Se resistió a tiros a que lo asaltaran

Un comerciante enfrentó a tres jóvenes que andaban en moto Sospechan que un joven herido podría haber participado del hecho. No es la primera vez que lo asaltan en su casa

18 Nov 2017
1

MAL MOMENTO. Las balas impactaron en la vivienda y en el vehículo, según fuentes policiales. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

“Creímos que se trataba de un festejo con pirotecnia por la cantidad de tiros que se escuchó”. En el vecindario coincidieron así al describir lo que pasó la noche del jueves. Algunos vecinos, inclusive, llegaron a contar 15 disparos durante varios minutos de temor. Sucedió cuando un comerciante se resistió al ataque de tres hombres que intentaron robarle.

Agresión y respuesta

El ataque se produjo cuando la víctima regresaba a su casa de Larrea al 2.400 después de que cerrara su negocio, ubicado a pocas cuadras. Cuando intentaba ingresar su camioneta VW Amarok, alrededor de las 22, el conductor advirtió que tres desconocidos avanzaron sobre él, al parecer, con la idea de sustraerle sus pertenencias. En ese instante, estaba parado cerca del portón de ingreso del domicilio.

Según informaron fuentes policiales, los individuos realizaron disparos que impactaron en el vehículo y en el portón de la vivienda. Ante ello, la víctima repelió el ataque efectuando disparos con su pistola calibre 9 milímetros. Luego, los agresores se dieron la fuga con rumbo desconocido, explicaron las mismas fuentes.

“Mientras estaba cocinando, veo que se para en mi vereda un chico flaco y pelo corto, que cargaba una mochila en la parte de adelante, en una moto. Se bajó y permaneció allí. Pensé primero que se bajó porque se le había parado la moto, pero vi que el tipo luego levantó un ladrillo de mi vereda. ¡No! ¡No!, grité bien fuerte”, contó Laura, una de las vecinas que viven cerca del domicilio atacado. Los gritos de la mujer podrían haber alertado a la víctima.

Tras el ataque, desde las casas de la cuadra salieron sus moradores para intentar asistir al comerciante agredido. “No pudimos ver hacia dónde corrieron (por los tres atacantes). Fueron dos motos y tres chicos; uno de ellos corrió. No pudimos saber cuál de ellos salió herido”, comentó la misma vecina.

Según la descripción vecinal, los delincuentes abandonaron una de las motocicletas en plena calle Larrea. “Una de las motos quedó con traba”, relató Fernando González, otro vecino.

Al hospital

A los pocos minutos de haberse producido el hecho, en el hospital Padilla, un hombre dejó a un joven herido de un disparo en el abdomen. Después de que lo atendieran los médicos, dijo que ya regresaría porque debía avisar a los familiares del herido lo que había sucedido. Pero nunca volvió al hospital.

El fiscal Diego López Ávila ordenó a la Policía que custodiara al herido, ya que sospecha que pudo haber participado en el asalto. Según se informó, ordenó que se secuestrara el proyectil que le extrajeron al joven para confirmar, a través de una pericia balística, si pertenece al arma del comerciante.

Los policías descubrieron que una vivienda de la zona tenía cámara de seguridad. Cuando la revisaron no pudieron observar nada porque tenía problemas técnicos. No descartan que hayan sido los mismos asaltantes quienes la dañaron.

En el entorno familiar y en el vecindario se dijo que, a principios de año, el comerciante y sus parientes habían sufrido un asalto violento en el mismo lugar. Durante esa madrugada, desconocidos habían ingresado a la vivienda y se llevaron varios bienes. Por ello, el jefe del hogar habría tomado la decisión de adquirir un arma”, dijo un familiar.

El fiscal decidió no tomar ningún tipo de medida en contra del comerciante, puesto que considera que se defendió de un ataque. Además, se confirmó que tenía autorización para portar armas de fuego.

Comentarios