La Justicia belga decide sobre el futuro de Puigdemont

El ex presidente catalán es acusado por sedición, rebelión y malversación. España pide la entrega del líder separatista y sus ex ministros, destituidos tras la declaración de independencia

17 Nov 2017
1

PELIGRO DE IR A PRISIÓN. Puigdemont podría ser condenado a 30 años de cárcel por el delito de rebelión. REUTERS (archivo)

BRUSELAS, Bélgica.- El destino del ex presidente catalán Carles Puigdemont y de cuatro ex consejeros podría quedar algo más claro hoy, a partir su comparecencia ante la Justicia belga, que debe decidir si los entrega o no a España para ser juzgados por delitos derivados del proceso independentista.

La audiencia en la Cámara del Consejo -un tribunal de primera instancia- será a puerta cerrada.

A continuación, algunas claves para entender el procedimiento y lo que está en juego

- ¿Quiénes comparecen?

- Puigdemont y cuatro ex ministros regionales: Toni Comín, Clara Ponsatí, Meritzell Serret y Lluís Puig, ex responsables respectivamente de las carteras de Salud, Enseñanza, Agricultura y Cultura del ejecutivo o regional destituido por el Gobierno español de Mariano Rajoy.

- ¿Quién los acusa y de qué?

- La Fiscalía española los acusa de rebelión, sedición y malversación, derivados del proceso de independencia que puso en marcha el Gobierno catalán. El de rebelión está penado en España con hasta 30 años de prisión. La causa está abierta en la Audiencia Nacional, a cargo de la juez Carmen Lamela, que investiga al resto del Gobierno destituido y a los líderes de dos entidades civiles.

-¿Por qué están en Bruselas?

- En lugar de declarar ante la Audiencia Nacional, se marcharon a Bruselas, en un intento de buscar apoyo internacional a la causa independentista catalana. No lo ha logrado por el momento. Se entregaron a la Justicia belga, que debe decidir ahora si accede a cumplir la orden de detención europea pedida por España, lo que supondría su entrega y enjuiciamiento en ese país.

- ¿Cuáles son los plazos y los tribunales que intervienen?

- La Cámara del Consejo (tribunal instructor de primera instancia) escuchará hoy los argumentos de la Defensa y la Fiscalía. Después podría decidir sobre la entrega de los políticos. De hacerlo, la decisión podría recurrirse ante un tribual de apelación primero y de casación después. Otras opciones son que se tome unos días antes de dar su dictamen -lo habitual suele ser en torno a 10-, y una tercera es que convoque otra vista más adelante antes de pronunciarse. Y ahí empezaría a contar el plazo para las posibles apelaciones.

¿Puede haber influencia política?

- No. La directiva de la UE sobre la orden de detención europea lo dice claramente: “Las decisiones deben tomarlas únicamente las autoridades judiciales, sin tener en cuenta consideraciones políticas”. Los Estados de la UE acordaron reconocer mutuamente decisiones en causas penales y entregar a las personas buscadas.

-¿Hay otras posibilidades?

- La Justicia belga podría negarse a entregar a Puigdemont y los suyos si se constatase que debido a las “condiciones generales de detención” en España existe “un peligro real de recibir un tratamiento inhumano y humillante”. (DPA)

Comentarios