San Martín: ¿por qué el césped de La Ciudadela luce con tonos marrones y amarillos?

El encargado del campo de juego explicó que lo estético es sólo un detalle.

16 Nov 2017
3

TRABAJO. A la izquierda, el estado en que quedó el campo tras el corte vertical; arriba el colchón de césped que impide el buen rodaje; y abajo, Peirano junto a los encargados del cuidado. Fotos de pablo peirano

Diego Cagna quiere un equipo protagonista, que intente jugar siempre con pelota al ras del piso y llegue tocando desde un arco al otro.

El nuevo San Martín de a poco va tomando su sello y en la dirigencia “santa” quieren que el DT tenga todas las herramientas disponibles para buscar el ascenso a Primera División.

Por ese motivo, a poco de asumir, la CD contrató a la empresa Greenkeeper para el mantenimiento del terreno de La Ciudadela y los campos del complejo “Natalio Mirkin”.

Lo cierto es que el “rebelde” césped de Bolívar y Pellegrini ocasionó un problema inesperado para Cagna y sus pupilos. “Cuando llegué el lunes a esta nueva visita, vi demasiado acolchonado el campo. Hablé con Diego y con Mariano Pasini y me comentaron que notaban que la pelota no rodaba del todo bien”, comentó en diálogo con LG Deportiva, Pablo Peirano, representante de la empresa que controla los campos de juego de San Martín y Atlético.


“Acá en Tucumán, el césped que tienen los campos de juego no son los ideales. El kikuyo es un césped muy duro, con tallo grueso y que forma un colchón. Es por eso, que en esta ocasión decidimos tomar una decisión drástica: por una semana resignamos la cuestión estética para mejorar la funcionabilidad del campo”, explicó el profesional. Por eso, el terreno de La Ciudadela mostró un aspecto poco habitual. El verde parejo que venía exhibiendo en los últimos juegos, le dejó su lugar a un marrón con tonos amarillos. Claro, se debe a un trabajo que pretende mejorar el traslado de la pelota. “Hicimos un corte vertical, un entresacado de pasto y luego hicimos un corte bajo. Es decir que sacamos volumen y bajamos la altura del césped”, indicó Peirano, dejando en claro que el perjuicio es sólo estético. “A partir de ahora vamos a generar un hábito de césped más corto. Con el paso de los días van a crecer nuevas hojas y la cancha irá recuperando su mejor color. Pero lo importante es que, en cuanto al rodamiento y al pique, no va a haber problemas”.

La idea de todos es que La Ciudadela siga mejorando su cara. El plan es realizar un trabajo para extirpar de raíz este problema. “Desde el lunes vamos a profundizar los trabajos con más cortes verticales y un arenado, eso mejorará aún más el pique de la pelota. Pero tenemos una idea para el receso que es eliminar el kikuyo con herbicidas selectivos, y estimular el crecimiento del césped bermuda, que es el específico para una cancha de fútbol. Eso lo analizará la directiva y, si lo aprueban, lo haremos durante el receso. Con eso, el campo llegaría 10 puntos para el primer partido del próximo año”, sentenció el especialista.

Comentarios