Ahora afirman que el “justiciero” reaccionó porque se burlaron de él

Familiares de la víctima insisten en que lo mataron sus amigos. El fiscal Suasnábar consiguió que un juez ordenara la detención de los tres sobrevivientes del ataque en el cerro.

16 Nov 2017

Mientras la familia insiste en que fue víctima de un ajuste de cuentas por parte de su propios amigos, en las últimas horas surgió una nueva hipótesis sobre la muerte del joven en la zona del mirador. Dos testigos dijeron que Diego Díaz habría sido ultimado por un hombre del que se habían burlado en el lugar donde se produjo el crimen.

El viernes por la mañana, personal de Vialidad encontró el cuerpo de un joven en la ruta 338, a la altura del primer mirador. Presentaba tres heridas de arma de fuego calibre 11.25.

Al poco tiempo, una mujer se presentó en una comisaría para denunciar la desaparición de su esposo, Diego Díaz, quien -según dijo ella- había salido a robar junto con otros tres amigos a la zona de San Javier. Luego, reconoció su cuerpo. Después se conoció que en el hecho también había sido herido en el pecho otro hombre, que fue identificado como César “Caco” Urueña, quien permanece internado en un sanatorio.

Ayer se presentaron en la división Homicidios Dante Álvarez (24) y Alejandro Carrizo (27), los otros dos hombres que reconocieron haber estado con Díaz en el momento de su muerte. “Fueron puestos a disposición de la Justicia y prestaron declaración. Manifestaron que fueron atacados por un hombre que estaba en compañía de una mujer, que él empezó a disparar y mató a Díaz. También aportaron datos describiendo cómo era el auto en el que estaba el agresor”, informó Gerardo Banegas, defensor de uno de los detenidos.

La versión que dieron a conocer difiere totalmente con la que manejan los investigadores. Ellos dijeron que se habían trasladado hasta ese lugar para relajarse y que allí observaron que una pareja estaban manteniendo relaciones sexuales. El grupo de amigos, siempre según lo que habrían declarado, comenzaron a burlarse de ellos. El hombre descendió del auto y efectuó varios disparos, hiriendo mortalmente a Díaz y lesionando a Urueña.

Los policías trabajaron a partir de los dichos de la esposa de la víctima. Piensan que el cuarteto intentó asaltar a una pareja que estaba en un vehículo y que uno de los ocupantes evitó el ataque a disparos. Fuentes policiales confirmaron ayer que de los cuatro amigos involucrados en el hecho, sólo Carrizo carece de antecedentes penales.

Otra versión

La familia de Díaz sostiene otro relato: “Diego tenía golpes en todo el cuerpo. No fue un robo ni un enfrentamiento, lo ejecutaron. Luego, ‘Caco’ se hizo pegar un tiro para encubrir el crimen”, aseguró Alfredo Augusto Díaz, padre del muchacho, durante su diálogo con LA GACETA.

“Fue ‘Caco’ el que lo engañó. Mi hijo trabajó todo el día y a la noche se fue a dormir. Este tipo lo fue a buscar con la excusa de ir a comer un sándwich”, agregó Díaz, quien afirma que su hijo no tiene antecedentes delictivos. “Mi hijo nunca tuvo problemas con la ley. Los otros, en cambio, son todos ladrones”, remarcó.

Los familiares de Díaz contaron que al día siguiente de su asesinato, dos hombres se presentaron en la casa de la viuda y la amenazaron para que no hable. “Le dijeron que deje las cosas como estaban o la iban a matar”, contó el padre de la víctima.

El fiscal Arnaldo Suasnábar consiguió que un juez de instrucción le aceptara el pedido de detención para los tres sobrevivientes del ataque. Además, el funcionario judicial ordenó que se peritara el vehículo en el que se movilizaba el grupo de amigos y que, a simple vista, tiene varios impactos de proyectiles de grueso calibre.

DOLIDOS. Alfredo Díaz, acompañado por su esposa, desmintió que su hijo tuviera antecedentes penales

Comentarios