La carta de la mamá de Pietro a Macri: "quiero a mi bebé en casa, que tenga a una vida feliz"

El bebé de siete meses sufre la enfermedad de Kawasaki espera ser transplantado lo antes posible.

24 Nov 2017
3

Pietro Fausto.FOTO TOMADA DE MINUTO UNO.

Johanna Romero busca desesperadamente un corazón para Pietro Fausto, su bebé de siete meses que se encuentra internado en el hospital Italiano, en Buenos Aires. Pietro sufre la enfermedad de Kawasaki, que afecta a las arterias principales del corazón y las inflama. 

Ella y el papá del niño, Gustavo Fausto, son policías de la Metropolitana y se dirigieron al presidente Mauricio Macri a través de una carta que enviaron por correo electrónico a la Casa Rosada y que compartieron con LA GACETA.

En el mensaje, los papás manifiestan la desesperación para encontrar un corazón compatible con el de Pietro y recuerdan el caso de Justina, la niña de 12 años que murió esperando un corazón en la Fundación Favaloro. "Quiero a mi bebé en casa, que tenga una vida feliz", escribió la mujer.

Además, le solicitan al mandatario que impulse una ley para que la donación de órganos sea obligatoria y no optativa.

La ley actual

La donación y el trasplante de órganos y tejidos se rige en Argentina por la Ley 24.193, que desde el 22 de enero de 2006 incorpora las modificaciones introducidas por la Ley 26.066, también conocida como Ley de Donante Presunto.

La nueva normativa establece que toda persona capaz y mayor de 18 años pasa a ser donante de órganos y tejidos tras su fallecimiento, salvo que haya manifestado su oposición. En tanto, la negativa es respetada cualquiera sea la forma en que se haya expresado.

"El sistema nunca juega a favor de los pacientes", lamentó la familia de Justina tras su fallecimiento

El artículo 19 bis que introduce el consentimiento presunto entró en vigencia en abril de 2006, luego de 90 días de implementada la campaña nacional de información para difundir los cambios realizados a la Ley, lanzada por el Ministerio de Salud de la Nación a través del Incucai

La carta completa:




Comentarios