México: a dos meses del sismo, piden ayuda estatal

Marcharon para exigir que la reconstrucción se haga con fondos públicos, no con créditos

20 Nov 2017
1

ORGANIZACIÓN. Los que perdieron sus casas se unieron para reclamar. reuters

CIUDAD DE MÉXICO.- Dos meses después del terremoto que dejó 369 muertos en México, los damnificados de la capital mexicana realizaron ayer una marcha para exigir que la reconstrucción se haga con recursos públicos.

Con carteles que decían “No créditos”, “Dictamen certero, presupuesto claro” y “Dos meses que vivo en la calle”, varios cientos de afectados hicieron una caravana en vehículos y a pie hacia la Plaza del Zócalo, en el centro.

El terremoto de magnitud 7,1 del 19 de septiembre causó fuertes daños en Ciudad de México por la cercanía del epicentro, que se localizó unos 120 kilómetros al sur de la ciudad. En la capital hubo 238 muertos, 38 edificios caídos y más de 80 que deberán ser demolidos, además de miles con daños de distinta consideración.

Después de perder sus casas y a familiares en el terremoto, las personas afectadas anunciaron, el sábado, la conformación de una organización de damnificados y anunciaron la marcha de hoy. Buscan actuar de manera conjunta para exigir más apoyo de las autoridades y rechazar los créditos especiales que se han anunciado para quienes perdieron sus casas.

“No queremos pasar de damnificados a deudores”, señalaron los vecinos del Multifamiliar de Tlalpan, un complejo de departamentos dañado en el sur de la ciudad.

Vecinos de 70 zonas de la capital asistieron al encuentro, al cabo del cual anunciaron la creación del grupo Damnificados Unidos de la Ciudad de México.

“Acordamos mantener la movilización para exigir la asignación de recursos públicos para reconstrucción, reparación y reforzamiento de edificios y viviendas, así como certeza y transparencia en esas tareas”, dijeron en un comunicado.

El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, afirmó que el proceso de reconstrucción será largo, de entre seis y siete años, pero que no dejará desamparadas a las víctimas.

En la ciudad siguen habilitados seis albergues para atender a los damnificados y está prevista la demolición de 88 edificios de los más de 8.000 que han sido evaluados.

También hay edificios que, sin tener que ser demolidos, sufrieron daños que impiden a las personas regresar a sus hogares mientras no sea haga un reforzamiento estructural. Unas 22.000 familias han recibido ayudas económicas para alquiler temporal.

En otras zonas del país también hubo miles de personas que perdieron sus casas y que viven en refugios temporales o a la intemperie, en estados como Puebla y Oaxaca, que ya había quedado dañados por un sismo de 8,2 de magnitud el 7 de septiembre. (DPA-Reuters)

Comentarios