En diciembre se definirá la suba del boleto

Desde la asociación de empresarios de colectivos anticiparon que esta semana presentarán un pedido de aumento en el Concejo. Los concejales adelantaron su rechazo a un boleto a $ 15, como había deslizado de modo informal un grupo de empresarios.

26 Nov 2017
1

LA GACETA/ ARCHIVO

Diciembre será el mes del aumento en el transporte público en San Miguel de Tucumán. Los empresarios que explotan las 14 líneas urbanas en la capital anticiparon que esta semana presentarán el pedido de incremento en el Concejo. Aunque no adelantaron cifras, el último valor de referencia es la suba otorgada al boleto en la ciudad de Córdoba hace dos semanas: pasó de $ 12,55 a $ 15,38, convirtiéndose en la segunda tarifa más cara del país (ver recuadro).

El presidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), Daniel Orell, explicó que las diferencias entre las tarifas en el país se deben a los subsidios provinciales y a las exenciones de impuestos en cada distrito. En el caso tucumano, las firmas sólo reciben subsidios nacionales. “Todavía no realizamos la presentación con el estudio de costos, porque se modificaron algunos parámetros, pero lo presentaremos la semana que viene”, explicó el empresario.

La última suba en la capital, que fijó el viaje en $ 9,35, se sancionó en diciembre del año pasado y entró en vigencia a partir del 1° de enero de este año.

Orell detalló que, sumado al impacto de la inflación en los insumos, la preocupación del sector se concentra en el anuncio de un aumento al valor subsidiado del combustible para las empresas de transporte. “El valor del gasoil subsidiado aumentó en enero de $ 5,40 a $ 8,90, y el Concejo había firmado el último aumento del boleto en diciembre del año pasado, por lo que no pudimos recuperarnos del impacto de ese incremento. Estamos intentando desmenuzar la próxima suba en el gasoil para las empresas, anunciada para enero”, contó el titular de Aetat telefónicamente desde los pasillos del Palacio de Hacienda en Buenos Aires, donde funcionan dependencias del Ministerio de Transporte de la Nación, encabezado por Guillermo Dietrich.

En el Concejo

La mayoría de los concejales consultados por este diario insistió en que el incremento al transporte público debe tratarse con cautela. Algunos adelantaron que de ninguna manera avalarían un boleto a $ 15.

Si bien los 18 ediles definen sólo la tarifa de las 14 líneas urbanas, la Dirección General de Transporte de la Provincia otorga un incremento similar al del Concejo en el boleto de las 56 líneas interurbanas y rurales de Tucumán. La definición que se tome en el cuerpo vecinal repercutirá en el transporte público de toda la provincia.

“Hay que analizar el pedido una vez que ingrese el requerimiento, con la documentación respaldatoria. Sí puedo asegurar que, para mí, (un boleto a) $ 15 no puede ser, me parece demasiado”, adelantó el peronista Armando Cortalezzi, presidente del Concejo.

“La realidad de Córdoba es diferente a la de Tucumán: ellos tienen boleto docente, estudiantil, para jubilados y para los obreros. Pocos usuarios pagan el boleto común”, consideró Agustín Romano Norri, presidente del interbloque Acuerdo para el Bicentenario-Cambiemos. El radical agregó: “entendemos en el bloque que la tarifa debe incrementarse, pero en un valor acorde a las subas salariales. Si la inflación es del 20%, debería otorgarse una cifra similar. Vemos que hay mejoras en el servicio de algunas líneas, pero la mayoría no brinda un servicio que pueda pagarse a $ 15”.

“Es verdad que algunas líneas han adquiridos unidades nuevas, pero son casos puntuales porque la Municipalidad mira, como con todo, para otro lado. Entendemos los mayores costos porque el gobierno de Mauricio Macri no hace más que aumentar los insumos, pero alguien tiene que preocuparse por el bolsillo de la gente”, consideró el opositor, Ricardo Bussi, quien agregó que un potencial boleto a $ 15 es “impagable”.

Los peronistas Dante Loza y José María Franco (ambos miembros de la comisión de Transporte), coincidieron con el alfarista Raúl Pellegrini en que el debate del potencial incremento no debe adelantarse al pedido empresario. “Tendremos que ver qué sucederá con los subsidios nacionales. Hay que ser cautelosos, porque las subas en los servicios siempre impactan con crudeza en los bolsillos alicaídos de los usuarios”, pidió Loza. Franco coincidió en que, hasta el momento, la única certeza es que no ingresó al cuerpo ningún pedido de aumento. “Sin presentación ni documentación respaldatoria no podemos analizar cifras. Es irresponsable hablar de algo que no existe”, consideró Pellegrini.

“Es descabellado y atenta realmente contra los vecinos. Me parece exagerado que se considere pasar de $ 9,35 a $ 15, es más de un 50% de incremento. Tenemos que considerar los sueldos de los empleados públicos de Tucumán para pensar en la tarifa del transporte. Nuestro bloque no apoyará una suba del 50%”, consideró José “Lucho” Argañaraz (UCR).

El ex presidente del cuerpo, Javier Aybar, adelantó que votaría en contra de cualquier suba al transporte. “Pienso en los obreros y en los trabajadores de comercio que hacemos al menos dos viajes por día. Si en la Capital se llega a aprobar un boleto a $ 15, no quiero ni pensar la tarifa entre otras ciudades”, sentó postura el dirigente mercantil.

“En Córdoba $ 15 no es tanto si todos los colectivos tienen aire acondicionado y wifi, además de los boletos gratuitos para jubilados, docentes y obreros. No podemos llevarnos solamente por el informe que presenten los empresarios, porque ni en el municipio ni en el Concejo hay una oficina que pueda elaborar estudios de costo”, consideró la concejal Sandra Manzone (CC-Ari).

Comentarios