"En Tucumán tenemos delincuentes para exportación", afirmó el jefe de la Policía

Dante Bustamante confirmó que creció el nivel de conflictividad y que por eso se requiere incorporar más oficiales. En la institución aseguraron que se requiere el trabajo “articulado” de distintas áreas para afrontar a la inseguridad.

17 Nov 2017
1

ACTO OFICIAL. El jefe de la Policía, Dante Bustamante, junto al secretario de Seguridad, Paul Hofer. la gaceta / foto de franco vera (archivo)

Un despacho amplio, con paredes revestidas y varios muebles. Entre los enseres, un escritorio de madera marca presencia casi en el punto medio de la habitación. Allí, Dante Bustamante, el jefe de Policía, se sienta en una silla de estilo clásico, con un espaldar alto, de tal nivel que llega a cubrir la espalda del hombre alto.

El titular de la fuerza de seguridad provincial ha cumplido 33 años de carrera. A pesar de ese recorrido, el comisario debe conducir una planta de más de 8.000 policías frente a uno de los niveles más altos de conflictividad y muertes en las calles, en particular, de agentes oficiales. El último caso que involucró a un integrante de esta fuerza de seguridad se registró el lunes pasado, cuando una policía abatió a un adolescente, quien habría intentado arrebatarle la cartera. Por esta acción, el fiscal Diego López Ávila intenta determinar si la uniformada se excedió en su accionar, cuando estaba fuera de servicio. No se ordenó su aprehensión.

“Tenemos (por la Policía) muchas fortalezas, pero también problemas. Y la principal circunstancia es la falta de personal”, remarca Bustamente. “Pero no es la única solución, ya que el problema de la inseguridad es complejo y son muchos los actores que deben trabajar de forma articulada para prevenir”, añade en una charla con LA GACETA.

-¿Cómo se enfrenta hoy a la actual condición del sistema de seguridad?

-Es un desafío permanente mantener al personal, a una institución, con ganas de seguir trabajando ante una realidad donde uno ve que los niveles de violencia se van exacerbando y se cobran víctimas. No sólo tenemos que dar la cara ante los vecinos, sino también ante los familiares cuando fallece un civil. Es ahí cuando los parientes nos consultan sobre las gestiones (que hacemos) para cubrir nuestras necesidades ante el Poder Legislativo. Estamos pidiendo cuestiones legislativas que consideramos que pueden llevar a mejorar esto: más policías, sacar a los detenidos (de las comisarías) o construyendo más cárceles. Cada uno también tiene que hacer su balance.

-¿Los policías salen con temor o preocupación a las calles? ¿Se rompieron los viejos códigos de respecto a los agentes?

-Nosotros hemos abrazado esta institución sabiendo los riesgos que corremos. Si te dijera que tenemos miedo, qué podemos esperar del ciudadano común. Nosotros estamos para proteger al ciudadano, hemos sido preparados para eso. Es un gran riesgo hoy.

-¿Se puede sostener el actual sistema de seguridad?

-La población crece, la conflictividad crece, y las instituciones también deben crecer. Lo que pide la gente es presencia policial en las calles. ¿Cómo paliamos este pedido? Se crearon las patrullas urbanas. Es una buena idea, pero no es una solución, porque cuando se produce el delito, estas van a la comisaría. Así, al policía lo seguís tapando con más trabajo, le llevás un detenido cuando no tiene dónde ponerlo, le llevás un detenido para tramitar una causa, pero no hay quién la trabaje. A pesar de eso, lo hacemos. La policía de Tucumán hace milagros con lo que tiene, pero es castigada, incomprendida y exigida.

-¿Cuáles son las características del delincuente en la provincia?

-Tenemos delincuentes para exportación. Hay tucumanos que están radicados en Buenos Aires y que vienen en avión. Llegan un determinado fin de semana para cometer determinados atracos. Esto lo sabemos porque es producto de nuestras investigaciones, de nuestro trabajo.

- En los últimos días hubo muchos rumores sobre cambios en el área de Seguridad. ¿Sabe cuál será su futuro?

- No accedí al cargo de Jefe de la Policía por una cuestión política. Hay muchos interesados en este momento, no hay problema con eso. No pedí ser jefe de Policía, me ofrecieron un desafío y lo acepté por la institución. Comenzamos trabajando en el día a día. ¿Qué logramos hoy? En el área educativa estamos muy bien, al punto que conseguimos la homologación del título de técnico superior en seguridad pública para los egresados desde el año 1982.

Comentarios