la fórmula para nivelar para abajo los haberes jubilatorios). Cuando el proyecto fue tratado en la “Cámara de Pichetto”, éste propuso lo siguiente: “el cálculo para el aumento de las jubilaciones seguirá siendo trimestral, como proponía la iniciativa, pero se hará a partir de una fórmula que integrará la variación de precios al consumidor y el índice ¡Ripte!, que mide la variación de los salarios de los trabajadores activos, en una proporción de 70/30, respectivamente. El texto original establecía la inflación como única variable”. La inflación, seguramente, será imperceptible, y los salarios se estancarán. ¡Vaya fórmula de movilidad! Mientras, otros se autodeterminarán el ajuste con acuerdo propio. Así, los jubilados no podemos planificar ni programar nada que tenga que ver con nuestros haberes. Recordemos que el primer ajuste para los jubilados docentes fue 0,98%. Luego, la solución salomónica: el mismo porcentaje semestral del nivel general. Siguió un nuevo cambio por el Ripdoc hasta llegar a la Reparación Histórica de la que fuimos excluidos los docentes. Ahora, para el nuevo ataque usan eufemismos, promesas y expresiones de deseo. ¿Alguien se acuerda de lo que hizo Onganía? ¿Y de lo que intentó La Alianza? Esto es peor. Aquello fue absolutamente perverso y golpeó duro, pero este engendro es sutilmente perverso y viene acompañado por el desamparo de las respectivas obras sociales: el Pami y las provinciales, según corresponda. El índice de inflación es inteligentemente calculado y no refleja la realidad, ésta se rige por el índice “perche mi piace”” (que no interviene en la fórmula) de los comerciantes, empresarios, intermediarios, el gobierno, etcétera, con sus aumentos constantes e incontrolables de precios de bienes, servicios e impuestos. Creo que nos corresponderá elaborar una nómina de diputados y de senadores que votarán a favor de la reforma previsional del Gobierno y darle amplia difusión con nombres y apellidos completos, partidos a los que representan y provincias, para tenerlos en cuenta en las próximas elecciones. Cuando los jubilados caigan en cuenta de la tremenda estafa que nos hacen y que no es más que un robo, entonces, si la unión hace la fuerza, seremos varios millones en todo el país. No quiero llegar a padecer como Norma Plá, que en paz descanse. No los vi llorar a Dujovne ni a Triaca.

José René Iovane

Pje. Enzo Bordabehere 84, San Miguel de Tucumán


La reforma previsional II

El cambio de la fórmula de ajuste de la movilidad jubilatoria que proponía el Gobierno nacional no fue aceptada por el bloque de la oposición; si bien es valido reducir la frecuencia de semestral a trimestral por la variación de la tasa de inflación, no conformó la propuesta del adicional de 5% de la variación del PBI en todo el año previo, en el ajuste de cada junio. Implicaba, a valores actuales, unos $ 20 de aumento para los haberes de los jubilados. La recomendación del FMI para modificar la fórmula de indexación de las jubilaciones tiene como argumento potenciar el ajuste fiscal: indexar los beneficios sólo por inflación le permitiría todavía a los jubilados preservar el real valor de sus beneficios, al tiempo que permitiría reducir la suba del presupuesto destinado a jubilaciones en alrededor de un 20% del PBI, por dos razones: las jubilaciones subirán más lentamente y las jubilaciones iniciales serán menores. El FMI expresa que al cambiar la fórmula de actualización de la Ley de Movilidad Jubilatoria y reemplazarla por la variación del índice de costo de vida, los incrementos de los haberes serán menores, como también la determinación del haber inicial. La medida del FMI contrasta con la ley; las jubilaciones se actualizaban por un promedio entre el aumento de los salarios y el aumento de la recaudación previsional, al tiempo que el aumento de los salarios se medía por el Indec o el Ripte, el que fuera más beneficioso para el jubilado. La reforma en la edad jubilatoria que podría darse en Argentina en 2017, tendrá efecto en el futuro inmediato: afectará a millones de contribuyentes. El FMI propuso aumentar en forma gradual la edad de jubilación de las mujeres llevándola de la actual opción de 60a los 65 años, y asegura que “un aumento gradual de la edad jubilatoria de las mujeres de 60 a 65 años en los próximos 10 años combinado con un cambio en la fórmula de indexación (para evitar un incremento demasiado alto en los beneficios) reducirá el incremento del déficit del sistema a casi cero”. Eso no es todo, recomienda reducir progresivamente la relación entre jubilación mínima y sueldo promedio de modo que cada vez sea mayor la brecha entre ambos y más bajas las jubilaciones. Con la reforma el haber de los jubilados perderá capacidad de compra en relación a la variación de precios de la canasta de bienes y servicios. El ajuste trimestral por la inflación que impulsa el Gobierno no congelará los haberes en términos reales, los irá devaluando paulatinamente. Es una formula de movilidad con una indexación que será más baja que la actual, al utilizar el índice de precios general. El perjuicio será por partida doble: el aumento de las jubilaciones será más bajo y por un coeficiente de ajuste que las hará retroceder aún más respecto de su poder adquisitivo. El Gobierno confía con su estrategia de confusión para convencer a los jubilados, “que la reforma no los perjudicará”. La pérdida anual alcanzaría mínimamente los $ 11.000 para quienes cobran la mínima, incluyendo el aguinaldo. La edad jubilatoria en Argentina aún no se ha cambiado, siguen vigentes todos los requisitos para jubilarse; son pautas reguladas por la Anses. La propuesta del Gobierno y las recomendaciones del FMI, significan un castigo al ingreso de los jubilados, daño que queda al descubierto cuando se realiza el ejercicio de estimar a cuánto ascendería hoy el haber con la indexación por inflación y cuánto subió con la actual fórmula de movilidad desde su vigencia. De todas maneras, habrá que esperar en qué terminan los “cambios en las jubilaciones”.

