Detienen a la ex pareja de una mujer asesinada a golpes

El testimonio de una familiar de la víctima permitió capturar al sospechoso del crimen. El cuerpo de Andrea Bustos fue hallado en un descampado. La habrían matado a golpes y habrían intentado quemarla

24 Nov 2017
1

MAÑANA INTENSA. Los policías salen rápidamente del destacamento Güemes, tras los pasos de Catán. la gaceta / foto de Antonio Ferroni

Las noticias se sucedieron una tras otra en la cronología de este caso. Andrea Elina Bustos era el nombre de la joven que fue encontrada sin vida a la vera de la ruta alternativa que va Alderetes. Fue víctima de un femicidio, ya que fue asesinada a golpes por su ex pareja, según lo confirmaron los médicos forenses. El principal sospechoso del crimen fue arrestado cerca del mediodía cuando merodeaba por el barrio Güemes de Banda del Río Salí.

Un grupo de vecinos del barrio Antena de Alderetes encontró el cuerpo de Bustos envuelto en una sábana, el miércoles por la tarde, en un descampado ubicado a unos 20 metros de la ruta alternativa a esa ciudad.

Recién ayer a la madrugada pudieron identificarla y horas después, por el testimonio de una familiar, empezaron a seguir los pasos del sospechoso.

Cerca de las 10.30, Verónica (cuñada de la víctima) declaró, ante los investigadores de Homicidios y de la Fiscalía de turno, que había visto a la pareja de su prima llevarla por la fuerza desde su casa, con rumbo desconocido. La testigo contó que Catán se presentó en la casa de Bustos y a los gritos obligó a que lo atendiera. La golpeó y luego la llevó arrastrándola de los pelos. Verónica nunca más volvió a saber de ella hasta que le confirmaron que había sido asesinada.

La mujer aclaró que al ver esa escena se encerró en su casa (reside en la parte posterior de la misma propiedad que su cuñada), ya que vive con sus hijos y tuvo miedo de este sujeto.

Apenas terminó de declarar la mujer, los uniformados salieron rápidamente de la sede policial del barrio Güemes tras los pasos del ex concubino de Andrea, quien fue capturado poco después. Se trata de Luis “Lucho” Catán, quien por el momento es el principal sospechoso del caso, ya que sería la última persona que estuvo con Bustos.

El acusado tiene antecedentes por robo agravado y hace no mucho tiempo salió del penal de Villa Urquiza.

Los hombres de la división Homicidios, al mando de los comisarios Hugo Cabezas y Daniel Cuellar, no pudieron establecer aún el lugar donde fue asesinada la chica. Se sabe, por el informe del médico forense, que recibió una feroz golpiza que le provocó la fractura de la mandíbula y de la base del cráneo.

Los pesquisas, según fuentes judiciales, creen que Catán habría intentado deshacerse del cuerpo. Para cumplir con su objetivo, le prendió fuego, pero las llamas se apagaron. Esa hipótesis explicaría las quemaduras que tenía en gran parte de su cuerpo.

Muy adicta

Los familiares de la víctima se reunieron desde muy temprano en la comisaría de Güemes para conocer las novedades del caso. Allí le contaron a LA GACETA que su existencia era una pesadilla. Dijeron que era adicta al paco y que prácticamente estaba en situación de calle desde hace unos tres meses.

Según esa información, vivía la mayor parte del tiempo en casa de su ex, después de que un equipo de Minoridad y Familia se llevara a sus hijos de 10 y dos años y un bebé de nueve meses.

La vida personal de Bustos habría sido un verdadero calvario en los últimos años, desde que el padre de sus hijos comenzó a tener problemas con la ley y ella cayó en el consumo de drogas. Por este dramático cuadro familiar, los niños habrían sido llevados a la Sala Cuna.

“Ella era consumidora. Pero vivía sola y no tenía relación ni con su familia ni con sus vecinos. Desde que le llevaron los hijos volvió a verse con su ex”, confirmó una prima de Bustos.

Comentarios