Premian a un investigador tucumano por un programa clave para relacionar y repatriar científicos

El genetista Raúl Mostolavsky integró el equipo que recibió el galardón.

17 Nov 2017
1

El genetista tucumano Raúl Mostolavsky.

Científicos argentinos en el extranjero fueron hoy distinguidos con el premio Raíces a la cooperación internacional, un programa clave porque permite "relacionar" a los argentinos en el exterior y "repatriar" a posdoctorados, describió el genetista tucumano Raúl Mostolavsky, investigador en cáncer y uno de los galardonados.

En un acto en el Centro Cultural de la Ciencia presidido por el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, también fueron entregados los premios Luis Federico Leloir.

"La ciencia es un campo colaborativo y el programa Raíces estimula las colaboraciones porque permite relacionar a los científicos argentinos que están en el exterior, con el núcleo científico en Argentina", afirmó Mostolavsky.

Raíces permitió además "repatriar a un montón de chicos que se fueron, hicieron un posdoctorado, y el programa lo pudo traer de vuelta a la Argentina", valoró.

Mostolavsky es graduado de Medicina en la Universidad Nacional de Tucumán, se doctoró en Biología Molecular en Israel, y posdoctorado en la Universidad de Harvard.

Raíces "es un programa clave; yo pertenezco hace ya varios años al grupo del noreste (estadounidense) que abarca Nueva Inglaterra, Nueva York y Washington, y permite un diálogo que ayuda muchísimo a la gente de Argentina para estar en contacto con los avances últimos de la ciencia", señaló el investigador del Centro de Cáncer en el Hospital General de Massachusetts.

Primer nivel

Mostoslavsky dice que aunque haya "gente excepcional como Gabriel Rabinovich", el bioquímico e investigador que patentó nueve inmunoterapias, "en general el irse afuera permite saber qué se está haciendo, y aprender las técnicas para poder aplicarlas aquí, lo que le permite al país mantener su ciencia en primer nivel".

"Espero que el programa siga funcionando por muchos años", deseó el científico que trabaja en investigación básica de cáncer, en cromatina, la estructura que compacta ADN de una manera que tiene que abrir y cerrar zonas específicas para poder expresar o inhibir distintos genes.

"Mucho tiempo se creyó que era una estructura rígida cuya única función era compactar adentro del núcleo los dos metros de ADN que tenemos por cada célula, y hace unos 15 años empezamos a darnos cuenta de que era una estructura muy dinámica que juega un rol fundamental en activación de genes y que, no sorprendentemente en cáncer, tiene defectos que son los que estudiamos hace diez años", relató el tucumano. (Télam)

Comentarios