Julio A. Gómez

[email protected]


La reforma previsional III

Después de años y años de estar ignorados por los gobiernos, con la llegada de Macri al poder nosotros, los “sin voz”, ni fuerzas, creímos en este Presidente cuando, en su promesa de campaña, anunció para los pasivos la muy publicitada Reparación Histórica (resultado: una estafa histórica). Como si fuera un “fondo buitre”, con pasito leve y sin ponerse colorado se quedó con más del 60% de lo debía pagarnos. Sin honestidad y sin sentido humano, el Presidente, que a todas voces pondera la Justicia Social, nos estafó de la manera más desvergonzada. Hoy por su obra y decisión, el 70% de los jubilados cobramos la mínima o algo más. En definitiva, recibimos la mitad de lo que necesitamos a partir de la línea de pobreza, estimada en $ 15.600. Este señor viene de familia adinerada, como la mayoría de los funcionarios con los que se rodea, y al igual que sus amigos, amiguitos y amigazos, ¿es posible que no haya advertido tamaña injusticia social ? Y ahora pretende sumergirnos en un mayor caos económico, al determinar que en marzo el aumento para nosotros será de un 7%. ¿Desconoce nuestro Presidente que en éste último año los medicamentos y el pan de cada día han aumentado entre un 100% y un 150%? Los alimentos suben de acuerdo a lo que aumentan los combustibles; las tarifas de los servicios también aumentan más de lo que nos aumentan el sueldo a nosotros. Estamos mal y lo que asevero no lo hago de llorón. No nos alcanza para llegar a fin de mes. Por eso le pido que nivele o adecue lo que gana cada pasivo con lo que gana cada empleado activo. Eso sería Justicia Social con los jubilados.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]


Veedores de la justicia

El Presidente de la Nación está legitimado constitucionalmente para designar veedores judiciales en el Poder Judicial local, como lo hizo recientemente, y sin perjuicio del derecho de la ciudadanía respecto de su impugnación (artículos 5, 99, inciso 2, 121 de la Constitución nacional). Y así lo tiene impuesto la Constitución al imperio del sistema federal del gobierno y del aseguramiento de la administración de Justicia, como también de la facultad presidencial sobre el contralor de las leyes de la Nación. Máxime en los casos judiciales cuando un juez local incursionare en mala praxis jurisdiccional, ya sea por inconstitucionalidad o en el dictado de sentencias arbitrarias. Es más, las veedurías judiciales deberían contar con rango vitalicio y con ingreso en la función pública, previo concurso público de antecedentes y oposición.

María E. Galván y Alfredo Hugo

Irigoyen 44, Yerba Buena


Quema de contenedores

En calle Junín 773, frente a la Obra Social de Prensa, los que a veces se divierten con irresponsabilidad prendieron fuego a un contenedor. Tenía escombros, maderas, ramas, cartones y mucho papel. Era cerca de la una y treinta de la madrugada del lunes. Se pasó el mensaje al 911 y contestaron que avisarían a los bomberos. Mientras tanto, pude volcar tres baldes grandes de agua con el objetivo de que no sufriera más daño el árbol a cuyo costado se colocó el contenedor. Como enseñanza: no hay que colocar estos contenedor cerca de un árbol o de otro elemento que pudiera resultar dañado por incendio de su contenido. El pobre árbol sufrió las consecuencias. Pienso que se salvará, de todos modos.

Carlos Duguech

[email protected]


150 años de la capital de rosario

El 15 de este mes se cumplieron 150 años de la fundación del diario La Capital de Rosario. Es el periódico más antiguo de la Argentina en circulación, por lo que es nombrado como el “decano” de la prensa nacional. En este homenaje, vaya mi saludo a todo el personal de ese diario, que supo sobrevivir a tres siglos de historia informando a la comunidad. Como ex trabajador de prensa comprendo la emoción de cumplir etapas y aniversarios del medio en el que se desempeñan. Por eso mis felicitaciones y el deseo de que el periódico mantenga su lugar de fuente de información de preferencia de los lectores rosarinos, y también de fuente de trabajo para quienes tienen la responsabilidad de comunicar con la verdad la realidad local, del país y del mundo.

Jorge Antonio Chaves (h)

Sabín s/n, El Corte, Yerba Buena

Comentarios